Comerciante al que lanzaron granada en Tuluá había denunciado amenazas

Comerciante al que lanzaron granada en Tuluá había denunciado amenazas

Agosto 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Comerciante al que lanzaron granada en Tuluá había denunciado amenazas

Este es uno de los mensajes de texto que recibió un comerciante de Tuluá, que anteriormente había denunciado una extorsión.

El comerciante, quien había denunciado una extorsión ante las autoridades, asegura que continúa siendo objeto de amenazas por parte de los delincuentes.

Los propietarios de la vivienda de Tuluá, a la cual desconocidos lanzaron una granada de fragmentación, denunciaron que desde hace tres meses están siendo presionados para que paguen una extorsión.Así lo dijo el comerciante Rubiel Antonio Tovar Gutiérrez, quien manifestó que todo comenzó cuando los miembros de esa familia, que es propietaria de una compraventa de café en el centro de Tuluá, tomaron la decisión de denunciar a dos extorsionistas que fueron capturados por el Gaula de la Policía."Desde entonces se nos acabó la tranquilidad porque las amenazas no cesan", indicó el señor Tovar, quien pidió protección de la Policía para salvaguardar su negocio y la integridad de los miembros de su familia que están amenazados."Las autoridades invitan a denunciar estos casos de extorsión y después lo dejan a uno solo", indicó el comerciante, a la vez que enseña las grabaciones y los mensajes de texto que los delincuentes le envían de manera constante, en las que le dicen que le van a asesinar a su hermana o a su sobrina, "para que le duela".A estos mensajes se suman tres panfletos o escritos que los delincuentes le entregaron personalmente en su negocio. Pero lo que realmente tiene afectada psicológicamente a esta familia tulueña fue la explosión de una granada que dos hombres a bordo de un motocicleta lanzaron este lunes en horas de la noche a su vivienda, ubicada en el barrio Samán del Norte, y que por fortuna no causó lesionados ni heridos."La situación es muy preocupante porque ya tuvimos que cerrar la bodega y 12 familias que dependen económicamente de este negocio se han quedado sin trabajo", manifestó Rubiel Tovar, quien tomó la decisión de encerrarse en su casa ante el temor de que le pase algo malo en la calle. Su famlia, entre tanto, se encuentra en otra ciudad por seguridad. Por su parte, el comandante de la Policía en Tuluá, capitán Julio Fernando Mora, dijo que desde el mismo momento en que estas personas denunciaron que estaban siendo blanco de la delincuencia se tomaron varias medidas de protección, como hacer las rondas de las patrullas en el lugar de residencia y en el negocio de la familia, pero que es imposible tener un servicio de policía en esos lugares de manera permanente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad