Cauca, zona con más homicidios de defensores de derechos humanos

Septiembre 10, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

El Valle es el segundo departamento en el que se han denunciado más agresiones y amenazas. La ONU y ONG’s se quejan por impunidad en los crímenes.

Cauca y Antioquia son las zonas del país con mayor riesgo para los defensores de Derechos Humanos, mientras que el Valle es el segundo departamento en el cual hay mayor número de defensores amenazados,  de acuerdo con cifras de la ONG Programa Somos Defensores y la ONU.  Según ambas organizaciones, hasta el pasado 31 de julio en Cauca y Antioquia fueron asesinados 10 defensores de DD. HH.- cinco en cada departamento -  la mayoría de ellos, personas ligadas a organizaciones indígenas o grupos locales de izquierda. “Se trata de homicidios que nosotros hemos denunciado ante las autoridades y que no han investigado. Nosotros sabemos que detrás de todo esto hay una campaña en nuestra contra debido a nuestras luchas por recuperar la madre tierra”, afirma el gobernador del cabildo indígena de Corinto, Manuel Liz. Lo más preocupante, reza un informe de Somos Defensores, es que el 95 % de los casos de homicidios queda en la impunidad y no sobrepasan siquiera la fase de investigación preliminar. Según las propias denuncias realizadas por familiares de los defensores asesinados y por ellos mismos cuando recibieron amenazas previas a los homicidios, los principales grupos que estarían detrás de estos crímenes son organizaciones paramilitares como las ‘Águilas Negras’ y bandas criminales como el Clan Úsuga.  En el Cauca los homicidios se han cometido en los municipios de Guachené (2), El Patía, Caloto y Silvia. En el Valle del Cauca, los dos homicidios registrados este año tuvieron lugar en Palmira y Pradera.   De acuerdo con Francia Márquez, Defensora de Derechos Humanos de Suárez, Cauca, una de las grandes problemáticas en municipios como Buenos Aires, Guachené, Santander de Quilichao y Suárez, norte de ese departamento, es la minería ilegal y anticonstitucional que ha atraído a grupos armados paramilitares. “Lo que hay que denunciar es que la oposición de comunidades negras e indígenas a la minería que daña el medio ambiente ha hecho que muchos líderes sean amenazados y asesinados por los grupos interesados en explotar, incluidas las grandes corporaciones”, afirmó Francia Márquez. Agresiones y amenazas El Valle del Cauca es la segunda región con  mayor número de casos de agresiones a defensores de DD. HH.  Según el Sistema de Información sobre Agresiones contra Defensores de Derechos Humanos en Colombia (SIADDH), durante el primer semestre de 2015 fueron denunciadas en el Valle un total de 81 casos de agresiones, mientras que durante el mismo período del 2014 la cifra fue de 34. De acuerdo con denuncias hechas en la Fiscalía, los principales responsables de estos hechos son grupos paramilitares, seguidos por grupos desconocidos y agentes de la Fuerza Pública.  “La afectación es muy fuerte respecto a los líderes de izquierda a nivel local y a los representantes de afrodescendientes de los consejos comunitarios de la región Pacífico que sufren muchas amenazas y agresiones”, sostuvo el residente de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild.  Francia Márquez, líder del consejo comunitario de La Toma, norte del Cauca, sostiene que la mayor parte de amenazas que se están dando actualmente tanto el  Cauca como en el Valle contra defensores de DD. HH. se deben a la oposición que muchos de esos líderes están haciendo a la minería ilegal. “Al igual que sucede en el norte del Cauca, hay regiones el Valle como Zaragoza en donde la explotación minera es muy fuerte y es realizada por grupos criminales que tienen a amenazar y a desaparecer a quien se atreva a denunciarlos y a oponerse”, sostiene Francia. Además de las zonas mineras, los datos del Siaddh indican que la mayor parte de las amenazas y agresiones en Valle y Cauca se ubican en los municipios costeros de Timbiquí, Buenaventura, López de Micay, Guapi, Tumaco y toda la región del Naya, en donde campesinos llevan procesos de recuperación de tierras luego de haber sido desplazados por el conflicto armado.  Tal es el caso de Genaro García Ramírez,  líder de la comunidad afrodescendiente y representante legal del Consejo del Alto Mira y Frontera, asesinado el pasado 3 de agosto en zona rural de Tumaco por miembros de las Farc, quienes aceptaron días después su responsabilidad en el hecho.  García desde 2012 buscaba obtener títulos colectivos de sus tierras y hacer realidad los derechos territoriales de las comunidades afrodescendientes a través del proceso de restitución de tierras. Erlendy Cuero, líder afrodescendiente que trabaja con mujeres víctimas de la violencia en Buenaventura y en el Chocó, sostiene que en el Puerto las amenazas y las intimidaciones se hacen sistemáticamente contra los defensores de DD. HH. con el objetivo de evitar que iniciativas como el Espacio Humanitario se fortalezcan.  La Zona Humanitaria es un espacio donde residen habitantes de Buenaventura que han sido victimizados por bandas criminales. Tal espacio ha sido declarado como territorio libre de actores violentos y tiene medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para evitar la revictimización de los habitantes.   “Lo que buscan es intimidarnos para que dejemos estos procesos de reconstrucción social y así se les facilite su accionar criminal en el Puerto”, dice Erlendy. Aumenta violencia contra defensoresLos líderes y defensores con mayor número de asesinatos en el país  son los indígenas (9), el movimiento LGBTI (5) y líderes comunitarios (4). El incremento en agresiones contra defensores y defensoras  de derechos humanos durante el primer semestre de 2015,frente al mismo periodo de 2014, fue del 105 %, pasando de 194 a 399.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad