Caso de bebé asesinada prende alarmas por violencia contra menores en Cali

Agosto 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Caso de bebé asesinada prende alarmas por violencia contra menores en Cali

El cuerpo de la menor encontrada en el oriente de Cali no fue decapitado, según dio a conocer Medicina Legal.

En lo que va del año, 78 menores han sido asesinados en la ciudad. Balas perdidas y violencia intrafamiliar, lo más preocupante.

El asesinato de una bebé, que fue hallada en un caño en el oriente de Cali, prendió las alarmas por las cifras de violencia contra los menores de edad en la ciudad.La bebé, recién nacida, fue hallada en las aguas de un caño en el barrio Decepaz, en el distrito de Aguablanca. Las autoridades intentan identificar a la menor y encontrar a los responsables del atroz crimen. De acuerdo con el reporte del Instituto de Medicina Legal, la pequeña no fue decapitada, como se creía en un principio."Se trata de una bebé recién nacida que al momento de la necropsia aún tenía el cordón umbilical y quien presentaba signos de antropofagia en la cabeza", dijo el director regional de Medicina Legal, Jairo Silva. La antropofagia, explicó, significa que partes de la cabeza de la bebé fueron comidas por animales, pues el cuerpo llevaba cuatro días en descomposición. El hecho fue repudiado por el director general del Instittuto de Bienestar Familiar, Diego Molano Aponte, quien dijo que "un país que permite que maten a sus niños, no tiene futuro. Un acto como este nos destruye a todos y denota una terrible condición humana de quien o quienes lo practicaron. Es inconcebible que mientras millones de personas sueñan y viven por un hijo, haya gente capaz de cometer una atrocidad de estas proporciones".Este caso se suma a los 78 menores de edad que han sido asesinados en Cali en lo corrido del año, según las estadísticas del Instituto de Bienestar Familiar. Esto quiere decir que, en promedio, un joven muere cada tres días a causa de un hecho violento.La violencia contra los jóvenes de Cali se presenta de varias formas: balas perdidas, homicidios, abandono y hasta envenenamientos, son algunos de los casos que se han presentado este año en la ciudad.En febrero pasado, un hombre asfixió a su hija de 2 años en un paraje del municipio de Jamundí y luego intentó quitarse la vida. Cuando fue descubierto por los agentes de la Policía, el padre de la menor, quien sufre de trastornos depresivos, aceptó que la había asesinado. Un caso parecido se presentó días después, cuando otro hombre envenenó a su pequeña, de 22 meses; la niña se recuperó en el Hospital Universitario del Valle y su progenitor fue encarcelado por tentativa de homicidio.Los niños también son víctimas frecuentes de las balas perdidas, especialmente durante enfrentamientos entre pandillas en el oriente de la ciudad. Muchas veces quedan en medio de las balas cuando salen a la tienda, juegan en el parque del barrio o en la acera de su casa. A finales de junio, un niño de 10 años resultó herido por una bala perdida, originada por una riña entre habitantes de su barrio, El Diamante.Por esta razón, el director del Icbf hizo un llamado a la ciudadanía para que denuncie si tiene conocimiento de casos de violencia en contra de los menores e hizo un llamado a los padres de familia para que "estén pendientes de sus hijos y no los expongan a entornos de riesgos".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad