Con honores fueron despedidos los uniformados asesinados por las Farc

Noviembre 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
elpais.com.co
Con honores fueron despedidos los uniformados asesinados por las Farc

Los habitantes del municipio de Ospina le rinden honores al sargento del Ejército José Libio Martínez, asesinado por las Farc.

Los tres policías y el militar masacrados por la guerrilla fueron sepultados en Bogotá y Ospina (Nariño), sus lugares de origen. General Naranjo agradeció la solidaridad de los colombianos.

Los cuerpos sin vida del mayor Elkin Hernández, el intendente Álvaro Moreno y el coronel Édgar Yesid Duarte fueron trasladados en tres limosinas al cementerio Jardines de Paz, en el norte de Bogotá, mientras que el cadáver del sargento José Libio Martínez fue trasladado al municipio de Ospina, en Nariño, su tierra natal. En el centro religioso de la Policía en Bogotá, el general Óscar Naranjo, director de la institución, agradeció la solidaridad de los colombianos hacia las familias de las víctimas. Un centenar de uniformados de la escuela General Santander despidieron a los policías masacrados por la guerrilla el sábado pasado en zona rural de Caquetá. En la ceremonia el subintendente de la Policía, John Frank Pinchado, quien se le fugó a las Farc, hizo un llamado a las Farc para que dejen de secuestrar. Igualmente, la ex congresista huilense Consuelo González de Perdomo, quien estuvo secuestrada durante 7 años, expresó que esos actos aumentan el repudio de la ciudadanía hacia la guerrilla. En Nariño fue sepultado José Libio MartínezLa misma banda de guerra del Colegio Francisco de Paula Santander del municipio de Ospina, Nariño, que en varias ocasiones había ensayado el desfile y las melodías que entonaría para darle la bienvenida al sargento Libio José Martínez Estrada, cuando recuperara su libertad, fue la encargada de hacer una calle de honor y rendir un último homenaje al militar convertido en el héroe de esta región, ubicada en el occidente de Nariño, a dos horas y media de la ciudad de Pasto.Los sonidos de los tambores, interpretados por pequeños alumnos de la institución educativa, acompañaron el cortejo fúnebre en el que participaron al menos cinco mil habitantes del pueblo que salieron a ofrecer su apoyo a la familia del sargento Martínez, asesinado en cautiverio por las Farc el pasado fin de semana en las selvas del Caquetá."Siempre tuvimos la esperanza de verlo entrar libre al pueblo a este muchacho, bueno, estudioso y sobre todo buen hijo quien soñó desde joven con ser militar", dijo Mercedes Jativa una de las personas que también marchó acompañando el féretro del sargento Martínez.Ya en la iglesia, el sacerdote del Pueblo, pidió a los guerrilleros que ellos mismos se liberen de la situación que atraviesan, empuñando un arma sin justificación y los invitó para luchar de manera pacífica por la Paz.Libia Esperanza Estrada, madre del sargento Martínez, recordó que fue un miércoles de finales de septiembre cuando por última vez vio a su hijo con vida."Tenía muchas esperanzas de sacarnos adelante al papá y a mi, de ayudarnos, pues decía que el Ejército le iba a brindar muchas posibilidades para conseguirnos una casita en Pasto, me acuerdo cuando se despidió y dijo que volvería para antes de navidad, yo le dí la bendición", dijo la desconsolada madre.Pero solo su espíritu volvió 14 años después a aquel pueblo que se declaró en luto por la pérdida de manera violenta de uno de sus habitantes más queridos.Johan Stiven Martínez , hijo del sargento asesinado, se convertido en el símbolo del drama del secuestro en Colombia, él no se separó del féretro del militar, de su padre, de héroe colombiano. Haciendo el mismo gesto de aquel hijo que camino junto a su padre, acompañó todo el tiempo el cuerpo sin vida de la persona que le dio la vida, y a quien sólo conoció a través de los videos que fueron prueba de supervivencia. Así, caminando lo acompañó hasta el cementerio donde finalmente fue sepultado.En una muestra de valor y conteniendo su dolor, Jhoan dijo que su padre seguirá estando junto a él, así como aprendió a quererlo, en la distancia, a través de fotografías, videos y sueños no cumplidos."Mi padre está muerto para los demás, pero para mi no, sigue más vivo que nunca, sé que ahora desde el cielo su bendición y protección estarán conmigo", dijo el menor.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad