Hoy:

    Cinco años después del crimen de Rosa Elvira Cely, no paran feminicidios en Colombia

    Mayo 28, 2017 - 11:05 p.m. Por:
    Redacción de El País
    Homenajes Rosa Elvira Cely

    Con un encuentro reflexivo sobre los derechos de la mujer, familiares, amigos y grupos activistas conmemoraron los cinco años del feminicidio contra Rosa Elvira Cely en el Parque Nacional.

    Foto: Archivo Colprensa

    El miércoles pasado se conmemoraron cinco años de un crimen que conmocionó al país: el homicidio de Rosa Elvira Cely, quien fue golpeada, violada y empalada en el parque Nacional de Bogotá a manos de Javier Velasco, un compañero de estudio.
    Por los abominables hechos la justicia condenó a 48 de prisión a Velasco, asesino confeso. La indignación de la gente también llevó a emitir la ‘Ley Rosa Elvira Cely’ que sanciona hasta con 50 años de cárcel a los responsables de asesinar mujeres por su condición de género: los feminicidios.

    Pero pese a esta ley, según cifras de Medicina Legal, el feminicidio (el asesinato de una mujer “por su condición de ser mujer o por motivos de su identidad de género”, como lo define la ley 1761 de 2015), aumentó 22 %, al pasar de 100 muertes, en 2015, a 122 muertes, en 2016.

    El informe habla también de la violencia intrafamiliar y la violencia sexual, ambas con cifras preocupantes.

    En la primera hubo un incremento superior al 20 %. En total, se registraron 49.712 casos, entre los cuales las más afectadas (9.544 casos) fueron las mujeres entre 20 y 24 años.

    En la segunda, la violencia sexual, se presentaron 15.082 denuncias que, respecto a las 14.021 de 2015, significan un crecimiento de 7 %.
    En este punto, el factor más preocupante es que en el 41,53 % de los casos (6265) las víctimas eran niñas de entre 10 y 14 años, seguidos de los ocurridos a niñas entre 5 y 9 años.

    ¿Qué le pasa a Colombia?

    En la semana que concluyó un grupo de más de 400 mujeres, entre ellas algunas víctimas de violencia, se reunieron para conmemorar los cinco años del asesinato de Rosa Elvira Cely y dar un mensaje de repudió por los casos de feminicidio o maltrato físico o psicológico contra las mujeres.

    El evento contó con la participación de expertas y defensoras de derechos de las mujeres, quienes hablaron del por qué se siguen presentando delitos y hechos como estos, qué ha faltado para erradicarlos y qué se está haciendo para visibilizarlos.

    Para Isabel Agatón, exrepresentante de la familia de Yuliana Samboní, este tipo de casos se dan porque en Colombia vivimos en una cultura patriarcal que legítima el poder de los hombres sobre las mujeres, apoyados en algunos casos desde el derecho. Sin embargo señaló que el feminicidio de Rosa Elvira Cely sentó un precedente en la norma para endurecer finalmente las penas contra estos hechos.

    Aunque Aragón asegura que falta avanzar mucho para que se dejen de presentar en la cotidianidad este tipo de hechos, la ley de feminicidio es un paso en la dirección correcta.

    “Antes un hombre que mataba a su esposa o abusaba de ella, para luego darle muerte, era juzgado por homicidio y fácilmente quedaba libre en 15 años. Desde la Ley Rosa Elvira Cely se les da una pena máxima y no tienen derecho a rebajas. Además, ya hay instituciones, como la Secretaría de Mujer, que les ofrecen representación legal a los familiares de las víctimas”, comentó la litigante.

    El caso de Yuliana Samboní, ocurrido el 4 de diciembre pasado en Bogotá, abrió un debate en el país. La pequeña fue víctima de estrangulamiento, tortura y abuso sexual por parte del arquitecto Rafael Uribe Noguera, condenado por a 51 años de cárcel por este crimen.
    La abogada consideró que un primer paso para erradicar este tipo de violencia es terminar con los prejuicios y estereotipos por parte de servidores públicos, que terminan justificando las violencias contra las mujeres.

    “El mayor obstáculo para acabar con la cadena de feminicidios es seguir validando las acciones de los agresores, basadas en justificaciones sin base, como por ejemplo decir que la mujer se lo buscó por andar con uno y con otro o por llevar la falda corta”, indicó la jurista Aragón.
    Entre tanto, Isabel Cuadros Ferré, Directora Ejecutiva de la Asociación Afecto contra el Maltrato Infantil, consideró que en la violencia contra las mujeres ocurre exactamente lo mismo que pasa en la violencia contra los niños: “Las víctimas no son escuchadas, no se les cree. Nadie conoce más a su victimario que su víctima”.

    “Tenemos que aprender de los errores, de las mujeres asesinadas porque ellas nos cuentan la historia de la tragedia que se debió haber evitado”, agregó.

    En abril pasado, en un centro comercial de Bogotá, Julio Alberto Reyes tomó como rehén y luego asesinó a su ex pareja Claudia Johana Rodríguez.

    Este hecho evidenció las fallas en los mecanismos de protección para las mujeres denunciantes de cualquier tipo de violencia. El hecho, que tuvo lugar en una óptica del centro comercial Santa Fé y que terminó con la muerte del agresor luego de tres horas de negociación con la Policía, fue el desenlace de una historia de agresiones sufridas por Claudia Johana.

    El agresor era un hombre de 42 años quien había sido condenado por homicidio en 2006, luego de que intentara asesinar a su anterior pareja, María Margarita Acosta, y en el hecho, acabara con la vida de dos de los hermanos de la mujer y a ella la dejara gravemente herida.

    También se supo que Claudia Johana había llegado a Bogotá hace un mes, luego de separarse de Reyes debido a las agresiones que le propinaba.

    La especialista Isabel Cuadros señaló que “si queremos cambiar la violencia intrafamiliar contra los niños y las mujeres, tenemos que hacer política pública integral, tenemos que articular los sectores de salud mental y física, protección eficaz y justicia civil”.

    Lea también: "No podemos seguir pensando que las mujeres buscan su propio asesinato", dice Danny Ramírez

    En el Valle

    En los cuatro primeros meses de este año en el Valle se han presentado seis feminicidios, cuatro de ellos en Cali.

    La Gobernación del Valle anunció que este año tendrá lista en el barrio San Fernando una Casa de Atención Integral para la Mujer, para que confluyan todas las instituciones, que deben garantizarle atención a las víctimas de maltrato y violencia. En Cali también funciona la Casa Matria, para víctimas de maltrato intrafamiliar.

    CONTINÚA LEYENDO
    Publicidad
    VER COMENTARIOS
    Publicidad