"Creo que las Farc pueden llegar a sentarse en un proceso de paz": Sargento Moreno

Abril 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

El sargento viceprimero del Ejército, Luis Alfonso Beltrán Franco, llevó la vocería en parte de la rueda de prensa.

Los cuatro militares liberados este lunes indicaron que por ocho años estuvieron encadenados por parejas.

"Los golpes que ha recibido las Farc los han hecho analizar y tomar unas decisiones diferentes a su ideología. Yo veo que ha cambiado para ellos ese pensamiento y a raíz de eso creo que las Farc puede llegar a sentarse en un proceso de paz". Estas fueron las primeras palabras que el sargento Luis Alfredo Moreno pronunció en libertad ante medios de comunicación. A su juicio, lo que pudo analizar en más de 10 años de secuestro es que los guerrilleros tratan de darse moral cada vez que son fuertemente golpeados por la Fuerza Pública."En 40 y pucho de años no ha habido ningún resultado, creo que ellos están pensando en un proceso de paz y eso es bienvenido y ojalá se haga una realidad para todos los colombianos, poder caminar por todos los campos con tranquilidad", dijo.Sentados en una misma mesa, Moreno y sus compañeros, los también sargentos Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo y Luis Alfonso Beltrán Franco relataron algunos aspectos del cautiverio, como por ejemplo la forma como las Farc los mantenía encadenados."Siempre se nos dijo: en caso de rescate, nos los quitan muertos pero no nos los dejamos quitar, vivos no se los llevan. Estuvimos ocho largos años encadenados por parejas las 24 horas del día, en ocasiones encadenados de los pies, años diría. Y en ocasiones encadenados en las manos también" , relató el sargento Arcia.Explicó que les dolió profundamente cuando se enteraron del asesinato en noviembre pasado de cuatro de sus compañeros a manos de las Farc tras un choque con la Fuerza Pública."De la partida para siempre de nuestros hermanos en cautiverio, eso fue el 25 de noviembre, un sábado, precisamente estaba jugando mi Santa Fe y prendí el radio y dieron la fatídica noticia de que en la mañana los habían asesinado. Para nosotros fue muy duro saberlo ya que llevaban 13, 14 años esperando la tan anhelada libertad para poder compartir con sus familias", agregó Arcia.Arcia, no obstante, nunca perdió la esperanza del rescate, aunque había el temor de la muerte."Eso ocurrió con la operación Camaleón, tres días después, el Ejército llegó donde estábamos nosotros. A 500 metros se oyeron unos disparos y el mando dio la orden de sacarnos. Ahí se evitó el rescate o que nos hubieran asesinado" , dijo Arcia.El sargento Salcedo, por su parte, relató que el trato cambiaba de acuerdo con el comandante a cargo. "El trato con un comandante fue distinto que con el otro. El primero era como muy tosco, no era muy humano. Con el último comandante que tuvimos fue una relación más amena. Había más diálogo, al menos todo los días venía y nos saludaba. Ese ambiente se lo inculcó a los guerrilleros. Con el otro como era más militar, el trato era más rígido" , dijo.Ese trato se evidenció cuando, por ejemplo, en el 2001 secuestrados civiles como Alán Jara, Consuelo González, Jorge Eduardo Gechem y Gloria Polanco llegaron al campamento donde se encontraban los uniformados. "Ellos manejan la vaina que nosotros éramos militares y que debíamos tener un trato militar y ellos eran civiles. Si era un poquito mejor el de ellos", dijo Salcedo.Ahora, con la llegada de la libertad, el panorama cambió de un momento para otro. El sargento Beltrán, con voz delgada, explicó que aún no han tenido tiempo de "visualizar" muchas cosas de esta sociedad y que eso llegará con el tiempo. "Nos enteramos de la ‘Operación Jaque’, los bombardeos. Los golpes duros a las Farc han cambiado las políticas de guerra y del conflicto, eso ha evolucionado también. Y como dijo un guerrillero: el presidente Santos es prudente pero nos ha dado golpes contundentes. Entonces le tenían como respeto por esa situación", aseguró Beltrán.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad