Dejar de ver los homicidios como paisaje, el gran desafío de Cali

Dejar de ver los homicidios como paisaje, el gran desafío de Cali

Mayo 20, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Homicidios en Cali

Homicidios en Cali 

Archivo de El País

Detrás de las estadísticas de violencia en Cali está el Observatorio de Seguridad, un componente de la Secretaría de Seguridad que funciona en la ciudad desde 1993 y que tiene la responsabilidad de acopiar y analizar información relacionada con la criminalidad semana a semana, mes a mes, año a año.

Entre los muchos datos que recoge el Observatorio, a partir de un cruce de reportes entre Medicina Legal, Fiscalía y Policía, están las cifras de homicidios referenciadas por comunas, barrios, días y hasta horas de ocurrencia de los hechos. Por ejemplo, esos análisis han determinado que el 63 % de los asesinatos que ocurren en Cali están relacionados con delincuencia (pandillas, microtráfico o venganzas asociadas al sicariato).

Para entender la forma en la que se analiza la criminalidad en la capital del Valle y la posición geográfica de esta para las bandas ilegales, El País habló con Álvaro José Pretel, de 26 años, quien es el coordinador del Observatorio de Seguridad de Cali.

Durante el fin de semana del Día de la Madre bajaron las riñas, la violencia intrafamiliar y las lesiones personales, ¿por qué los caleños requieren de una medida como la Ley Seca para comportarse bien?


Los caleños debemos dejar de ver los homicidios como un paisaje, como algo que ocurre solo en zonas del Oriente y Ladera y hay que ver este delito como un problema público. Debemos unirnos masivamente para oponernos al homicidio y demostrarle a los criminales que salvar una vida vale la pena.

Lea también: 'Evaluarán implementar la Ley Seca en otras fechas especiales en Cali'.

Álvaro José Pretel

Álvaro José Pretel, coordinador del Observatorio de Seguridad de Cali.

Jorge Orozco / El País

¿Cuál es la meta de Cali para este año en materia de homicidios?

La meta para este año es dejar la tasa de homicidios en 50 por cada cien mil habitantes o por debajo de esta, hoy la tenemos en 51. Hemos avanzado si tenemos en cuenta que en 1994 la ciudad tenía una tasa de 122 homicidios por cada cien mil habitantes y desde hace tres años hemos venido en una constante reducción.

¿Qué le dice usted a los comerciantes que cuestionaron la Ley Seca porque, según ellos, los homicidios no están concentrados en las zonas de rumba como para haber decretado la medida?

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, OMS, el consumo de alcohol aumenta la probabilidad de cometer delitos, por eso no importa el lugar donde una persona tome licor, sino a dónde va después de que ya el trago le ha hecho efecto, por eso la Ley Seca en Cali permitió en el fin de semana de la Madre que las riñas bajaran 84 %, las lesiones personales 23 % y los homicidios también, como la vida menos que se logró salvar el domingo.

"En un año, en promedio, Cali puede tener entre 12 y 20 días sin homicidios. En lo que va de 2018 llevamos seis días de cero homicidios en la ciudad, por eso seguimos trabajando fuertemente",
Álvaro José Pretel,
coordinador del Observatorio de Seguridad de Cali.

Pero del viernes al lunes festivo hubo 16 casos en la celebración del Día de la Madre...

Hay que destacar que del promedio de puentes festivos del Día de la Madre, que era de 24, este año fue de 16 homicidios, hubo una reducción. De manera preliminar podemos decir que todos los casos estuvieron asociados a la delincuencia, el patrón inicial que hemos identificado es que las víctimas fueron asesinadas de múltiples disparos. Hubo 15 reportes de asesinatos con arma de fuego y uno con arma blanca, en este caso la víctima fue un habitante de calle.

La comunidad poco conoce de la labor de ustedes, ¿cómo es el trabajo que cada martes hace el Observatorio para analizar las muertes violentas en la ciudad?

Nos reunimos las diferentes instituciones y vemos cada caso para identificar el contexto del delito, el día, la hora, el barrio, la comuna, el posible móvil y bajo qué factores se cometió el homicidio. Cada uno aporta al insumo, por ejemplo Medicina Legal entrega los registros de los hospitales que muestran las horas de defunción y el tipo de heridas que presentaban las personas cuando fueron atendidas; la Fiscalía tiene el contexto en el que sucedió cada caso y la Policía aporta datos de cada cuadrante que conoció el reporte. De otro lado, está Personería y Cisalva, de la Universidad del Valle, este último como par académico.

¿Cuáles son los días y horas más críticas en homicidios en Cali?

El 56 % de los homicidios en 2018 se han concentrado de viernes a domingo, de estos la mayor parte están en la franja horaria de 6:00 p.m. a 12 a.m. El día con el mayor pico de asesinatos sigue siendo el domingo, como ha sido en los últimos años.

De acuerdo con cifras entregadas por ustedes, con corte al 12 de mayo, este año han sido asesinadas 483 personas en la ciudad, 37 casos más que 2017. ¿Qué análisis hace el Observatorio de los casos de este año?

El 45 % de las muertes violentas de este año en la ciudad se han presentado en las comunas 13, 14, 15, 21 y 6, que están en el Oriente, pero si le sumamos la 20 y la 18, que son de la ladera de Cali, nos da que el 63, 5 % de los homicidios ocurren en las zonas de mayores indicadores de pobreza y necesidades insatisfechas. La mayoría de estas muertes están relacionadas con delincuencia, por eso en la Alcaldía de Maurice Armitage se han priorizado acciones integrales para llevar a estas zonas no solo seguridad sino también programas de Gobierno para que la intervención sea sostenible a largo plazo. Otra estadística es que el 31 % de los asesinatos de este año están relacionados con convivencia, algunos de ellos relacionados con el consumo de licor y la intolerancia.

Cali cerró el 2017 con una tasa de 51 homicidios por cada cien mil habitantes, una estadística muy superior a otras ciudades como Bogotá (14), Medellín (20) y Barranquilla (25). ¿Por qué Cali sigue siendo una ciudad tan violenta?

El fenómeno de Cali es diferente al resto del país porque tiene un contexto regional que la hace más propensa al delito en el sentido de que cerca a la ciudad tenemos zonas de tráfico internacional de narcóticos y estupefacientes desde puertos como Buenaventura y Tumaco. Además, en el norte del Cauca hay cultivos ilícitos y producción de drogas, sumado a que las bandas criminales han cambiado su modus operandi para estar más cerca a Cali.

Y aparte de esto, podemos ver que los pasos de narcóticos en el Valle por el Cañón de las Garrapatas, en el norte del departamento, y el sector conocido como el Paso de La Diana, por Florida, también tienen incidencia en delito en Cali.

De todas formas que en una ciudad asesinen más de mil personas al año es muy lamentable, como en 2017 que hubo 1242 homicidios en la capital del Valle

Tener más de mil homicidios al año es una cifra muy preocupante y por eso para nosotros cada vida es importante porque queremos que en la ciudad la gente deje de ver los asesinatos como algo del día a día y que se empiece a valorar cada vida, por eso estamos enfocados en mantener la reducción del total de homicidios y la tasa por cada cien mil habitantes.

¿Qué tipo de características tienen los asesinatos que ocurren en la ciudad?

Se ha podido observar un patrón y es que el 94 % de las víctimas corresponden a hombres entre los 18 y 35 años que provienen de las comunas del Oriente y la Ladera que tienen un grado de escolaridad media, sumado a que una gran mayoría tienen antecedentes de algún tipo.

¿Por qué en algunos momentos la cifra de homicidios que presenta la Policía es distinta a la que publica el Observatorio?

Las diferencias pueden obedecer a las horas en las que se reportan los homicidios, por eso en el Comité de Muertes Violentas se corrigen esos casos. También puede pasar que una persona quedó herida y murió días después, esa víctima nosotros la sumamos a la estadística del día de los hechos y no al día que murió.

Perfil

Álvaro José Pretel es economista de la Universidad Icesi y magíster en economía de la Universidad Eafit. Es docente del departamento de economía de la Universidad del Valle, fue gestor de proyectos de conectividad y logística en FDI Pacífico.

También consultor para Lincoln Institute for Land Use Policy, miembro del Programa Diamante Caribe e investigador del Riise (centro de investigación en econometría espacial de la Universidad Eafit) y del Segc CityLab de la Universidad de Los Andes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad