Conmoción en Roldanillo por asesinato de capitán del Ejército en el Urabá

Conmoción en Roldanillo por asesinato de capitán del Ejército en el Urabá

Marzo 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Cartago
Conmoción en Roldanillo por asesinato de capitán del Ejército en el Urabá

Capitán Mauricio Andrés Lugo, asesinado en el Urabá antioqueño.

Álvaro Arango, tío del capitán Mauricio Andrés Lugo López, dijo que la camioneta donde se movilizaba el uniformado vallecaucano fue impactada con fusiles.

El homicidio del capitán del Ejército Mauricio Andrés Lugo López, ocurrido este jueves en el Urabá antioqueño cuando se encontraba de vacaciones con su esposa e hijo, tiene conmocionado a Roldanillo, Valle, tierra natal del uniformado.  Lugo López creció en el barrio Ipira de ese municipio hasta que se vinculó a las filas del Ejército. La información que tiene Álvaro Arango, tío del uniformado, es que "la camioneta en la que viajaban fue impactada con disparos de fusil y mi sobrino perdió el control, se estrelló y después le lanzaron una granada". Cuenta, además, que el niño de 5 años está fuera de peligro. Pero aunque no sufrió heridas vio todo lo sucedido con su padre. "Con ese trauma tan tremendo no se qué secuelas psicológicas le queden". Por otra parte, se conoció que la esposa del capitán, Johana Alejandra Claros, está en delicado estado de salud. "Nos dicen que tiene muy mal la pierna derecha, que la podría perder porque se le incrustaron unas esquirlas que le afectaron mucho los tejidos y por eso la van a trasladar a Medellín", indicó el familiar del militar fallecido. El capitán Lugo López, quien tenía 30 años de edad, comenzó su carrera militar a muy temprana edad tras graduarse del Gimnasio Norte del Valle de Roldanillo. Sus familiares lo recuerdan como una persona muy respetuosa, noble y cuando estudió fue muy aplicado y siempre se destacaba por ser uno de los mejores estudiantes. "En el Ejército era intachable, tenía una hoja de vida impecable y por eso su éxito a tan corta edad", relata con tristeza su tío Álvaro, quien veía a su sobrino muy seguido, ya que viajaba a Roldanillo cada que tenía libre y aprovechaba para visitar a sus papás, hermano menor, abuela y al resto de familia. "Qué tristeza esa noticia, crecimos juntos y éramos amigos, deseo que descanse en paz", dijo Rogelio Agudelo, vecino del uniformado.   Lorena Ramírez, habitante de Roldanillo y conocida del capitán, también lamentó el suceso: "Hay recuerdos de la infancia y ver que se marche de esta manera es doloroso". El uniformado estaba a punto de iniciar el curso para ascender a Mayor.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad