Disidencia de las Farc estaría detrás de hostigamientos en Toribío

Disidencia de las Farc estaría detrás de hostigamientos en Toribío

Octubre 13, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Toribío

Durante el conflicto armado con las Farc, Toribío fue blanco de muchos ataques por parte de la Columna Móvil Jacobo Arenas y el Sexto Frente.

Jorge Orozco / El País

Disidentes de las Farc estarían detrás del hostigamiento a la estación de Policía en Toribío, norte del Cauca, en hechos ocurridos la noche del jueves.

Así lo dio a conocer el alcalde de esta localidad, Alcibiades Escué, quien rechazó los hechos violentos al indicar que Toribío no necesita más guerra.

“Aquí la gente tomó la decisión de emprender con sus negocios en estos tiempos de paz, estamos en una reconstrucción de lo que por muchos años se dejó de hacer por la violencia con las Farc. Esto nos preocupa mucho y esperamos que no se vuelva a presentar”, acotó el mandatario.

Escué explicó que el hostigamiento tuvo lugar antes de las 7:30 p.m. cuando la población corrió asustada al escuchar entre siete y ocho disparos “de armas largas (fusiles)”. Todo ocurrió en medio de la oscuridad porque desde el martes pasado no hay servicio de luz por cuenta de un atentado contra la infraestructura de la Compañía Energética de Occidente, la cual lleva el servicio a Toribío, Corinto y Caloto.

“Los disparos fueron hechos desde un alto, donde queda el cementerio, a más o menos 700 u 800 metros en línea recta de la parte trasera de la estación, que fue la afectada. Por fortuna no tenemos reporte de heridos, en ese momento habían unos 15 o 20 uniformados”, explicó el Alcalde.

Aunque la primera hipótesis es que serían algunos excombatientes de las Farc que quedaron con armas al no acogerse al proceso de paz, no se descartan otros autores armados.

Lea también: Al menos 7 mil personas están sin energía en Cauca por atentado contra infraestructura

“Desde marzo de este año empezó una campaña con letreros alusivos al EPL y el ELN. Acá la guardia indígena ha reportado la presencia de 10 o 20 hombres bien armados”, acotó el alcalde Escué.

El funcionario dijo que en el municipio no se registraba un acto violento desde noviembre de 2014 cuando guerrilleros de las Farc asesinaron a dos indígenas por desmontar una valla alusiva al grupo armado.

Tampoco desde aquel julio de 2011 cuando las Farc detonaron una ‘chiva bomba’ que dejó más de 400 casas dañadas, 103 heridos y 3 muertos.
Por su parte, el coronel Nelson Díaz, subcomandante de la Policía en el Cauca, dijo que los uniformados, como medida de protección, ocuparon las garitas de la estación.

“Los policías no accionaron las armas de fuego porque no había un objetivo hacia dónde dirigirse, no es que ellos tuvieran la orden de no reaccionar”, acotó Díaz.

Tras lo sucedido el jueves en Toribío, el Alcalde, el Personero, la Fuerza Pública y la Gobernación acordaron hacerle seguimiento a la situación, así como adelantar las investigaciones del caso para esclarecer lo sucedido.

Trabajos para reconexión

Francisco Escobar, jefe de Comunicaciones de la Compañía Energética de Occidente, que lleva el suministro eléctrico a las zonas rurales de Corinto, Caloto y Toribío, este último abarca el casco urbano, dijo que el ataque se registró en las veredas Rionegro y El Tierrero, en el Cauca.

“El día 10 de octubre pasado fueron activadas unas cargas explosivas contra la infraestructura de los circuitos que alimentan de energía a tres municipios del norte del Cauca. Son cerca de siete mil usuarios los afectados con el servicio”, dio a conocer Escobar.

Los explosivos fueron activados en el circuito La Luz y la línea El Palo-Tacueyó, donde fueron instalados los artefactos en postes y otras estructuras del sistema eléctrico.

El hombre añadió que aunque ayer la Policía y el Ejército le dieron luz verde a un grupo de operarios para subir a hacer la inspección del sitio para adelantar las reparaciones locativas, la comunidad impidió que se hicieran los trabajos, por lo que los tres municipios siguen sin el servicio.

“Esta es una zona complicada porque registra altos índices de conexiones irregulares. El 80 % de la energía que se ‘inyecta’ a estos circuitos es hurtada debido a que proliferan las conexiones ilegales. A cada rato se suspende el servicio porque los circuitos se sobrecargan por este problema”, afirmó Francisco Escobar.

Datos del municipio

Toribío, con 28.000 habitantes, la mayoría de ellos de la etnia Nasa, ha sido uno de los pueblos más afectados por la guerra.

En su momento lo llamaron ‘?Toribistán?’ o ?’La Pequeña Bagdad del Cauca’?.  No hay cifras exactas, pero los habitantes de esta población calculan que en entre 2010 y 2015 sufrieron más de 600 hostigamientos que eran realizados por las Farc.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad