Con 199 homicidios en el 2012, Tuluá vuelve a tener uno de sus años más violentos

Diciembre 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Con 199 homicidios en el 2012, Tuluá vuelve a tener uno de sus años más violentos

La Policía Nacional designó 500 hombres de diferentes especialidades para que llegaran a las calles de Tuluá y ayudaran a contrarrestar los problemas de violencia.

El registro de homicidios, sin embargo, es una cifra inconclusa: falta que acabe el mes de diciembre.

Casi solo comparable con la época de la violencia paramilitar en el centro del Valle. Así fue este año en Tuluá, donde las muertes y la zozobra hicieron parte de la cotidianidad: 199 crímenes contabilizados en doce meses. Y eso, sin terminar diciembre. En comparación con igual período del 2011, en Tuluá se perpetraron 43 homicidios más, ya que en ese tiempo fueron asesinados 155 tulueños. Septiembre y octubre aparecen en los registros oficiales como los meses más violentos, con 28 y 30 casos respectivamente, lo que significa casi un muerto diario en un pueblo de doscientos mil habitantes. Y eso, sin tener en cuenta el subregistro, es decir, los muertos que no hacen parte de las estadísticas. Este año, además, muchas de esas muertes tuvieron un sello particular. Consignados en los medios de comunicación en tono de alarma, varios de esos asesinatos hicieron sonar el nombre de Tuluá más allá de las fronteras nacionales como consecuencia de la forma en que fueron perpetrados: desmembramientos, decapitaciones, mutilaciones. Tanto así que, en su momento, llegó a hablarse de una ‘mexicanización’ de la violencia, haciendo alusión a la forma en que algunos de esos crímenes se parecían a los cometidos por los carteles mexicanos.En el mes de agosto, incluso, los registros de homicidios ubicaron a Tuluá como uno de los veinte municipios más violentos del país. Esta fue la alerta que llevó a la Policía Nacional a diseñar estrategias para tratar de contrarrestar la problemática. Fue así como durante dos meses más de 500 uniformados de todas las especialidades se tomaron las calles de la ciudad implementando puestos de control, haciendo allanamientos y desmantelando expendios de alucinógenos. Según el comandante de la Policía Valle, coronel Nelson Ramírez Suárez, durante ese lapso, el Gaula conoció cerca de 500 denuncias de ciudadanos víctimas de los extorsionistas. El propio comandante de ese grupo de Antiextorsión y Antisecuestro estuvo despachando directamente desde Tuluá. Pese al balance de muertes, para la directora ejecutiva de Fenalco Tuluá, Gloria Amparo Fontal, esa intervención fue exitosa. Ella dice que desde entonces, al menos los comerciantes no tuvieron más problemas. Pero con respecto a la sensación global de seguridad, la líder gremial indicó que se está haciendo una encuesta para conocer la respuesta entre sus afiliados. Entre las acciones de las autoridades, en tiempo de intervención se destacan las capturas de algunos cabecillas pertenecientes a la banda criminal de Los Rastrojos. Entre ellos, alias El Indio, Picante y Jhon Estiven Hidrobo, quienes según la Policía eran algunos de los responsables de la violencia en la ciudad. Sin embargo, aún está libre alias Porrón, quien de acuerdo con las labores de inteligencia de la Policía, es quien ahora maneja el negocio del microtráfico. Y el microtráfico sigue siendo un generador de violencia. Es por eso que para muchos, sobre todo esos ciudadanos que tienen que transitar las calles, los que trabajan en las ventas nocturnas, en los negocios ambulantes, la intervención no dio los resultados que se esperaban, “porque esa gente se siguió matando”, como lo dijo en su momento un comerciante de la Calle Sarmiento. Al respecto, el secretario de Gobierno, Jhon Jairo Gómez Aguirre, dijo que “lo que pasa es que las muertes violentas obedecen a retaliaciones entre diferentes grupos que se disputan el territorio para establecer su negocio”. Así, pareciera que de muy poco sirvieron los $1.300 millones de pesos que este año invirtió la Administración Municipal en vehículos y equipos de comunicación para la Policía, el Ejército y la Fiscalía.Una posición vista de una manera muy diferente por las autoridades, pues según el Secretario de Gobierno de Tuluá, el accionar de los violentos se está contrarrestando con la implementación de diferentes proyectos, “la mayoría de carácter cultural, en los sectores más vulnerables de la localidad, donde subsisten las condiciones para que florezcan las diferentes manifestaciones delictivas”.Por esa razón, el funcionario cree que si el Gobierno Nacional, a través de las diferentes agencias del Estado, apoya decididamente los proyectos que se le presentaron, las condiciones de seguridad y convivencia en la ciudad van a mejorar este año que viene.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad