Cinco preguntas clave sobre el proceso de paz luego del secuestro del general Alzate

Cinco preguntas clave sobre el proceso de paz luego del secuestro del general Alzate

Noviembre 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co y Colprensa
Cinco preguntas clave sobre el proceso de paz luego del secuestro del general Alzate

Aunque en Cuba hay varios miembros del Secretariado de las Farc (como Carlos Antonio Lozada, Pastor Alape, Pablo Catatumbo e Iván Márquez), en Colombia continúan jefes subversivos que tienen poder de decisión, según dicen los analistas.

Analistas del conflicto armado responden qué podría suceder con las negociaciones y por qué la respuesta de las Farc sobre el plagio no fue clara en un principio.

El secuestro del general Rubén Darío Alzate junto a un suboficial del Ejército y una civil, la suspensión de los diálogos de paz por parte del presidente Juan Manuel Santos y el ambiguo pronunciamiento de las Farc sobre qué podría suceder con las personas plagiadas, han planteado una serie de preguntas sobre el futuro del proceso de paz colombiano. En medio de la que se ha llamado la peor crisis durante las conversaciones en La Habana, los delegados de las Farc aceptaron que un frente del grupo subversivo tiene en su poder al oficial y a otras dos personas, a quienes llamaron prisioneros de guerra, y dejaron en manos del Secretariado en Colombia la decisión sobre la liberación del militar. Sin embargo, el pronunciamiento de las Farc pareció carecer de claridad, pues inició con una rueda de prensa en la que alias Pastor Alape (miembro del Secretariado en Cuba) afirmó que aún no habían recibido información desde Colombia sobre el hecho, ocurrido en zona rural de Quibdó, Chocó, para que minutos después, por medio del blog de las Farc para el proceso de paz, el Bloque Iván Ríos confirmara el secuestro.Esto ocasionó que los mismos delegados de la guerrilla, esta vez encabezados por alias Pablo Catatumbo (también miembro del Secretariado), reconocieran el plagio y afirmaran que, si bien su voluntad es continuar en la mesa de negociaciones, se deberá establecer un canal de comunicación entre el Gobierno y los altos mandos del grupo subversivo en Colombia para "superar este impasse". ¿Cuál es el significado de estos pronunciamientos de la guerrilla y qué podría deparar a las negociaciones? El País consultó a varios analistas al respecto. ¿Qué significa que los delegados de las Farc en La Habana no hayan tomado una decisión sobre el secuestro del general Alzate?En principio, que la unidad de mando en la guerrilla en este momento está fraccionada, según lo confirmó el propio alias Pablo Catatumbo desde La Habana, al ser consultado sobre si la guerrilla liberará al general Alzate. "Acuérdense que en Colombia están los mandos y la dirigencia de las Farc al mando de la guerra, nosotros estamos aquí es con un mandato de paz", dijo. Para Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, que las Farc se hayan demorado en confirmar el secuestro de los dos militares y la abogada en el Chocó puede demostrar las dificultades que hay de comunicación entre los diferentes frentes de la guerrilla y los delegados que se encuentran en Cuba. Restrepo afirmó que esto también podría dar cuenta de una especie de negociación interna entre el Secretariado de las Farc y el Bloque Iván Ríos sobre la decisión de secuestrar al oficial, pero rescata que "por lo menos no se tomó una decisión apresurada" y que la misma estructura guerrillera, en su comunicado, afirma que está subordinada al Secretariado. Pero la duda sobre con quién se está negociando, y qué garantías se pueden obtener de la guerrilla, queda en primer plano con este hecho. "No todas las Farc están unidas. Hay unos frentes que actúan descoordinados del mando central. Entonces, si va a haber una desmovilización o zonas de ubicación cuando se cierre el conflicto ¿quién asegura que sí pueden cumplir?", dijo el congresista. Una visión similar tiene Rafael Nieto, quien afirmó que lo ocurrido este martes demuestra que "o los que están representando a las Farc en La Habana no los representan realmente, o la guerrilla está fracturada. Cualquiera de las dos situaciones son muy graves". Sin embargo, el analista del conflicto armado Diego Arias sostiene que, aunque hubo un desconocimiento inicial de los delegados de la guerrilla sobre el secuestro, que dejen el tema en manos del Secretariado en Colombia no da cuenta de una división dentro del manso subversivo. "Por el contrario. Lo que hay que entender es que en La Habana hay una mezcla de miembros del Secretariado y del Estado Mayor, pero faltan muchos que son importantes para tomar decisiones -como Timochenko y Joaquín Gómez- que están en Colombia o, según se dice, en Venezuela", afirmó Arias. El analista señaló que es importante diferenciar entre las decisiones que puede tomar la delegación de paz de las Farc, que están guiadas por los puntos del Acuerdo General con el que se iniciaron los diálogos, y las que puede tomar el Secretariado de la organización. Arias resaltó que a la hora de decidir qué sucederá con los secuestrados sí podrían incidir los altos mandos que están en La Habana, de los cuales dijo que pueden tener una perspectiva "más tranquila, más ponderada que la que tiene Joaquín Gómez desde las selvas del Caquetá".¿Qué esperan sacar las Farc de este secuestro?Aunque para los analistas es claro que la guerrilla tratará de sacar provecho político, dos peticiones parecerían haberse puesto sobre la mesa nuevamente: el cese bilateral del fuego durante las negociaciones y un posible intercambio humanitario. Clara Rojas, quien estuvo secuestrada por las Farc, dijo que "ellos no solo reconocen, sino que dicen que se van a seguir cometiendo hechos de este tipo y están presionando de alguna manera al Gobierno para que haya un cese bilateral de hostilidades".Sin embargo, los expertos en conflicto armado coinciden en que el cese bilateral traería mayores problemas a las negociaciones. "El cese bilateral del fuego es un imposible. Toca administrarlo, crear un dispositivo de veeduría y varias situaciones que, en vez de avanzar en la agenda, centrarían la discusión en quién violó la tregua o no", señaló Diego Arias.Sobre alguna condición o provecho político que intente imponer la guerrilla para la liberación del general Alzate, Jorge Restrepo afirmó que supondría una ruptura de los diálogos. "Lo único que podrían pedir las Farc y sería necesario, son canales de comunicación y espacios humanitarios para la liberación del General. Un despeje de unos tres días, un cese de operaciones en una región amplia".Rafael Nieto indicó que un cese bilateral "es poner a agonizar el proceso. Significaría que andarían a sus anchas por todo el territorio nacional y el Estado no puede permitirlo, le quitaría su capacidad militar. Lo que se debe exigir es un cese unilateral al fuego". Por su parte, Arias también descartó un posible intercambio humanitario, luego de que el Bloque Iván Ríos denunciara las condiciones precarias en las que están los subversivos en las cárceles del país. "Si no lo hubo en el momento en el que tenían lo que podría llamarse para ellos un botín grande, no lo habrá ahora", afirmó. El analista propone, en vez de un cese bilateral, que las Farc presenten gestos de paz como la desmovilización de los menores de edad que hay en sus filas, el desminado de algunos sitios sensibles para la población civil o el cese de acciones cerca de las poblaciones. ¿Qué posición deberá tomar el Gobierno Nacional?El lunes el presidente Juan Manuel Santos exigió la liberación del general Alzate y sus acompañantes y suspendió los diálogos de paz, al ordenar a los negociadores del Gobierno continuar en Colombia y no viajar a Cuba. ¿Qué debería hacer entonces el Gobierno luego de que las Farc pidieron una comunicación con Santos para resolver el tema del secuestro?Diego Arias afirmó que se tendrá que hacer una "negociación dentro de la negociación". Es decir, recordar las reglas de juego que establecen que se negocia en medio del conflicto, pues "cada que suceda algo en Colombia no se puede suspender el proceso, pues no se avanzaría". Jorge Restrepo propuso que se cree un canal de negociación con fines humanitarios, como se ha hecho anteriormente para la liberación de los secuestrados, en el cual será fundamental el papel de los países garantes y acompañantes, así como del Comité Internacional de la Cruz Roja, que ya ha participado en este tema. Por su parte, Rafael Nieto indicó que por haber un civil entre los secuestrados se violó el Derecho Internacional Humanitario, lo cual "debería ser un inamovible para las conversaciones de paz. Que negocien en medio del conflicto no significa que puedan violar el DIH".¿Qué dice lo ocurrido sobre la fortaleza o debilidad del proceso de paz?Los analistas han calificado el secuestro del general Alzate y la suspensión de las conversaciones de paz como el momento más crítico de este proceso en La Habana. Por un lado, están quienes afirman que los costos políticos de lo ocurrido son muy amplios, como Jorge Restrepo, quien asegura que se hizo un daño al proceso en términos de cómo lo ve la opinión pública. Rafael Nieto va más allá y cuestiona la negociación en sí, pues señala que solo las Farc han sacado ventaja de la misma. "La guerrilla sigue comportándose como la organización criminal que es. Tienen ventajas como que han recuperado legitimidad, ya no los llaman terroristas, tienen espacios de comunicación con la comunidad internacional y organizaciones afines".Pero lo que ocurra en los próximos días será clave para saber si es cierta la voluntad de ambas partes de no levantarse de la mesa hasta que se llegue a un acuerdo. La liberación del general Alzate, sus acompañantes, y los dos militares secuestrados en Arauca sería el gesto de paz que necesitan los diálogos para darles un impulso. "Con todo y las dificultades, este sigue siendo un proceso de paz que va bien. No es comparable con lo que ocurrió en el Caguán con el secuestro de Jorge Eduardo Gechem, pues las Farc no fueron a buscar al general para secuestrarlo, fue un acto de oportunidad producto de una falla de seguridad", explicó Arias. ¿Cómo queda el Ejército frente al secuestro del general Alzate?La forma como fue secuestrado el general Alzate ha sido criticada por algunos sectores e incluso se llegó a cuestionar qué hacía el oficial en una zona roja sin escolta y vestido de civil. Esas circunstancias llevaron inicialmente a muchos colombianos a pensar en la posibilidad de que las Farc no estuvieran detrás del secuestro, o que todo se tratara de un montaje para atacar el proceso de paz.Pero la confirmación de las Farc sobre el secuestro y las explicaciones del Ejército sobre la labor del general parecen dar por superados estos cuestionamientos. Para Jorge Restrepo, las dudas son "accesorias. No son importantes. Lo importante es salvar el proceso sobre la base de la liberación de los cuatro militares. Las circunstancias las aclarará en su momento el general, quien dirá por qué asumió los riesgos". Por su parte, Diego Arias afirmó que lo fundamental es que las Farc confirmaron que el oficial está en su poder. "Solo cuando sea liberado el país podrá conocer por qué procedió de esa manera. Ese error militar tiene un costo político enorme, pues ya la opinión pública estaba en contra de las Farc por el tema de los indígenas del Cauca".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad