Conozca los detalles del crimen ocurrido en centro comercial del norte de Cali

Octubre 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El pasado viernes, un homicidio ocurrido en los pasillos de un centro comercial del norte de Cali, disparó las alertas de seguridad de la ciudad. Entérese de más detalles del caso.

El menor de 17 años de edad que asesinó la noche del viernes pasado a un joven de 18 años, en un centro comercial del norte de Cali, al parecer lo estaba siguiendo minutos antes por los pasillos del lugar y cuando lo alcanzó le disparó en la cabeza.Un directivo de Andina de Seguridad del Valle, la empresa que está encargada de la seguridad del sitio donde ocurrió el hecho, explicó que el sicario, de tez negra, luego de propinarle por lo menos dos tiros en la cabeza a su víctima, lo remató con al menos otros dos cuando éste ya estaba tendido en el suelo boca arriba.Las autoridades informaron que el menor asesinado fue identificado como Yeison Fabián Camacho, quien residía en el oriente de Cali, en el barrio Potrerogrande y era conocido en el sector como ‘Tom Sawyer’, al igual que el personaje de aventuras de la novela estadounidense. ‘Tom Sawyer’, según la Policía, había estado recluido en dos ocasiones en Valle del Lili.La empresa de seguridad, por su parte, aclaró que no se trataría de un caso de fleteo porque al muchacho asesinado no se le encontró ni dinero ni documentos. “El sujeto portaba un arma de fuego cuando se inspeccionó el cuerpo”, afirmó el representante de la entidad.Asimismo, Andina de Seguridad del Valle expresó por medio de un vocero que la víctima, al momento del crimen, transitaba por uno de los pasillos del centro comercial y que en ningún momento entraba o salía de alguno de los locales.El intento de fugaTras ultimar a su víctima, el menor de edad, según las autoridades integrante de la pandilla ‘La Pradera’ -en el Distrito de Aguablanca-, empezó a correr a lo largo de todo el pasillo mientras uno de los guardas del centro comercial lo perseguía.Al tiempo que corría, el menor iba apuntando a la gente que encontraba a su paso; la gente, entonces, también corrió, contó la fuente de Andina de Seguridad.En su recorrido, el joven sicario gritó: “abran paso” en repetidas ocasiones. Su carrera terminó cuando otro guarda lo interceptó al final del pasillo. Entonces, el sicario volvió a gritar, “no vayan a disparar que soy un menor de edad”. En ese momento levantó las manos, se tiró al suelo y puso su arma a un lado. Los guardas de seguridad lo entregaron al grupo de la Policía Metropolitana que llegó al lugar unos minutos después. Las autoridades competentes ya iniciaron el proceso judicial del joven sicario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad