Desarme, estrategia clave en reducción de homicidios en Bogotá

Julio 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Desarme, estrategia clave en reducción de homicidios en Bogotá

Controles. Desde que se está implementando el plan desarme en Bogotá, las requisas por parte de la Policía aumentaron en las vías de la capital.

La capital del país se ha convertido en modelo de cómo una ciudad puede cambiar y combatir la inseguridad. La restricción al porte de armas ha dejado una reducción en los crímenes del 22%.

Hace 17 años en Bogotá cada día diez personas eran asesinadas. La capital era considerada la ciudad más violenta de América Latina, según una encuesta realizada por la agencia de noticias AP en el año 1995.Hoy, esta urbe figura como una de las ciudades capitales más seguras del continente. Así está registrado en el último estudio presentado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia de México.Pero ¿cuál fue la estrategia que utilizó Bogotá para mejorar en el tema de seguridad y baja de homicidios?La respuesta a este interrogante tiene tres definiciones: “Decisión política, coordinación de las entidades y concepción de la seguridad”. El secretario de Gobierno de Bogotá, Guillermo Asprilla, define de esta forma la clave de la capital. Aunque no desconoce los recientes hechos de violencia que afrontó Bogotá como el atentado contra el exministro Fernando Londoño y el caso de violación y asesinato de Rosa Elvira Cely. Las cifras del primer semestre del año, entregadas por el mismo presidente Juan Manuel Santos, dan cuenta que entre el 1 de enero y el 2 de junio de 2012 se registraron 500 homicidios en Bogotá, 150 menos que en el mismo periodo del año anterior (una reducción del 23%).Ante estas cifras, Asprilla añade que todo se debe “a la voluntad de la administración, lo que se convierte en el mejor modelo de cómo una ciudad puede cambiar y combatir la inseguridad”. Esto debería pasar en todo el país porque el Estado debe demostrar que no se está derrotado ante el fenómeno de la violencia, dice.Estrategias aplicadasCuando el alcade de Bogotá, Gustavo Petro, anunció a principio del 2012 que se iba a prohibir el porte de armas en la ciudad por tres meses, varias personas criticaron la medida, pues consideraron que eso era responsabilidad exclusiva de las Fuerzas Militares.Pese a esto, la restricción dio sus primeros resultados, como lo explicó Asprilla. “Entre febrero y abril del 2011 se registraron 238 homicidios, pero en el mismo período del 2012, la cifra se redujo a 194 casos -una baja del 22%-.A raíz de los primeros resultados y como respaldo a la Alcadía, la XIII Brigada del Ejército amplió por otros tres meses más la norma, entre mayo y julio. “Siempre vamos a contribuir con la seguridad de Bogotá. Es importante seguir incentivando una cultura del desarme”, dijo el comandante de ese grupo del Ejército, general Gabriel Pinilla.Pero implementar el desarme nació a partir de una estadística del año anterior. Según la Policía, el 82% de los 14.746 homicidios que se presentaron en el 2011 en el país se cometieron por el uso de armas de fuego.Asimismo, datos de la Alcaldía de Bogotá señalan que en 2011, de los 1.632 asesinatos registrados en la ciudad, el 15% correspondió a armas de este tipo.Por eso el general Luis Martínez, comandante de la Policía de Bogotá, dice que “el plan desarme ha funcionado en lo que va del presente año porque ha ayudado a disminuir la intolerancia”.Sumado a la restricción de armas de fuego se ha hecho un reforzamiento al plan de policía por cuadrantes, en especial en localidades como Ciudad Bolivar, Suba, Bosa y Kennedy. (Cabe recordar que este plan también se está implementando en Cali). La Policía dijo que aproximadamente en los barrios de Bogotá hay más de 200 cuadrantes, los cuales han permitido la captura de 2.500 delincuentes.Dudas sobre las medidasHay quienes apuntan a que la reducción de homicidios no se debe sólo a la estrategia de la actual Alcadía de Bogotá.Héctor Riveros, analista y exsecretario de Gobierno de la capital, advierte que “la mejora de la ciudad en cuestión de seguridad es el resultado de políticas continuas de más de quince años”.Riveros le da mucho más crédito al trabajo de la Policía, “a los procesos realizados tanto por el general (r) Óscar Naranjo como por el general José Roberto León Riaño, actual director de la Policía Nacional, quienes en sus gestiones se enfocaron mucho en la capital”. Por su parte, Manuel Moscoso, investigador del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), explica que “a lo que pasa el tiempo la medida del desarme puede perder su efectividad -en el quinto o sexto mes- o puede pasar que los delincuentes se adapten a las políticas de gobierno y empiecen a usar armas blancas para hechos delictivos, aumentando otra vez los homicidios”. Moscoso se pregunta qué hará la Alcaldía si llega a pasar eso. La solución que él mismo da es “complementar las políticas y no quedarse con una única medida”.Ante las dudas, el Secretario de Gobierno de Bogotá dice que “siempre se ha trabajado conjuntamente con Policía y Ejército. Así debe ser en toda administración”.De la misma manera, el funcionario advirtió que “vivimos en una sociedad muy desigual, donde cada día se conocen de nuevas formas de violencia, por eso desde ya se trabaja con el Gobierno Nacional para que las estrategias sigan siendo orientadas con ayuda del Estado.Por su parte, personas que viven en Bogotá, como Andrea Torres, cuentan que si bien en los últimos meses se ha sentido más tranquila en las calles de la ciudad, no la deja de preocupar casos como el del abogado que mataron por robarle el celular. Asimismo, Jorge Henao explicó que no se ven casi armas de fuego en la ciudad, pero que si le tocó presenciar recientemente dos ataques con cuchillos.Lo que muestran las estadísticasDe acuerdo con Medicina Legal en el primer trimestre de este año en Cali, por cada 100 mil habitantes la tasa de homicidios fue de 75,3. En ese periodo hubo 426 asesinatos.En Bogotá, la tasa de homidicios por cada 100 mil habitantes fue de 20,7. En el primer trimestre se registraron 311 muertes violentas en la capital del país.Según Medicina Legal, la tasa de homicidios (por cada 100 mil habitantes) de Bogotá fue inferior a las presentadas en ciudades con menor numero de población como Cúcuta, Pereira, Cartagena e Ibagué.Hasta el 1 de abril del 2012 el reporte de la Policía Metropolitana de Bogotá indicaba que se habían incautado 75.288 armas blancas y 613 armas de fuego ilegales.Según las cifras del Ejército, durante el 2011 la restricción al porte de armas en Bogotá estuvo vigente 172 de los 365 días del año.En una campaña en Bogotá el año pasado se entregaron 383 armas de fuego.¿Se podría implementar esa estrategia en Cali?Aunque en Cali ha dado buenos resultados el plan cuadrante y a pesar de que la Alcaldía anunció que los grupos de control en los barrios de la ciudad pasarán de 198 a 329, por el lado de la restricción permanente al porte de armas de fuego -como pasa en Bogotá- no están muy de acuerdo.Carlos José Holguín, secretario de Gobierno de Cali, afirma que “no creemos que esa medida aplicada de manera constante tenga algún resultado útil porque con el tiempo las personas se relajan y los controles se pierden”.Holguín cree que “la medida funciona cuando se aplica en fechas especiales, como para las elecciones de hoy en el Valle, donde el porte de armas está prohibido hasta el próximo miércoles”.Por su parte, María Isabel Gutiérrez, directora de Cisalva, explica que alrededor del 10% de los asesinatos que se presentan cuando hay desarme son homicidios que no se pueden determinar y por eso hay que ver que tan favorable es la medida”.Cifras23% bajaron las lesiones comunes en Bogotá en el primer semestre del 2012.27% redujo el hurto a residencias y a personas en la capital del país en los primeros seis meses del año. 12% disminuyó el robo de vehículos en el mismo periodo en Bogotá.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad