Con Langlois cautivo, las Farc buscan resucitar en la escena política

Mayo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE
Con Langlois cautivo, las Farc buscan resucitar en la escena política

Las autoridades desconocen el paradero del periodista francés Roméo Langlois, quien estaría en manos de las Farc en zona rural de Caquetá.

Analista señaló que con el secuestro del reportero francés Roméo Langlois, la guerrilla busca volver a negociar con el Gobierno Nacional.

Las Farc aprovecharon la presencia del periodista francés Roméo Langlois en unos combates con la Policía y el Ejército, el pasado 28 de abril, para secuestrarlo bajo el calificativo de "prisionero de guerra" y resucitar así en la escena política.Ese es el diagnóstico de varios analistas consultados por Efe sobre la estrategia de la guerrilla, que ha reconocido tener en su poder al corresponsal del canal France 24 y el diario Le Figaro , pese a que había renunciado al secuestro con fines económicos y haber liberado en abril a los últimos diez uniformados que mantenía en su poder."Las Farc aprovechan las circunstancias y toman como fundamento que tienen a Langlois como prisionero de guerra para tratar de volver a negociar con el Gobierno y buscar réditos políticos", dijo a Efe el director de la Fundación Seguridad y Democracia, Alfredo Rangel.En un comunicado divulgado el lunes a través de un blog de la agencia afín al grupo rebelde, Anncol, las Farc condicionaron la entrega de Langlois a la apertura de un debate sobre cómo se está cubriendo el conflicto armado en Colombia, al cabo de medio siglo de derramamientos de sangre.Para Rangel, ese fue el primer intento de revivir en el campo político, pues "está claro que no van a liberar al periodista a cambio de nada"; después pueden pedir el intercambio de Langlois con el también periodista Joaquín Pérez, director de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol) y encarcelado en Bogotá."Quizá también les interese que el Gobierno permita de una vez las visitas a lo que ellos denominan presos políticos o incluso una zona de despeje y desmilitarización", especuló Rangel.Por su parte, Alejo Vargas, doctor en Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia y estudioso del conflicto armado, sostuvo que la toma de Langlois fue "un caso fortuito de la guerra" porque no había manera de que los guerrilleros que atacaron al batallón policial supieran que había un reportero cubriendo esas tareas."No podían desaprovechar esta oportunidad", dijo, antes de reconocer que a pesar del rechazo generalizado hacia su reclamo, las Farc han conseguido que se replanteara el tratamiento del conflicto por los medios y por lo tanto han logrado la "visibilidad" deseada.Además, matizó que este tipo de secuestro no contradice el compromiso rebelde anunciado el pasado mes de febrero de no volver a tomar civiles cautivos a cambio de dinero, pues los fines de la retención de Langlois son eminentemente políticos.Vargas pidió no confiarse de las señales aparentemente esperanzadoras que ha enviado la guerrilla, como dicho compromiso o la entrega unilateral en una sola fase el pasado 2 de abril de los últimos diez policÍas y militares que restaban en su poder tras más de trece años cautivos.Mientras la incertidumbre rodea todavía la situación del periodista galo, las Farc prosiguieron esta semana su ofensiva armada con un ataque el jueves a un campamento de carabineros en la frontera colombo-venezolana que dejó siete uniformados muertos y doce heridos."Ellos van a continuar adelantando operaciones militares y no hay que llamarse a engaños: mientras no haya acuerdos con el Gobierno no van a cambiar su actuar", lamentó Vargas, a pesar de que sus capacidades militares "parece que disminuyen".La sombra del "intercambio humanitario" (canje de lo que los guerrilleros entienden como prisioneros de guerra por presos políticos, conceptos que no acepta el Gobierno colombiano) planea sobre el caso Langlois, según Rangel, lo que alerta de que "la historia se repite"."Es grave que el país se enfrente de nuevo a una reedición de una estrategia por la cual las Farc combinan otra vez sus tradicionales formas de lucha", concluyó el analista.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad