Consternación en El Águila por asesinato de niña de 13 años

Septiembre 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Cartago
Consternación en El Águila por asesinato de niña de 13 años

Comunidad de El Águila, norte del Valle, marchó por las calles del municipio exigiendo justicia por la muerte de una niña de 13 años.

La vida de Gloria Esperanza se apagó a temprana edad, solo tenía 13 años, cursaba cuarto de primaria en la sede Antonia Santos y era hija única de una familia campesina de este municipio nortevallecaucano.

El Águila enmudeció. Una marcha que parecía más un extenso cortejo fúnebre se tomó el municipio. Los estudiantes de todas las sedes de la institución educativa El Águila marcharon en silencio con banderas blancas y pancartas exigiendo justicia por el asesinato de su compañera y amiga Gloria Esperanza Ortíz Cardona.La vida de Gloria Esperanza se apagó a temprana edad, solo tenía 13 años, cursaba cuarto de primaria en la sede Antonia Santos y era hija única de una familia campesina de este municipio nortevallecaucano.La última vez que su madre la vio con vida fue el martes en la mañana cuando la envió a estudiar, desde entonces no se supo nada de la menor hasta la mañana del miércoles cuando fue hallada muerta y semienterrada en un cultivo cerca al casco urbano de la localidad.El jueves, sus compañeros, amigos, profesores, padres de familia y la comunidad en general salieron a las calles a repudiar el crimen. El cielo estaba gris, los radios se apagaron, la gente detuvo sus labores cotidianas y solo se escuchaba la sirena del carro de bomberos, el ondear de las banderas de papel y los gemidos de los menores que no entendían porqué su compañera ya no estaba.“Ella era alegre, era buena para charlar”, recuerda Valentina Vargas, una de sus compañeras de clase de años anteriores.Su profesora Nora de María Mosquera, la calificó como una niña respetuosa, sumisa, un poco retraída y a quien no le gustaba mucho participar de los eventos culturales, no obstante, el pasado 6 de septiembre desfiló por el municipio con la bandera del colegio para celebrar el aniversario de la institución.“Por eso quise que sacáramos la bandera del colegio al desfile, ella la llevó en la gran fiesta que le dimos al municipio por el cumpleaños del colegio”, explicó Esperanza Sabogal, rectora de la institución educativa El Águila.Para esta docente, lo ocurrido a su estudiante o mejor a “su angelito” como llama a sus chicos, no puede quedar impune, más cuando es un hecho que nunca se había visto en esta localidad de diez mil habitantes, enclavada en las montañas entre el Valle del Cauca y Risaralda.A las 10 en punto de la mañana partió la marcha. A su paso, los aguileños se lamentaban, otros lloraban y unos cuantos más solo se limitaron a bajar la mirada en señal de luto, porque aunque no conocieron a Gloria, vieron en ella el reflejo de sus hermanos, hijos, sobrinos y nietos. “Esto es algo nunca antes visto”, dijeron un par de madres de familia.Elisa Castaño se encontró con la protesta pacífica cuando pasaba por un costado del parque principal. Ella, quien por varios años habitó en la vereda San Luis donde vivía Gloria Esperanza con sus padres, dijo que esa vía definitivamente es muy sola y peligrosa, “para una niña es muy peligrosa”, lamentó.Lo ocurrido a esta menor aún es materia de investigación y aunque los rumores en el pueblo dicen que fue violada y apuñalada en varias ocasiones y por varias personas, aún no hay un dictamen de medicina legal que confirme lo que realmente le ocurrió.De hecho, la alcaldesa Nelly Argenis Grajales, públicamente instó a las autoridades a esclarecer los hechos lo más pronto posible y a los padres de familia a rodear a los hijos y velar por sus derechos.Entre tanto voceros de los estudiantes como Luisa Vargas, personera escolar, dijo que reprochaban lo ocurrido e hicieron un llamado para que desde la administración pública, se velara por sus derechos, les ofrecieran más espacios para el sano esparcimiento y mayor seguridad para que hechos como estos no se vuelvan a repetir jamás.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad