Defensor del Pueblo denuncia exceso de represamientos en procesos judiciales en Cali

Marzo 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Defensor del Pueblo denuncia exceso de represamientos en procesos judiciales en Cali

Lennos Ramos Panchano, defensor del Pueblo del Valle.

El defensor del Pueblo del Valle, Lennos Ramos Panchano, habló de las medidas para descongestionar la justicia en la ciudad. Designan dos nuevos jueces.

El defensor del Pueblo del Valle, Lennos Ramos Panchano, convocó ayer a una reunión con el Consejo Seccional de la Judicatura, la Fiscalía Seccional, la Sijín y otras entidades de Cali para tomar medidas frente a la congestión judicial que afronta la ciudad. En el encuentro se anunció la creación de dos nuevos juzgados municipales. El funcionario habló con El País de las estrategias para mitigar la crisis de justicia en la capital del Valle. La Defensoría del Pueblo está liderando una iniciativa para descongestionar la justicia en Cali, ¿qué tan crítica es la situación?Hay una situación preocupante, pues en la ciudad hay unos 700 procesos judiciales del nuevo sistema penal acusatorio que están represados. Por eso convocamos a una reunión con la Fiscalía, la Policía Judicial y la Sala Administrativa del Consejo Seccional de la Judicatura para apoyar este proceso de descongestión y así evitar la impunidad y la falta de una defensa técnica. ¿Qué medidas se van a tomar?Se designaron dos juzgados penales municipales, es decir, dos jueces que tendrán la misión de aliviar la crisis de justicia que enfrenta Cali al encargarse de las audiencias de preacuerdos y allanamiento a cargos. La Defensoría también destinó a tres defensores públicos para trabajar con estos nuevos funcionarios.Pero dos jueces para una congestión de cerca de 700 procesos parecen insuficientes...Pero ayuda mucho y es un buen punto de partida, pues la idea de este proceso es que Cali sea un referente en el país, pues es la primera ciudad que aplica una estrategia para descongestionar el sistema judicial. Queremos que este modelo se aplique en otras partes. Esa crisis de la justicia también ha impactado a la Defensoría, usted ha denunciado que el déficit de defensores es preocupante...Efectivamente, en la Defensoría deberíamos contar por lo menos con 220 defensores públicos y tenemos 190. Estos funcionarios son muy importantes porque representan a personas de escasos recursos en procesos judiciales y les garantiza una defensa acorde con el respeto de los Derechos Humanos. El nuevo Acuerdo de Seguridad y Convivencia Ciudadana para Cali incluye la llegada de 75 fiscales, ¿ese apoyo sí alivia la crisis que enfrenta la ciudad?Todo eso ayuda a mejorar la seguridad, pero si vamos más allá hay que decir que no sólo podemos preocuparnos por nombrar más fiscales y policías, pues es más importante pensar en estrategias enfocadas en el ser humano, pues en la ciudad hace falta una política pública centrada en ese aspecto. Nosotros como Defensoría del Pueblo hablamos de seguridad humana y eso implica otras medidas de educación, recreación y otros aspectos. Pero más allá de esa política de la usted habla, es evidente que en Cali el alto índice de homicidios sí se debe, en parte, a la impunidad que existe debido a la falta de jueces y fiscales...Eso es cierto. Si usted recuerda el Palacio de Justicia de Cali fue atacado en el 2008 y apenas lo tendremos listo el próximo año, gracias a una gestión del Consejo Seccional de la Judicatura. Eso demuestra que la ciudad tiene muchos problemas de justicia, empezando por la infraestructura porque todos los funcionarios están dispersos y eso ha impedido que los abogados litigantes, los jueces, fiscales y secretarios de los juzgados puedan desempeñar su labor de forma idónea.En los primeros dos meses del año se logró una disminución en los homicidios, sin embargo en lo que va corrido de marzo los casos han aumentado un 29% ¿no están siendo efectivas las medidas que ha tomado el Gobierno local? Yo creo que a la Alcaldía ha hecho el mayor esfuerzo posible para disminuir la delincuencia en Cali, lo que pasa es que tenemos que llegar al punto de no tener ni un solo homicidio el fin de semana y eso solo será posible cuando el gobierno local, departamental y nacional entiendan que eso no se va a lograr con más policías. En Cali se debe trabajar en la recuperación de los principios y en la resolución de conflictos. Otro de los temas que afecta la ciudad es el déficit de cupos en los centros de reclusión para menores, hay una sentencia que obliga a la Alcaldía y a la Gobernación a ampliar estos cupos ¿qué pasó con ese proceso? Precisamente ayer, conjuntamente con la Personería y la Secretaría de Gobierno, nos reunimos para revisar esa sentencia que dictó un juzgado de Cali frente a una acción de tutela que interpuso la Defensoría en el 2010. Lo que buscamos es garantizar que estos centros tengan más cupos y sean dignos, con el fin de acabar con el hacinamiento para que los jóvenes tengan una estadía digna que permita su resocialización. Además del hacinamiento, en estos centros tienen debilidades en el control de los menores, pues se siguen presentando constantes fugas...Falta control y por eso se requieren más vigilantes porque no es posible que los menores se sigan escapando. La Secretaría de Gobierno es la responsables de la vigilancia de estos centros y por eso hay que hacer cumplir la sentencia. Lo que más nos preocupa es que la delincuencia de los menores se ha desbordado y cada vamos a necesitar más cupos.La Personería Municipal y otros sectores de la ciudad insisten en aplicar de forma permanente la prohibición al porte legal de armas en la ciudad, ¿usted también es partidario de esta medida?Creo que es una medida positiva que le daría más tranquilidad a la ciudad, pues disminuiría en gran parte los homicidios, pues muchas personas que tienen permiso para portar armas terminan, a veces, involucradas en hechos de violencia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad