Cultivos de coca en Colombia aumentan, mientras producción disminuye: ONU

Julio 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Cultivos de coca en Colombia aumentan, mientras producción disminuye: ONU

El área sembrada con matas de coca en Colombia ha tenido un incremento del 3%, pero el potencial de producción se redujo en un 1%, según el informe de la ONU.

Así lo aseguró la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc, de acuerdo con el último informe sobre los cultivos de coca en el país, presentado este miércoles en Bogotá.

Hasta el 31 de diciembre del año pasado, en Colombia había 64 mil hectáreas de coca sembradas en 23 de los 32 departamentos del país. La cifra representa 2.000 hectáreas más respecto al año 2010, cuando la ONU reportó 62 mil hectáreas detectadas.Esa es la principal conclusión del informe que presentó este miércoles la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc. Sin embargo, Aldo Lale-Demoz, representante del organismo en el país, sostuvo que ese incremento es técnicamente marginal y que lo importante es que la producción se viene reduciendo significativamente.El área sembrada con coca en Colombia presenta “un leve incremento de 3%, mientras que el potencial de producción de cocaína fue de 345 toneladas, un leve descenso de 1%”, explicó Lale-Demoz, quien agregó que “desde una perspectiva científica, dichos resultados demuestran una relativa estabilidad del fenómeno en relación con el año anterior. Consideramos positivo que las cifras globales se mantengan en los niveles históricamente bajos alcanzados en el año 2010”.El informe fue presentado, en Bogotá, en presencia de la ministra de Justicia, Ruth Stella Correa Palacio; el director de la Policía Antinarcóticos, general Luis Alberto Pérez Alvarán, y el general (r) Rafael Alfredo Colón, director del programa contra cultivos ilícitos. También estuvo Leonardo Correa, coordinador técnico del sistema integrado de monitoreo de cultivos ilícitos de Unodc.Señales positivasDe acuerdo con Aldo Lale-Demoz, el informe muestra varias señales positivas sobre la dinámica del fenómeno. “La primera de ellas es que en Colombia predomina la tendencia a la reducción, y esto es así porque de los 23 departamentos afectados por la presencia de cultivos de coca, catorce tienen hoy menos coca que el año pasado”, dijo.Además, el 31% del territorio que alguna vez estuvo afectado ya lleva más de tres años sin coca. “El ritmo de expansión del fenómeno se redujo y la deforestación de bosque primario para la siembra de coca se estabilizó, factores de suma importancia para la integridad de nuestro medio ambiente”, añadió.Lale-Demoz señaló también que la productividad de los lotes de coca continúa bajando: el rendimiento promedio anual de kilogramos de hoja de coca fresca por hectárea pasó de 6.600 en el año 2005, a 4.400 en el 2010 y a 4.200 en el 2011.Otro factor que fue destacado durante la presentación del informe es que los cultivos de coca cada vez representan menos rentabilidad para los campesinos que se dedican a esa actividad ilícita.“Los precios a los cuales les compran a los campesinos siguen estables, pero los costos de los insumos agrícolas y de llevarlos hasta los cultivos sí se han incrementado. Lo que produce esto al final es que el margen de ganancias se viene reduciendo continuamente”, aseguró Leonardo Correa, coordinador técnico del sistema integrado de monitoreo de cultivos ilícitos de Unodc.“Los campesinos cultivadores ya no asumen solamente la fase de transformación primaria como en años anteriores. Hoy en día, la hoja de coca se acopia y se transforma por actores armados que podrían obtener más eficiencia en los procesos de producción de cocaína en años venideros”, agregó Lale-Demoz.También dijo que puede asegurar que la coca no genera ganancias extraordinarias –ni mucho menos– a los pequeños productores agropecuarios. “En promedio, se calculó un ingreso diario por persona de $3.500 pesos. Esto demuestra que los programas de desarrollo alternativo –agrupados en unas 620 empresas campesinas– sí pueden competir holgadamente con los ingresos ilícitos de la coca”, explicó Lale-Demoz.Por su parte, la Ministra de Justicia recordó que el último informe mundial de la Unodc, publicado hace un mes, resalta la reducción de la producción mundial de cocaína debido, principalmente, a la reducción de la producción en Colombia.“Hoy en día, Colombia produce 345 toneladas métricas de cocaína, esto es, 625 toneladas menos que hace una década. Este es un aspecto importante para resaltar y que la ciudadanía debe conocer. Pese a que falta mucho aún por hacer, poco a poco nos acercamos a un país sin drogas ilícitas y, por tanto, sin los problemas asociados a su producción”, dijo la funcionaria.Señales de alertaSin embargo, el informe presentado por Lale-Demoz también ofrece señales de alerta. "Si bien es cierto que se reportan reducciones importantes en varios departamentos, también llama la atención porque existen áreas sembradas con coca que siguen fortaleciéndose".Más de la mitad de la coca se encuentra en los departamentos de Nariño (con el 27%), Putumayo (con el 16%) y Guaviare (con el 11%). Los municipios de la región fronteriza al sur de Colombia tienen el 23% de todos los cultivos de coca del país”, explicó Lale-Demoz.El incremento de cultivos ilícitos en Nariño y Putumayo, fronterizos con Ecuador, tiene una razón técnica, dijo el director de la Policía Antinarcóticos, general Luis Alberto Pérez Alvarán. “Para que nosotros podamos intervenir en esas zonas, especialmente donde hay resguardos indígenas, necesitamos hacer una consulta previa con esas comunidades”, aseguró.Además, sostuvo que es una zona en la que no se puede asperjar porque existe un convenio con Ecuador. “También hay otra zona en Norte de Santander donde se han incrementado los cultivos ilícitos, pero ya la estamos interviniendo”, dijo.El representante de Unodc en Colombia afirmó que es importante que las autoridades adopten medidas “para impedir que el fenómeno se agudice y se consolide precisamente en estas regiones” y señaló que “el 5% de los cultivos está en zonas protegidas por el sistema de Parques Nacionales; el 10% en resguardos indígenas, y el 25% en consejos comunitarios de comunidades afro-colombianas, vulnerables por sus condiciones de pobreza, inseguridad y aislamiento”.“Es preocupante que los cultivos estén creciendo precisamente en zonas donde también se realiza la transformación de hoja de coca y el tráfico de cocaína”, dijo el representante de Unodc en Colombia. “En estas regiones se está integrando toda la cadena del narcotráfico, lo que representa retos importantes para el gobierno y para la comunidad internacional comprometida en la lucha contra el tráfico de drogas”.De otra parte, el director de la Policía Antinarcóticos, general Luis Alberto Pérez Alvarán, anunció que el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, lanzará este viernes en Tumaco, Nariño, la nueva estrategia del Gobierno contra el narcotráfico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad