Disminuye el robo de carros en Cali tras ofensiva de la Policía

Disminuye el robo de carros en Cali tras ofensiva de la Policía

Noviembre 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Disminuye el robo de carros en Cali tras ofensiva de la Policía

Ganancias. La Sijín de la Policía conoció a través del seguimiento que hizo a las bandas que la venta de repuestos de los carros robados era más lucrativo que la venta de los vehículos. Las autopartes eran negociadas en almacenes del centro de Cali.

La venta de autopartes ha sido el objetivo de las autoridades para atacar a los ‘jaladores’.

La desarticulación de dos bandas dedicadas al hurto de vehículos este año y el cierre de almacenes en los que al parecer se vendían autopartes robadas, hacen parte de la ofensiva de las autoridades para disminuir el robo de automotores en Cali.Desde enero hasta octubre de este año, Asopartes registró una reducción del 10% en el hurto de automotores en la capital del Valle, la ciudad más afectada por este delito en Colombia. Mientras en ese período del 2010 habían sido robados 2.835, en 2011 van 2.578.Un oficial de la Sijín afirmó que la disminución será mayor en lo que resta de este año. Explicó que con la captura de 19 ‘jaladores’ de autos el lunes pasado, se dejarán de robar entre tres y cinco vehículos en la capital vallecaucana. Las estadísticas de la Policía señalan que de los 2.578 automotores robados este año, 1.680 eran carros.ModalidadesLas autoridades capturaron a once integrantes de las bandas ‘Los Robles’, ‘Colón’ (o ‘Mil y Mil’), ‘El Indio’ y ‘La 16’ en enero pasado. Los hombres eran responsables de delinquir en El Lido, El Limonar, la vía a Buenaventura, Siloé, La Flora y el sector de Juanchito. Los individuos tenían labores específicas: mientras unos se dedicaban a hurtar los carros, otros eran los encargados de desguazarlos o transportarlos hacia Bogotá, el Eje Cafetero y Ecuador. El sello de los ladrones era que utilizaban armas para cometer los hurtos y otros delitos. “Uno de ellos fue contactado para asesinar a un delincuente, ese día la víctima quedó herida pero cuatro meses después, en un segundo atentado, fue asesinada”, comentó un investigador de la Sijín.Meses después las autoridades detectaron que los robos continuaban, pero esta vez la modalidad más utilizada no eran las armas. Los vehículos desaparecían en parqueaderos de centros comerciales, supermercados y bahías de conjuntos residenciales del sur de Cali y los municipios aledaños. Las cifras de la Policía señalan que en los primeros diez meses de este año la modalidad que más fue utilizada fue el ‘jalado’ con 1.010 casos, en atracos fueron robados 410 carros.En marzo las autoridades empezaron a recibir denuncias de propietarios de vehículos que eran llamados después de los robos para que pagaran un ‘rescate’ y recuperar el automóvil. La Sijín comenzó a interceptar líneas telefónicas y durante siete meses identificaron a los ladrones, cómplices que guardaban los vehículos, los encargados de desguazarlos y llevarlos hasta los compradores.Los ‘jaladores’ eran contactados por personas que les pedían vehículos con características especiales. Los ladrones salían, solos o en parejas, a hacer recorridos en motos o carros comprados por ellos. Los horarios preferidos eran desde las 5:00 a.m. hasta las 7:00 a.m. y entre las 6:00 p.m. y 10:00 p.m.Los detenidos preferían los autos que estaban estacionados en bahías de conjuntos residenciales. En menos de diez minutos forzaban las puertas, encendían el carro con un destornillador, desactivaban las alarmas y huían.Más demanda, más ‘jaladores’Pero los vehículos robados por encargo, no eran los más comercializados por los integrantes de la banda. Un investigador de la Policía indicó que en las pesquisas determinaron que los delincuentes desguazaban entre el 70% y el 80% de los vehículos robados.Las investigaciones realizadas por la Sijín muestran que los delincuentes comercializan gran parte de las autopartes en el centro de Cali. Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, manifestó que gran parte de la reducción se debe a los operativos que se han realizado en los almacenes que distribuyen repuestos en la capital vallecaucana.La secretaria de Gobierno, Eliana Salamanca, informó que este año se han cerrado quince establecimientos de autopartes en el barrio Obrero, Belalcázar, Guayaquil, San Nicolás, San Bosco y San Cayetano. La funcionaria explicó que los cierres se hicieron porque los propietarios no presentaron los documentos legales para su funcionamiento. “Se tenían los indicios que estaban participando en alguna actividad ilícita, pero no habían pruebas contundentes para demostrarlo”.Un investigador de la Sijín explicó que “ellos toman todas las precauciones y hay partes que no tienen marcas para verificar que pertenecían a un auto robado, por ejemplo liman los números de serie”.Para las autoridades los operativos no bastan, advierten que se requiere del apoyo de la comunidad. “Una puerta que puede costar un millón de pesos ellos la venden a $200.000, eso es atractivo para cualquier persona, pero la gente debe tener en cuenta que ellos mismos pueden terminar de víctimas”, indicó el agente.El Presidente de Asopartes expresó que “eso lo que hace es afectar la economía del sector y de la ciudad. Se debe comprar en sitios autorizados, que entreguen factura y que den la garantía para hacer algún reclamo”.Zuloaga también destacó la judicialización de las dos bandas de ladrones de carros que operaban en Cali. “Hay un trabajo entre la Fiscalía y la Policía que ha permitido que sean detenidos y procesados los miembros de las bandas. Eso asusta a mucho a los ladrones, hace que disminuyan las acciones delictivas porque saben que la Policía está tras ellos”. Las autoridades han detectado que estas bandas utilizan a menores para llevar los vehículos desde Cali a Ecuador o el Eje Cafetero. “Eso podría dificultar que se haga un proceso penal y también demuestra que estas bandas pueden seguir delinquiendo”, manifestó el directivo de Asopartes.Los ‘jaladores’Agentes de la Sijín señalan que con las 19 capturas de esta semana se desmantelaron las bandas que reunían a los mayores ‘jaladores’ de carros de Cali.Las tres bandas fueron identificadas como ‘Los Arcila’, ‘Los Jaramillos’, y ‘Los Jp.’ Las dos primeras eran integradas por familiares. Los tres hermanos Arcila delinquían en los barrios del centro de Cali.‘Los Jaramillos’, compuesta por el padre, dos de sus hijos, un cuñado y un concuñado, robaban en el Sur.’Los Jp’ hurtaban los vehículos en el norte y oriente de Cali. La Policía le siguen la pista a otros cinco sospechosos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad