CTI allana celda de oficial en retiro Róbinson González del Río

CTI allana celda de oficial en retiro Róbinson González del Río

Marzo 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
CTI allana celda de oficial en retiro Róbinson González del Río

Coronel Robinson González del Río.

La intención fue recolectar pruebas para sumarlas a las investigaciones que se adelantan por corrupción al interior de las FF. MM.

La Fiscalía General de la Nación allanó la celda de la cárcel La Picota donde se encuentra recluido el exteniente coronel Robinson González del Río, investigado por falsos positivos y corrupción en el Ejército Nacional. Según fuentes de la Fiscalía, miembros del CTI también allanaron varios bienes inmuebles en Bogotá. La intención fue recolectar pruebas para sumarlas a las investigaciones que se adelantan contra el oficial en retiro. Sin embargo, fuentes del ente acusador aseguraron que en los operativos no se encontraron pruebas para comprometer al excoronel. Tan solo se hallaron bienes personales. Los inmuebles revisados fueron dos apartamentos, uno ubicado en la zona conocida como Ciudad Salitre y otro en el barrio Normandía, en la Capital. En uno reside la esposa del oficial. González del Río actualmente está detenido en la cárcel La Picota al sur de Bogotá. El informe del CTI Un informe de investigación de la unidad del CTI de la Fiscalía General da cuenta de que el excoronel Róbinson González del Río, que presuntamente dirigía una red de tráfico de armas en el Ejército, tendría el control del 60 por ciento del mercado ilegal de armamento de largo y corto alcance. En la investigación del CTI, que duró más de dos años, se pudo comprobar que la red que lideraba González del Río era una organización que se dedicaba al hurto de material de guerra de uso privativo de las Fuerzas Militares. Se pudo comprobar que el exoficial y su principal socio identificado como José Silva Rincón, alias el Gordo, también militar retirado, contactaron a expertos en armamento para que diseñaran y elaboraran las partes que faltaban en los fusiles extraídos de las guarniciones militares. “El modus operandi de la estructura consistía en extraer material de guerra y repuestos de los armerillos ubicados en distintas partes del país, a través de suboficiales responsables de los mismos, para luego utilizando la investidura militar transportarlos y así burlar los retenes policiales”, dice el documento del CTI. Asimismo, el informe de los investigadores afirma que “en la red también coparticipaban particulares expertos en armamento (armeros) que trabajaban clandestinamente y hacían las partes que faltaban para ensamblar las armas extraídas de los armerillos del Ejército Nacional en varios lugares del país”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad