Casi un 10% de 556 presos por terrorismo en Perú tramita libertad condicional

Junio 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

todas las peticiones de libertad condicional se presentaron antes del 15 de octubre último, cuando entró en vigor una ley que negaba los beneficios penitenciarios a esos delitos e imponía el cumplimiento íntegro de la pena.

Casi un diez por ciento de los 556 presos que purgan penas por terrorismo en Perú está tramitando actualmente la libertad condicional, explicó hoy en una rueda de prensa el presidente de la Sala Penal Nacional, Ricardo Brousset.Brousset, cuya sala ve los delitos relacionados con el terrorismo y el crimen organizado, aclaró que todas las peticiones de libertad condicional se presentaron antes del 15 de octubre último, cuando entró en vigor una ley que negaba los beneficios penitenciarios a esos delitos e imponía el cumplimiento íntegro de la pena.Según el magistrado, desde esa fecha la Sala que preside ya ha resuelto, en segunda instancia, 30 casos presentados por el juez, de los cuales ha confirmado la libertad condicional en 20 ocasiones y la ha denegado en 10.En este momento hay 54 peticiones pendientes de resolver, de las que 15 son estudiadas por el Instituto Nacional Penitenciario y el resto han pasado ya a nivel judicial.Entre las primeras se encuentra la de Osmán Morote, el "número dos" del grupo terrorista Sendero Luminoso, o Marisa Garrido Lecca, una bailarina procedente de una familia aristocrática que alojaba en su domicilio a Abimael Guzmán, el fundador de Sendero.Brousset recordó que en los últimos años ha habido unas 500 excarcelaciones de presos por delitos terroristas, pero la liberación de la estadounidense Lori Berenson el pasado 26 de mayo -tras pasar en prisión 15 de los 20 años a que estaba condenada- ha causado una polémica que él atribuyó al "ruido mediático".Además, afirmó que los excarcelados por terrorismo hacen casi en su totalidad expresa mención de arrepentimiento, pese a que no se lo exija la ley, y respetan las restricciones impuestas por los jueces hasta el punto de que ninguno de ellos ha vuelto a la prisión, como sucede con frecuencia con los delincuentes comunes.Entre las restricciones suelen figurar la prohibición de actividades vinculadas con ideologías terroristas "aunque sean políticas" , así como tener contacto con otros presos en libertad condicional.El magistrado recordó que un preso que sale a la calle ha demostrado su capacidad de readaptación y tiene todo el derecho a la reinserción, y condenó que se siga calificando de "terroristas" a los excarcelados, como sucede con frecuencia desde los medios y la clase política, incluidos los ministros del gobierno.Brousset subrayó que hay al respecto "presiones sobre la independencia judicial" y recordó que los medios de comunicación, los partidos y el Estado deben velar por esa independencia.La liberación de Berenson -condenada por sus vínculos con el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru, MRTA- causó un gran revuelo, con intervenciones de políticos y periodistas contrarios a la concesión de cualquier beneficio a los condenados por terrorismo.Sendero Luminoso, y en menor medida el Mrta, desataron una violenta campaña contra el Estado peruano en los años ochenta y noventa que costó la vida a casi 70.000 personas, de las que la mitad son atribuidas a Sendero y cerca de un tercio a agentes del Estado o asociados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad