Conozca los túneles de los palestinos para comunicarse con el mundo

Diciembre 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Sal Emergui | Corresponsal de El País en Medio Oriente
Conozca los túneles de los palestinos para comunicarse con el mundo

Entre la Franja de Gaza y Egipto se calculan más de 1.000 túneles de contrabando en los últimos años. Hace cuatro años, Israel bombardeó varias de estas estructuras.

Desde el bloqueo de la Franja de Gaza, los palestinos se convirtieron en topos para comunicarse con el mundo. Pero también para armarse. Historia a varios metros bajo tierra.

Antes, durante y después de la reciente ofensiva militar israelí contra el grupo islamista Hamas, los túneles entre la Franja de Gaza y Egipto han constituido un factor fundamental en medio del conflicto. Fundamentales en su desarrollo. Fundamentales de una u otra forma. Para los palestinos, los túneles no solo conectan su territorio con Egipto sino que durante varios años han sido el único contacto con el exterior y la válvula que les ha permitido sostener la paupérrima economía de la Franja controlada por Hamas desde el 2007. Para los israelíes, mientras tanto, han sido el conducto “enemigo” por el que las milicias palestinas se han armado de forma significativa-en cantidad y calidad- gracias sobre todo a Irán.Entre los 1600 objetivos que las Fuerzas Armadas israelíes atacaron en los ocho días de la operación “Pilar Defensivo”, se cuentan más de 200 túneles de contrabando. No es algo nuevo ni mucho menos ya que en la anterior guerra, hace cuatro años, Israel bombardeó entre 400 y 500 túneles.Desde entonces, esas construcciones clandestinas han ido reproduciéndose. Antes de la masiva operación aérea contra los grupos armados de Gaza, en respuesta a los misiles y cohetes lanzados contra las poblaciones del sur de Israel, se calculaba que había unos 1100 corredores subterráneos entre Gaza y Egipto.Y por allí, nadie puede negarlo, ha pasado gran parte de la confrontación. No es casual que uno de los carteles que se ven hoy en la Gaza de la tregua con Israel, agradezca al régimen iraní el suministro de armas así como la instrucción en lo que a cohetes de largo alcance se refiere.Un negocio rentablePero más allá de constituir un instrumento vital para sobrevivir al bloqueo que Israel instauró sobre la Franja, tras la toma de control de Hamas en junio del 2007, los túneles han sido un floreciente negocio para los jerarcas islamistas. Según un informe del Washington Institute for Near East Policy, gracias a los impuestos que aplican por su utilización, multiplicaron en 13 sus beneficios entre el 2007 y el 2010. El 14% diario de los impuestos en el negocio de los túneles constituye una entrada nada despreciable en las arcas del régimen Hamas en Gaza.“Israel permite la entrada diaria de centenares de camiones con productos y medicamentos. Podríamos ampliar el cupo pero Hamas se niega. Afirman que la Franja no lo necesita pero es evidente que cuantos más productos entren de forma oficial y por tierra, menos negocio podrán hacer en los túneles”, dicen fuentes israelíes involucradas en las relaciones con Gaza.El bloqueo, tal y como se aplicaba en el 2007, se levantó en todo lo que se refiere a los productos (excepto los definidos como doble uso, es decir civil y militar) en verano del 2010. El motivo fue básicamente la condena y presiones de la comunidad internacional tras el asalto de la Marina israelí contra la flotilla organizada por el grupo IHH y que acabó con la muerte de nueve activistas propalestinos. Las flotillas intentaron -y aún intentan- romper el bloqueo marítimo para despertar la atención mediática internacional sobre Gaza y no tanto llevar ayuda.Israel alega que el bloqueo marítimo es legal, según el Informe Palmer de la comisión de investigación de la ONU en la que estaba incluido el presidente de Colombia, Alvaro Uribe. Asimismo difunde imágenes con varios casos de barcos interceptados con numerosas armas en dirección a Gaza.Hamas, por su parte, exige acceso libre a los puertos de Gaza. Si bien es verdad que en agosto del 2005 Israel se retiró de la Franja desmantelando todas sus colonias, aun mantiene el control y autoridad sobre los accesos terrestres, marítimos y aéreos, excepto el de Rafah (Egipto).Al interior de esas gargantas¿Qué entra por los túneles? Durante los años más duros del bloqueo, pasaba desde harina, arroz y combustible, hasta lavadoras. Esos años fueron como una llave que abrió la gran puerta: ahora incluso hay túneles que disponen de teléfono y servicio de electricidad. Túneles tan grandes que caben carros.Para entenderlo, la imaginación debe ampliarse: más qué túneles, se trata de pasadizos enormes que atraviesan la zona de Rafah llegando incluso a casas o edificios. Algunos superan el kilómetro y medio.Es por eso que a través suyo puede pasar arsenal y miembros de grupos armados palestinos haciendo el recorrido Gaza-Egipto de forma clandestina y en sentido de ida y vuelta.En este sentido, hay un fenómeno acentuado en los últimos dos años que preocupa casi por igual al Gobierno islamista en Gaza y en Egipto así como al de Benjamin Netanyahu en Israel: la movilización de grupos satélites o inspirados en la organización Al Qaeda interesados en actuar y crear una infraestructura ideológica y terrorista en Gaza y el Sinaí egipcio. Los miembros de este entramado salafista-yihadista aprovechan los túneles para entrar y salir de Gaza.La mejor prueba fue a inicios del pasado agosto cuando uno de sus comandos cometió un espectacular atentado. Tras matar a 16 agentes egipcios en un puesto policial en el Sinaí, penetró en Israel donde fue neutralizado por la Fuerza Aérea. Una de las primeras respuestas del presidente egipcio, Mohamed Mursi, fue sellar o al menos anunciar el cierre de decenas de túneles con Gaza. Solamente la muerte de 16 de los suyos elevó este asunto a la agenda de sus prioridades.Los túneles están administrados por clanes familiares y el Gobierno de Hamas. Desde el 2007 han supuesto una fuente de suministro vital para el 1.700.000 de habitantes de la Franja. “Cuando Israel reforzó su bloqueo y todavía no teníamos túneles, estuvimos a punto de morir asfixiados”, dice Abu Jihad Rikawi, hoy responsable de uno de esos pasadizos.¿Por que no se multiplican?Tras declarar la Franja controlada por Hamas como “entidad enemiga” (alegando por un lado que está en la lista de terroristas de EE.UU y por otro argumentando que una respuesta a los atentados y cohetes así como al ataque y cautiverio del soldado Gilad Shalit), Israel profundizó el bloqueo.La idea del entonces primer ministro Ehud Olmert era presionar a la población para que esta presionara a su vez a Hamas. Pero su “proyecto” fracasó y en lugar de expulsar al grupo islamista, los habitantes abrazaron la lucha armada. La crisis económica y el bloqueo fueron el caldo de cultivo para el radicalismo palestino en esa zona aislada y controlada con mano de hierro por Hamas.Con el 90% de las 3900 fábricas en Gaza obligadas a cerrar en su momento, los empresarios y sobre todo los dirigentes de Hamas vieron los túneles de contrabando como próspero negocio. Pero como toda empresa, necesita una inversión inicial considerable: un palestino convertido en experto en estas infraestructuras afirma que el costo para excavar y activar un túnel grande llegaba hace tres años a los 120000 dólares. Para uno “normal”, 90000 billetes. Como si fuera una casa, el propietario del túnel debía pagar además unos 3000 dólares a las autoridades para obtener el permiso. Hoy, gran número de esas inversiones están en ruinas. Uno de los empleados de los túneles, Abu Al Abid Sayeed, explicó hace poco que muchos túneles fueron destrozados durante la ofensiva Pilar Defensivo. Las reparaciones cuestan entre 5000 a 30.000 dolares. Según él, “los nuevos cuestan cerca de 100000”.Además, hoy, con el paso comercial israelí de Kerem Shalom abierto para prácticamente todas las mercancías, los túneles empiezan a perder fuerza. De hecho, ya no suponen el 90% de la entrada de los productos como antes.“En el primer año, ganaba entre 2000 y 3000 dólares por día. Ahora solo unos 200 dólares”, dice Sayeed. Pero a pesar de las quejas, casi cuatro semanas después del inicio de la tregua, Hamas y los propietarios se ocupan de reconstruir los túneles y reabrir la ruta hacia Egipto. Y a Irán, si se trata de armas.Dirigentes de Hamas niegan que en los acuerdos indirectos con Israel se hayan comprometido a cesar el contrabando de armas desde los conductos subterráneos. Israel, por su parte, avisa que no permitirá el rearme de las milicias. Así Sudán acusó a Israel hace un mes de atacar un importante depósito de armas que supuestamente suponía una estación intermedia antes de llegar a Egipto. De ahí a las milicias de Gaza, es un juego de niños. O de expertos en túneles.La histórica visita hace dos semanas del líder de Hamas en el exterior, Jaled Mashal, no solo supone un espaldarazo para el Gobierno islamista en Gaza sino quizás más consultas en torno al dialogo indirecto con Israel tras la tregua. Unos entendimientos que deben asegurar un largo periodo de calma y que no pueden ser completos sin los túneles más famosos de Oriente Próximo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad