Crímenes en moteles de Cali: esto es lo que saben las autoridades

Crímenes en moteles de Cali: esto es lo que saben las autoridades

Enero 24, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Homicidios en moteles de Cali

En los hechos de los moteles, autoridades establecieron que tras el análisis de cámaras, se determinó que a las habitaciones solo entraron las parejas.

Foto: El País

Dos semanas después de la muerte de tres parejas en Cali, dos hechos ocurridos en moteles y uno en una casa del Oriente, las autoridades avanzan en las investigaciones bajo un mismo patrón: todos los casos habrían sido feminicidios seguidos por suicidios.

Estas son las conclusiones a las que han llegado, preliminarmente, los investigadores de los casos, con apoyo de la Seccional de la Fiscalía en Cali, tras un análisis criminal hecho a cada acontecimiento.

Los tres hechos, al registrarse de forma consecutiva, llevaron a que la Policía adelantara visitas a los moteles para sugerir medidas de seguridad en estos sitios. Una de ellas es la compra de detectores de metales y armas para controlar el ingreso de esos elementos.

Una fuente judicial que maneja los tres casos, cuya identidad se protege, dijo que “con base en informes preliminares de necropsias y pruebas recopiladas, se puede establecer que los hombres habrían disparado contra las mujeres y posteriormente se quitaron la vida con las armas de fuego utilizadas. En los hechos de los moteles se utilizaron revólveres”.

El primer caso tuvo lugar el 11 de enero en la habitación 309 de un motel ubicado en la Carrera 6 con Calle 22, barrio San Nicolás, centro de Cali.

Las víctimas fueron identificadas como Rodrigo Satizabal Charria, de 51 años, propietario de grúas de construcción, y Nubia Osorio Hernández, de 50 años, contadora de una reconocida heladería en la ciudad.

“Los registros de las cámaras de seguridad del sitio y los tres testimonios de las personas que estaban en el motel llevan a que se establezca que no hubo la participación de terceros. Sin embargo, solo en este caso, las dos familias no lo consideran así y dicen que se trató de un doble homicidio, que alguien los asesinó, de todas formas la investigación no ha concluido y sigue su rumbo”, expresó la fuente.

Los allegados a cada víctima no creen en la versión de las autoridades, según dijo el investigador, porque “aparentemente no existían problemas entre ellos”.

Lo que se ha podido establecer, relató el investigador, es que un trabajador del lugar escuchó los disparos pocos minutos después de que las dos personas entraron a la habitación.

“Posiblemente solo pasaron tres minutos, no más”, afirmó la fuente al indicar que el arma fue encontrada en la escena de los hechos. Las dos personas tenían heridas de bala en la cabeza.

Rodrigo y Nubia, de acuerdo con la fuente, llevaban unos meses saliendo juntos tras separarse, cada uno, de sus anteriores parejas. Ella dejó una hija y él dos producto de su primer matrimonio, según se conoció.

Mientras las autoridades adelantaban las indagaciones preliminares del caso, el 13 de enero dos jóvenes fueron encontrados muertos en la habitación 209 de un motel ubicado en la Autopista Suroriental con Carrera 41A.

Jonathan Andrés Barrios Romero, de 23 años, y Valentina Arévalo Rodero, de 19 años, padres de una niña, tenían impactos por arma de fuego. Un revólver fue hallado en el sitio.

“Los cuerpos quedaron tendidos en el piso del cuarto. Ella, al parecer, intentó esquivar los disparos que él le hizo porque primero recibió dos tiros en el hombro, como si hubiera girado el cuerpo para protegerse antes de recibir un tercer disparo en la cabeza. Después de esto el hombre se habría disparado, también en la cabeza”, relató la fuente al indicar que el hombre, al parecer, había intentado quitarse la vida en otra oportunidad.

Las cámaras de seguridad del lugar y los testimonios recopilados por investigadores indican que no hubo participación de terceros en los hechos, “pues en los registros de videos solo se observa el ingreso de la pareja y luego de los disparos nadie sale de la habitación”.

Un día después, el 14 de enero, Sandra Patricia Angulo, de 30 años, fue asesinada en la madrugada por su pareja el mismo día que celebrara su cumpleaños.

Luego de lo ocurrido, su esposo Jairo Dionicio Quiñónez Martínez, de 37 años, se quitó la vida, indicó la fuente. Los dos cuerpos, que tenían heridas en la cabeza ocasionadas por arma de fuego, fueron encontrados por familiares en su propia casa de la Calle 82 con Carrera 28F, barrio Comuneros I.

En este suceso, a diferencia de lo que han podido conocer las autoridades en los otros dos reportes, familiares indican que el hombre era “celoso” y “posesivo” con Sandra Patricia, lo que habría desencadenado una posible discusión en la residencia que terminó en el fatal desenlace.

Precisamente, luego de registrados los tres casos, el coronel Henry Jiménez, subcomandante de la Policía de Cali, hizo un llamado a las parejas “a la tolerancia porque hay otras formas de resolver los problemas sin recurrir a la violencia. Lamentamos estos tres casos porque son seis vidas perdidas, seis tragedias familiares”.

Otro caso en motel

Beatríz Zuleyma Trochez Pencuá, de 28 años, fue la mujer hallada muerta en la habitación 33B del motel ubicado en la Calle 4 con Carrera 70.

Para saber quién fue el hombre que le quitó la vida por asfixia mecánica, investigadores están analizando los videos de las cámaras del lugar para identificarlo con ayuda de la familia de la mujer. “Las características físicas del agresor se ven bien en los videos”, dijo la fuente.

Vea también: Las fotos la falsa alarma de bomba que causó la evacuación de la Asamblea del Valle

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad