Conozca a la excongresista estadounidense que trabajará en Potrero Grande

Diciembre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Yefferson Ospina, reportero de El País
Conozca a la excongresista estadounidense que trabajará en Potrero Grande

"Los corazones de los caleños son muy fuertes. Quieren cambios y tienen sueños de salir de todos estos años de problemas".Dawn Engle, directora PeaceJam

La fundadora de PeaceJam, Dawn Engle, habla sobre el proyecto que busca la formación en liderazgo de jóvenes entre los 14 y 25 a través del estudio de la vida de galardonados con el Nobel de Paz.

Dawn Engle es la fundadora y directora de la organización sin ánimo de lucro PeaceJam, una fundación que trabaja con personalidades galardonadas con el premio Nobel de Paz, con el fin de formar líderes jóvenes en comunidades marginadas y con fuertes problemas de violencia de todo el mundo.

Engle, economista que trabajó durante doce años para el Congreso en Washington junto a varios senadores republicanos, ha sido nominada junto a la Fundación PeaceJam 15 veces al Nobel de Paz gracias a los proyectos desarrollados en  39  países con jóvenes en contextos de violencia y marginalidad. 

Lea también: 82 jóvenes del barrio Potrero Grande ya están vinculados a empresas de Cali

Engle visitó en los últimos días el barrio Potrero Grande, oriente de Cali, invitada por la  Universidad Javeriana y la Fundación Alvaralice, como parte de la presentación del proyecto ‘Embajadores PeaceJam’, que se desarrollará durante nueve meses en Cali. 

Este proyecto busca la formación en liderazgo de jóvenes entre los 14 y 25 años que estudiarán la vida de personalidades como Rigoberta Menchú, Desmond Tutu y el Dalai Lama. 

¿Por qué deciden venir a Cali?

Porque sabemos que en esta ciudad se vive una grave problemática con los jóvenes de escasos recursos, quienes se ven envueltos en espirales de violencia debido a que tienen muy pocas oportunidades laborales y económicas y se vuelven presa fácil de los narcotraficantes. Sabemos que Cali tiene una de las tasas más altas de homicidios en el mundo y nos interesa trabajar con los jóvenes para mejorar esa situación.

Exactamente, ¿qué hace la Fundación PeaceJam?

Somos un equipo de trabajo con más de 19 años de experiencia en todo el mundo, que nos dedicamos a fortalecer a los jóvenes y a formar líderes para que trabajen por los cambios en sus comunidades. La formación de los líderes se hace de una manera particular a través del estudio de la vida de varios ganadores del Nobel de Paz y todo un currículo diseñado por profesionales. Los jóvenes que participan de los proyectos desarrollan habilidades para reflexionar acerca de iniciativas que puedan modificar positivamente sus comunidad. En el proceso de formación exploran temas como la paz, la violencia, la justicia social y la opresión y desarrollan e implementan sus propios proyectos en sus comunidades.  

¿En qué otros países  ha trabajado con la fundación?

 Hemos estado en países como Haití, El Salvador, Guatemala, en Latinoamérica, y en otros países de África. Resulta muy interesante ver que a pesar de las diferencias culturales, la problemática que se vive en las ciudades de los países latinoamericanos, en lo que tiene que ver con la juventud, es semejante. Se trata de sociedades que ofrecen muy pocas oportunidades y en las cuales la venta y el consumo de drogas se ha establecido como una alternativa de vida para mucha gente.

¿Cómo superar ese estado de cosas que usted señala?

 Es necesario recibir el apoyo de Estados Unidos. Es muy difícil que las cosas en América Latina cambien si Estados Unidos no se inmiscuye en un verdadero proyecto de cambio social en esta zona. Por supuesto, sin acciones propias de los gobiernos de cada país tampoco se lograría este cambio. Pero la verdad es que las políticas dictadas desde EE. UU. son vitales para un cambio en los países latinoamericanos.

¿Cuál debería ser entonces la posición de Norteamérica respecto a los problemas políticos y sociales de América Latina?

Hay algo que yo, como alguien que conoció desde adentro las políticas exteriores de EE. UU., creo que debe cambiar porque ha resultado un fracaso: la lucha contra las drogas en todo el mundo de los últimos gobiernos norteamericanos. 

Yo trabajé con un senador republicano cuando se inició la guerra contra las drogas en el segundo mandato de Ronald Reagan. Cuando se planteó y se discutió esa política, apareció como una solución al problema del narcotráfico e incluso del consumo. Pero es evidente que ha fracasado. El consumo de drogas ha aumentado, las bandas de narcotraficantes se han fortalecido, la droga sigue llegando a Estados Unidos, que es el principal consumidor, y el fenómeno está cada vez mucho peor. 

Estados Unidos debe modificar esa política exterior como uno de los pasos necesarios para que mejoren las condiciones sociales y económicas de muchos países en América Latina.

¿Usted es entonces partidaria de la legalización del consumo de droga?

Si hay una política internacional que ha fracasado, es necesario intentar con otra. Por supuesto que el tema de la legalización es espinoso y requiere se tratado desde muchos puntos de vista, pero en lo personal, creo que es la opción indicada dadas las circunstancias. Todos los indicadores demuestran la necesidad de cambiar la política. En Chicago, en EE. UU., que es una de las ciudades más afectadas por el narcotráfico, han asesinado más personas que las muertas en la guerra en Iraq, en el mismo periodo. Cali, se cuenta como una de las ciudades con mayores índices de homicidios. En El Salvador la situación es mucho más grave y, como se sabe muy bien, México está casi al borde del colapso.

¿Qué opina del proceso de paz entre las Farc y el Gobierno?

Creo que en Colombia están haciendo lo correcto y que este proceso es parte del gran cambio que debe haber en todos los países para tener un mundo mejor. Este país tiene un potencial muy grande, personas con mucha chispa y muy inteligentes y se merecen una mejor sociedad en la que puedan explotar todo lo que tienen para el beneficio de todos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad