Cinco asesinatos por día, en promedio, tuvo Cali durante el 2011

Enero 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cinco asesinatos por día, en promedio, tuvo Cali durante el 2011

En cada fin de semana del 2011, en Cali, Medicina Legal recibió un promedio de 40 cadáveres, de los cuales un 70% corresponde a casos de homicidios.

El año terminó con 1.845 asesinatos, 20 más que en el 2010. El 88% de los casos se cometió con armas de fuego. Venganzas, el principal móvil.

Cali, una vez más, tuvo un año violento. Durante el 2011 en la ciudad se cometieron 1.845 asesinatos, 20 más que en el 2010. A pesar de las medidas que anunciaron las autoridades locales y de la llegada de 1.400 uniformados que adelantaron el Plan Choque -liderado por la Policía Nacional-, la ciudad no logró disminuir el alto índice de muertes violentas. Al contrario, se incrementó un 1%. Ese fue el balance que hizo este martes el Comité Interinstucional de la capital del Valle, conformado por la Policía Metropolitana, Fiscalía, Medicina Legal y Secretaría de Gobierno. De acuerdo con estas cifras, la venganza sigue siendo la principal razón por la que se asesinan los caleños: el 41% del total de homicidios del año pasado fue por este móvil, un 3% más que en el 2010.Los homicidios por peleas entre pandillas también tuvieron un aumento del 1%: en el 2011 aportaron el 13% del total de casos. Los atracos, las riñas, problemas pasionales y balas perdidas fueron las otras razones que motivaron los crímenes el año pasado.Uno de los datos más preocupantes del balance del 2011 es el aumento en los homicidios cometidos con arma de fuego, teniendo en cuenta el debate que se ha desatado en el país frente a la prohibición al porte de estos elementos. Mientras en el 2010 los asesinatos por este mecanismo correspondían al 86%, el año el pasado el porcentaje subió al 88%. Falta alianzaLa tendencia al alza de los crímenes en Cali se debe, según algunos expertos, a la falta de una política integral de seguridad que ataque la violencia desde sus raíces. Para la analista María Isabel Gutiérrez, directora del Instituto Cisalva de la Universidad del Valle, los homicidios no sólo se deben a la delincuencia, sino también a los problemas de convivencia que existen en la ciudad. “Es necesario que todos los sectores trabajen de la mano, pues la violencia es multicausal. Tenemos que generar una cultura de prevención y adelantar un trabajo con educación, salud, empleo y vivienda, porque si no hay equidad, difícilmente se va a combatir la inseguridad”, sentenció Gutiérrez. Y es que los cinco barrios más violentos del 2011 pertenecen a las zonas más deprimidas de la capital. Siloé fue el que aportó más homicidios, con 46 casos, seguido por Mariano Ramos (42), Mojica (41), Manuela Beltrán (37) y Terrón Colorado (34). El barrio Potrero Grande, que en el 2010 encabezaba la lista de crímenes, ya no figura entre los quince más violentos; sin embargo, Siloé pasó del cuarto al primer lugar en tan sólo un año. El director médico del Hospital Universitario del Valle (HUV), Laureano Quintero, advirtió que el panorama de violencia en la capital del Valle sigue siendo crítico, al afirmar que en el 2011 la entidad recibió a diario un promedio de cinco heridos por arma de fuego, es decir, más de 1.800 en todo el año. “Hicimos un estudio juicioso de todos los casos. Incluso, entre el 19 de diciembre y el 1 de enero el promedio aumentó a siete pacientes diarios por este motivo”, indicó Quintero. Según el directivo del HUV, en la ciudad se requieren medidas integrales como la Ley Zanahoria y el control al porte de armas, “porque con soluciones provisionales es imposible cambiar el panorama”.De acuerdo con un reciente informe del Observatorio del Delito, hasta el pasado 18 de diciembre el 21% del total de víctimas mortales en la ciudad fue menores de edad y el 62% correspondía a personas entre los 18 y 35 años.Entre tanto, el director regional del Instituto de Medicina Legal (que cubre Valle, Cauca y Nariño), Jairo Silva, explicó que el año pasado no hubo una variación en el número de cadáveres que llegaron a la entidad en Cali. “El promedio siguió siendo de unos 40 cuerpos cada fin de semana, de los cuales el 70% correspondía a homicidios”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad