Cuestionan credibilidad de las declaraciones de exguerrillera testigo contra Sigifredo López

Junio 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cuestionan credibilidad de las declaraciones de exguerrillera testigo contra Sigifredo López

La Fiscalía le profirió medida de aseguramiento al exdiputado, con el beneficio de casa por cárcel.

Denuncian que la exguerrillera María Eugenia Mina, alias La Negra, le ha mentido a las autoridades en otros casos. Hay nuevas pistas en caso del exdiputado secuestrado por las Farc.

En duda quedó la credibilidad de la ex guerrillera María Eugenia Mina, cuyo testimonio sirvió de sustento para que la Fiscalía le dictara medida de aseguramiento a Sigifredo López, dentro del proceso que se le sigue por el secuestro de sus colegas de la Asamblea del Valle. Ayer, el abogado César Augusto Mejía le aseguró a El País que Mina “es una testigo falsa”. Según el jurista, existen precedentes de versiones apócrifas que la mujer habría entregado a la justicia. Mejía relató que una información entregada por la subversiva, también en el 2007, condujo al Ejército a capturar a Peter Arango. como alias ‘Mamajuana’, un comandante de las Farc en la región. Sin embargo, la Fiscalía de Santander de Quilichao, poco después dejó libre al acusado, porque no era ‘Mamajuana’.Mejía, quien defendió al detenido, relató que “María Eugenia Mina tiene varios nombres. También se hace llamar María Johana Corcino. Ella, junto con un capitán del Batallón Codazzi y un investigador del CTI, hicieron pasar a mi cliente como Mamajuana”.En esa época, comunicaciones interceptadas a las Farc revelaron que ‘Mamajuana’ estaba libre. El País corroboró ayer con fuentes de inteligencia policial y militar esa información. Las fuentes le aseguraron que el guerrillero nunca fue capturado. “Fue un engaño de la testigo al Ejército. Ella les mintió y los indujo al error”, dijo uno de los investigadores.Asimismo, el abogado Mejía presentó un informe de inteligencia del Batallón Pichincha, fechado en noviembre del 2007, en el que se dice que María Eugenia Mina “se había entregado voluntariamente el 30 de agosto del 2006 en la Estación de los Mangos, aduciendo ser del Frente 29 (...) Asimismo, registra una entrevista realizada por la Rime 3 (inteligencia de la Tercera Brigada) donde se hace llamar Clemencia Carabalí, integrante del Frente 6 de las Farc”.En ese mismo documento se entrevista a María Eugenia, quien asegura que pertenece a la Columna Miller Perdomo, de la que Mamajuana es el jefe.La versión que María Eugenia le entregó al Ejército en noviembre del 2007 tiene varias contradicciones con la indagatoria que presentó meses después en la Fiscalía y en la que acusó a López. Una de las contradicciones es el año en el que ingresó a las Farc. Mientras al Batallón Pichinca le aseguró que la reclutaron en el 2006 por El Tambo, Cauca, cuando cinco hombres armados se la llevaron hasta “un sector del río Mira, municipio de Tumaco por los lados de Llorente”, a la Fiscalía le dijo que estaba en las Farc desde el 2003, cuando una reclutadora la engañó, en la vereda San Antonio del municipio de Silvia, Cauca.Pero otros de los datos que serían falsos que entregó la guerrillera es que con la información que le entregó al Ejército se dio de baja a Milton Sierra, alias JJ, jefe del Frente Manuel Cepeda Vargas, abatido en el 2007. Pero ‘JJ’ fue abatido en una operación realizada con información de la Armada. En la apreciación de la Fiscalía en el fallo de medida de aseguramiento contra López, se indicó que “con la información de esta guerrillera se capturó a Piter Arango Bermúdez, Mamajuana”.Pero la misma Fiscalía había determinado que Piter Arango no es ‘Mamajuana’.Lo que dijo contra LópezEn la indagatoria, la exguerrillera aseguró que “me di cuenta que para lo del secuestro de los diputados todo había sido planeado por Sigifredo, el cual en este momento está vivo y la guerrilla incluso a Sigifredo le permitía llamar a la familia e incluso un día la mujer fue a visitarlo en Timba, Cauca, yo la vi porque iba yo de seguridad y a la mujer de él le tuvimos que tapar la cara para que no viera cual casa era. Esa señora es alta, tenía el pelo teñido de mono, ese día se había echado mucho polvo en la cara como para que no la reconociéramos y se había puesto lentes oscuros y se había puesto una pañoleta negra”.También aseguró que ella cuidó a los tres diputados. “Fuimos por ellos hasta Corinto, Cauca, y los llevamos a la vereda el Ceral, donde ahí el comandante Jairo nos ordenó que teníamos que tenerlos amarrados y que no podíamos hablar con ellos”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad