¿Cuál debería ser el futuro de las Farc, la política o la cárcel?

¿Cuál debería ser el futuro de las Farc, la política o la cárcel?

Abril 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
¿Cuál debería ser el futuro de las Farc, la política o la cárcel?

Analistas consultados consideran que solo con un proceso serio de paz con resultados contundentes de verdad y reparación, se podría valorar la idea de indultar a los responsables de crímenes atroces.

Máximos líderes no están condenados por delitos de lesa humanidad, lo que les permitiría aspirar a un cargo por elección popular. Algunos analistas creen que habrá indulto.

Solo ‘Pablo Catatumbo’ , el último de los líderes guerrilleros en llegar a la mesa de paz instalada en La Habana, Cuba, tiene en su contra 41 procesos judiciales por diversos delitos: la mayoría contemplados en el Estatuto de Roma como de lesa humanidad y estuvieron activos en la Fiscalía General de la Nación hasta hace 16 días, precisamente, antes de salir del país.Terrorismo, rebelión, reclutamiento, homicidio, secuestro y narcotráfico en Pasto, Popayán, Cali, Bogotá, Medellín y Riohacha hacen parte de su prontuario delictivo , según la Fiscalía General de la Nación. Pero si se llega a firmar la paz y el deseo de este guerrillero es hacer política, podría luchar por un puesto en el Congreso, en una alcaldía, en una gobernación e incluso, postularse para la Presidencia de la República. Al fin de cuentas no está condenado por ninguno de sus crímenes.La idea de la participación en política no es descabellada, así sumerja al país en un crudo debate. Primero porque está contemplada en el Marco Legal para la Paz, que da herramientas jurídicas para ponerle fin al conflicto y consigna que quienes no tengan condenas por crímenes de lesa humanidad podrán materializar ese deseo. Segundo, porque es uno de los puntos en discusión y que se podría acordar en Cuba entre el Gobierno y las Farc.El fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, dijo la semana pasada que en el marco del proceso de paz “se le deben entregar alternativas” al grupo guerrillero y entre estas, está la participación política porque, según él, es mejor que “acudan a las vías democráticas en vez de acudir a los medios violentos para llegar al poder”.Esta última es una de las frases que generó un duro enfrentamiento durante toda una semana con el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, quien afirma que con el avance del proceso de paz “se va camino a la impunidad”.La delgada línea rojaDirigentes políticos, analistas, investigadores, periodistas, todos dan opiniones en contra y a favor de dicho escenario. Sin embargo, serán los colombianos quienes a través de un mecanismo de participación ciudadana den el sí a esa posibilidad, ya que el Gobierno Nacional insiste en que de esta manera se dará la aprobación final al acuerdo de paz.Precisamente por eso, el exfiscal general Alfonso Gómez Méndez considera que el país se está anticipando al debate, que hay que tener cautela y esperar hasta dónde y cómo avanzan las conversaciones, porque todavía no se sabe si se le va a poner fin al conflicto armado.“Hay que tener claro que siempre ha habido leyes de amnistía, de lo que se trata es de determinar hasta qué punto los delitos que se le imputan a la guerrilla se pueden considerar conexos o no con un delito político o de lesa humanidad”, explica Gómez Méndez.Considera que permitir la llegada de los líderes guerrilleros a las urnas para buscar cargos públicos será una decisión política que deberá tomar el Congreso de la República a través de una ley estatutaria que modifique la Constitución, que prohibe las concesiones de amnistía a hechos de ferocidad, barbarie o terrorismo.El senador Juan Manuel Galán sigue la línea del exfiscal y dice que hay que esperar a que los diálogos avancen, conocer los acuerdos para “saber a qué atenernos y qué tenemos que refrendar en materia de delitos y de participación en política”. Pero el analista Juan Carlos Flores cuestiona la actitud del Gobierno y precisa que si se quiere hacer la paz, “hay que hacerla de frente, no de agache y el Gobierno está en deuda de decir cuáles son los mecanismos que piensa usar para llegar a la paz. No nos ha hablado de sus beneficios y tampoco de los costos que tendremos que pagar”.A su juicio y por lo que ha percibido del gobierno y ahora ante las declaraciones del fiscal Montealegre, Flores presume que lo que se busca es aplicar experiencias como la de Sudáfrica, donde las personas que cometieron crímenes bajo el régimen de discriminación confesaron sus delitos en ceremonias ante las comunidades atropelladas y les fueron conmutadas sus penas.Al respecto, el senador Luis Fernando Velasco, asegura que evidentemente hay que hacer una diferenciación y tener rigurosidad en el términos jurídicos de lo que es lesa humanidad.“En Colombia la gente habla de delitos de lesa humanidad y no sabe qué son. Hay que ver cuál de las barbaridades que ha cometido las Farc debe enmarcarse en este escenario, porque hay delitos de la guerrilla que son crímenes de guerra, graves violaciones al Derecho Internacional Humanitario y no significa que sean de lesa humanidad”, indica.Además, Velasco insiste, al igual que el fiscal Eduardo Montealegre, en que ninguno de los miembros del Secretariado de las Farc ha sido condenado por algún crimen de lesa humanidad, razón por la cual su colega del Partido Conservador, José Darío Salazar, arremete contra el órgano de acusador.“Si no tienen investigaciones los asesinatos cometidos, secuestros, reclutamiento de menores, torturas, ¿entonces qué es lo que ha hecho la Fiscalía? Y esos crímenes a los que me estoy refiriendo son crímenes de lesa humanidad que han cometido las Farc durante más de 50 años de manera sistemática”.Salazar agrega que la guerrilla quiere sacarle provecho al actual proceso de paz y “todavía los colombianos no sabemos hasta cuánto ha cedido el Gobierno, porque se está negociando de espaldas al país”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad