¿Derecho de asilo o atajo para la fuga?

Noviembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Bogotá
¿Derecho de asilo  o atajo para  la fuga?

“No quiero faltarle a un Gobierno que me ha abierto las puertas”, aseveró María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS asilada en Panamá.

El Derecho de asilo, ese que se encuentra respaldado por la legislación internacional y que tiene su sustento en el Artículo 14 de la Declaración de Derechos Humanos, dividió al país por cuenta de la decisión silenciosa que tomó la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, quien pidió refugio en Panamá.

El Derecho de asilo, ese que se encuentra respaldado por la legislación internacional y que tiene su sustento en el Artículo 14 de la Declaración de Derechos Humanos, dividió al país por cuenta de la decisión silenciosa que tomó la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, quien pidió refugio en Panamá.La ex funcionaria, quien ya está ungida con el manto protector del gobierno del presidente Ricardo Martinelli y el beneplácito del ex mandatario Álvaro Uribe, se encuentra investigada por su presunta responsabilidad en el escándalo de las ‘chuzadas’, que ya generó que el fiscal (e), Guillermo Mendoza radicara la solicitud de medida de aseguramiento ante el Tribunal de Bogotá, por los delitos de concierto para delinquir, interceptación ilegal de comunicaciones, abuso de función pública y falsedad en documento público.El Fiscal espera que esta medida sirva para pedir en extradición a Hurtado, tema que deberá ser manejado por los canales diplomáticos, debido a que Colombia hace la petición de la persona protegida, dando a conocer que está requerida por la justicia. Sin embargo, la Cancillería y el Gobierno panameños tienen la autonomía de definir si la entregan o no.Esta medida desesperada del titular en encargo de la Fiscalía se dio por el escándalo que suscitó el asilo de Hurtado, el cual ha sido calificado como una clara evasión a los procesos judiciales.Sin duda, la decisión de la ex funcionaria tomó por sorpresa, incluso, a otros ex funcionarios del gobierno Uribe, quienes veían en el asilo una salida a sus problemas jurídicos.Al quedar expuestos ante la justicia y la opinión pública, el ex ministro del Interior y Justicia, Sabas Pretelt, el ex titular de Protección Social, Diego Palacio (investigados por la Yidispolítica); el ex secretario General de la Casa de Nariño, Bernardo Moreno, y el ex asesor presidencial, José Obdulio Gaviria (indagados por las ‘chuzadas’) negaron sus pretensiones de pedir asilo en otras naciones.Si bien se dijo que Costa Rica le negó este derecho a Pretelt, éste dijo que no tiene intenciones de solicitarlo. Igual discurso manejaron sus ex compañeros.El ex ministro Palacio reconoció a medios que teme por la falta de garantías en su proceso judicial, pero enfatizó que “no he considerado la idea del asilo”.Mientras tanto, Bernardo Moreno aseguró que su vida está en Colombia y que está dispuesto a “comparecer a la Fiscalía cuando ésta lo disponga”.Otro elemento que sirvió para que el derecho de asilo quedara en la ‘picota’ pública fueron las declaraciones del ex presidente Uribe, quien literalmente, invitó a sus ex funcionarios a refugiarse en otras naciones porque consideró que en Colombia no hay garantías judiciales para ellos.Miradas divergentesLas posiciones sobre si el uso del asilo por Hurtado se ajustó a la legislación internacional o desdibujó el propósito para el que fue creado, dividieron a los analistas.El ex canciller Augusto Ramírez reconoció que este derecho beneficia a cualquier ciudadano y cuenta con el respaldo de la normatividad internacional.Al indicar que “Colombia ha sido campeona en el otorgamiento de asilos”, recordó el caso del líder peruano del Apra, Víctor Raúl Haya de la Torre, quien era acusado de haber promovido una revolución militar, que luego de estar protegido en el país fue pedido por la vecina Nación.Ese caso se fue a la Corte Internacional de Justicia, en donde, según el ex canciller Ramírez “quedó claro que la calidad del delito la califica el asilante”.Recalcó que “creo que es un derecho, pero también pienso que uno debe poner la cara ante la justicia de su país”.Y llamó la atención sobre las palabras de Álvaro Uribe: “Lo malo es que un ex presidente diga que recomienda el asilo porque la justicia está parcializada pese a que él gobernó con la bandera de la seguridad democrática. Es un contrasentido y es una intervención condenable”.A su turno, Guillermo García Realpe, senador de la Comisión Segunda, comentó que “el asilo es una institución del derecho para proteger de los regímenes autoritarios a ciudadanos por sus ideas políticas, religiosas o culturales” y enfatizó: “No se puede utilizar por quienes están perseguidos judicialmente”.El analista Alfredo Rangel reconoció que el asilo “es una figura ya centenaria y corresponde a los países autónomos y soberanos otorgar o negarlo sin tener que dar explicación”.Y recalcó: “El país de donde procede el asilado no debe tomar una posición hostil, con el que lo concede. Es un derecho incuestionable y no debe ser objeto de discusión, porque es una decisión autónoma y soberana”.El periodista, Ignacio Gómez, quien ha sido amenazado y ha tenido que vivir en el exilio, anotó que “nunca reclamé ninguna condición de asilo” y agregó: “Esas son figuras para proteger a las víctimas, no a los victimarios y no son para evadir las investigaciones judiciales”.ABC del asiloEl asilo es una figura respaldada por la legislación internacional, que puede ser pedida por cualquier persona, en caso de persecución política o para huir de condiciones económicas o ambientales.La Declaración Universal de Derechos Humanos (Artículo 14) establece que “en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”, y “este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas”.Según la Acnur, “el derecho de asilo exige de los países que, por lo menos de manera temporal, se reciba en algún lugar a las personas que huyen de la persecución o el peligro. Un componente esencial de la institución de asilo es el principio de no devolución. Este principio, consagrado en el Artículo 33 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, prohibe, por expulsión o devolución, poner en modo alguno al refugiado en las fronteras de territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social o de sus opiniones políticas. La devolución puede adoptar diversas formas, incluida la no admisión en la frontera (rechazo en frontera) y la interceptación”.A continuación, algunas preguntas y respuestas sobre esta figura:¿Qué es Asilo?El Asilo es un instrumento de protección internacional de carácter político, el cual se concede a personas que alegan un temor de persecución por razón de su opinión política o de la comisión de un delito político.¿Cómo se solicita?Quien quiere beneficiarse de este derecho lo puede hacer en su país de origen ante la misión diplomática acreditada en dicho país o, una vez en el territorio del país de asilo, ante las autoridades competentes, en este caso el Ministerio de Relaciones Exteriores.¿A quién le corresponde determinar si los hechos expuestos por el solicitante tienen la naturaleza de delitos políticos?Le corresponde al Estado que otorgaría el asilo calificar si los hechos que motivan la solicitud revisten el carácter político. En el caso de la comisión de delitos políticos, igualmente es el mismo Estado asilante el que determina la naturaleza del delito.Solicitado el asilo ante una Misión Diplomática, y otorgado, ¿cómo se produce la salida del país?En el momento en que sea aceptada la solicitud, el Estado asilante solicitará al país de origen del ciudadano la autorización respectiva para que el asilado abandone esa nación, si este ya no lo ha hecho.¿Qué estatus tiene una persona asilada?El asilado goza de la protección establecida en los diferentes instrumentos internacionales.¿Qué ofrece el Gobierno cuando reconoce el asilo?Principalmente, la protección física y jurídica de la persona. ¿Qué tiempo tiene un Estado para decidir una solicitud de asilo?No hay un plazo definido.¿Se puede derogar un asilo?Sí, pero no por solicitud del país de origen del asilado sino por la autonomía que tiene el Estado asilante de hacerlo o no.Dato claveEl 13 de diciembre, el magistrado del Tribunal de Bogotá, Fernando Ramírez, presidirá la audiencia de imputación de cargos contra Hurtado y Moreno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad