Condena de once años a guarda por pedir $50.000

Septiembre 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El ex agente de tránsito fue condenado por concusión y ocultamiento de documento privado. La condena fue proferida por el Juzgado Tercero Penal de Circuito de Cali.

Una sanción sin precedentes de once años y diez meses de prisión le fue aplicada a un ex guarda de tránsito que fue hallado de culpable de pedirle, cuando prestaba esas funciones, una ‘mordida’ a un ciudadano, a cambio de no aplicarle una multa. Según el fallo judicial, el agente le solicitó a una pareja que violaba el ‘pico y placa’ $50.000 a cambio de no hacerles el comparendo. Además, de acuerdo con el testimonio que las dos personas entregaron en el juicio, el guarda Jainover Supelano les retuvo los documentos del automotor. La condena fue proferida por el Juzgado Tercero Penal de Circuito de Cali, con funciones de Conocimiento, por los delitos de concusión, y destrucción, supresión y ocultamiento de documento público y privado. “Se trata de una condena ejemplarizante. Es la primera vez que se logra llevar a juicio a un guarda de tránsito o policía que comete el delito de concusión. Es un ejemplo para que las personas se den cuenta que la justicia sí actúa en estos casos”, expresó una fuente de la Unidad de Administración Pública de la Fiscalía seccional de Cali.Agregó que “la mayoría de estos casos se quedan en la denuncia, pero cuando se les pide que testifiquen en un juicio se niegan y prefieren que todo se quede así”.El caso por el que fue condenado el guarda Supelano ocurrió el 6 de junio del 2008 cuando el funcionario de la Secretaría de Tránsito de Cali detuvo a una pareja en la vía Jamundí-Cali. A la altura del antiguo autocine de Piedragrande los hizo parar por transgredir el pico y placa de aquel día. De acuerdo con el testimonio del conductor, el guarda primero les sugirió que si le daban $50.000 no les hacía el comparendo.Luego, le retuvo los documentos del carro y lo citó a los patios del Tránsito Municipal. Allí le exigió la suma mencionada para devolvérselos y no sancionarlo. Aunque el infractor pagó el dinero, antes de acudir a la cita denunció a la Fiscalía el soborno del guarda.Después de realizar la investigación, un fiscal solicitó a un juez de Control de Garantías una orden de captura contra Supelano. El guarda fue arrestado el 28 de septiembre del 2009. Ese día le imputaron cargos por concusión, y destrucción, supresión y ocultamiento de documento público y privado. El juez que realizó las audiencias preliminares le dio el beneficio de detención domiciliaria.El agente de transito en el transcurso del juicio negó las acusaciones en su contra y ayer su abogado apeló la condena que le impuso el juez.Durante la audiencia de sentencia el juez de conocimiento también revocó la detención domiciliaria y ordenó que el guarda fuera trasladado a la Cárcel de Jamundí.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad