¿Cómo harán las autoridades para frenar los ataques guerrilleros en el Cauca?

Noviembre 14, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Cómo harán las autoridades para frenar los ataques guerrilleros en el Cauca?

En la madrugada del pasado domingo 6 de noviembre, la Estación de Policía de Piendamó, Cauca, fue atacada con cuatro cilindros bomba. Una persona muerta y tres policías heridos fue el saldo del ataque.

Vigilarán todos los accesos a los municipios más vulnerables. Alcalde de Toribío fue dado de alta.

Revisar el acceso de todas las personas y vehículos que ingresen a los municipios y aumentar los trabajos de inteligencia son algunas de las medidas que se tomarán en el Cauca para frenar la ola de ataques que tiene en vilo a la región. Así lo anunció el pasado domingo el gobernador del departamento, Guillermo Alberto González, al rechazar el ataque del pasado sábado en Toribío, donde tres policías y nueve civiles resultaron heridos, entre ellos el alcalde de la localidad, Carlos Alberto Banguero. “Vamos a reforzar la seguridad. Luego de discutirlo con la Policía y el Ejército, se acordó controlar todos los accesos a los municipios que estarían en riesgo de atentados como Toribío, Silvia, Argelia, Corinto, Miranda, Caldono y Siberia”, manifestó González. Y es que luego de la dada de baja de ‘Alfonso Cano’ en la vereda El Chirriadero, límites entre Suárez y Morales (Cauca), las Farc han lanzado explosivos en varios puntos del departamento, según las autoridades, como retaliación a la muerte del jefe guerrillero. El primero de los hostigamientos se registró hace ocho días en el municipio de Jambaló, donde un policía murió y tres civiles sufrieron heridas. A los pocos minutos, en la estación de policía de Piendamó, también se sintió el estruendo de un explosivo que cobró la vida de una persona. “Me sacudió la explosión": Alcalde de ToribíoA recoger unas remesas para las familias damnificadas por el invierno se dirigía el Alcalde de Toribío, cuando fue sacudido por las esquirlas de un explosivo que fue detonado en uno de los edificios de la Administración Municipal.El funcionario, quien ya se encuentra fuera de peligro, sufrió heridas en las piernas, el brazo derecho, la espalda y la nuca.“Eran las 9:30 a.m. y yo estaba pasando por la plaza cuando sentí el estruendo de un explosivo que me tiró al piso. El artefacto había sido abandonado en uno de los contadores de agua del edificio de la Alcaldía”, relató Carlos Alberto Banguero. La detonación también afectó a tres policías y a otros ocho civiles que se encontraban cerca al lugar. Debido a los derrumbes en las vías, los heridos más graves: dos policías, el Alcalde y otros dos civiles, fueron trasladados hasta Cali en un helicóptero Ángel III UH-60 de la Escuela Militar de Aviación Marco Fidel Suárez. Las cinco personas fueron internadas en la Clínica Valle del Lili. Aunque cuatro de ellos ya fueron dados de alta, uno de los agentes, quien se encontraba a tan sólo un metro del lugar donde fue abandonado el explosivo, tuvieron que apuntarle sus dos piernas debido a la gravedad de las heridas. El Alcalde de Toribío lamentó el hecho y recordó que el joven era uno de los tantos uniformados que en la mañana del sábado se encontraban haciendo controles en el casco urbano del municipio. Banguero rechazó que el ataque estuviera dirigido a él. “Fue sólo una coincidencia que yo estuviera pasado justo por ese lugar”. El mandatario, quien se encuentra en Santander de Quilichao recuperándose, informó que este martes se llevará a cabo un consejo de seguridad en el municipio para tomar otras medidas junto con la Fuerza Pública.“Nosotros como civiles es poco lo que podemos hacer, toca esperar que la inteligencia militar actúe para hacer control en el municipio”, manifestó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad