Cara a cara: polémica por propuesta de desarmar a los vigilantes en Colombia

Enero 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Cara a cara: polémica por propuesta de desarmar a los vigilantes en Colombia

Las empresas de vigilancia privada apoyan las labores de la Policía en algunas ocasiones.

Superintendente de Vigilancia propuso desarmar a los guardas de seguridad. Cara a cara entre el Cerac y Andevip.

A raíz del debate generado por la propuesta del alcalde Gustavo Petro sobre la restricción de las armas de fuego, las opiniones se han polarizado en diferentes sectores.Esta semana el superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada de Colombia, Luis Felipe Murgueítio, propuso que los vigilantes estuvieran sin armas en sus respectivos lugares de trabajo.La propuesta es que se desestimule el uso de revólveres y pistolas en la vigilancia privada a través de la “concientización al cliente de que un vigilante con arma no es la solución, ya que hay otros elementos como las armas no letales”.“Preferimos hombres que establezcan una buena comunicación con la Policía que vigilantes con armas”, agregó el Superintendente.Argumentos en pro y en contra de la medida van y vienen. Por ejemplo, Claudia Navas, coordinadora de la línea de investigación de El Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, sostiene que aunque las armas estén en poder de personal idóneo siempre van a generar un riesgo. Tal opinión no es compartida por el coronel (r) Juan Luis Gutiérrez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Entidades de Seguridad Privada, Andevip, quien sostiene que “los vigilantes tienen un alto nivel de capacitación, que son personas idóneas y competentes para utilizar las armas”.Juan Luis Gutiérrez, director ejecutivo de Andevip¿Qué piensa acerca de la propuesta que establece el Superintendente Luis Felipe Murgueitio, para que los vigilantes no porten armas de fuego? Nos parece que es inconveniente porque el Estado tiene la responsabilidad de garantizarles la seguridad a todos los ciudadanos en unas condiciones óptimas, pero también es consciente que tiene limitaciones y por eso tiene la posibilidad de que los privados proporcionen seguridad a los ciudadanos. Y para poder hacer eso se crea un marco legal, que es el estatuto de vigilancia y seguridad privada.¿Qué es más seguro para un ciudadano un vigilante con armas o uno sin armas? Considero que cuando el señor Superintendente plantea desarmar los vigilantes, particularmente para los conjuntos residenciales y los centros comerciales, nosotros creemos de que existe un riesgo permanente. Es decir habrá un edificio que no necesite vigilancia armada, pero es posible que haya otro edificio donde por la naturaleza de las personas que vivan ahí requiera vigilancia armada, lo mismo sucede con los centros comerciales, unos no ameritan una vigilancia armada, como habrá otros que sí.Con respecto a las estadísticas que reveló el Superintendente acerca del uso de las armas de fuego por parte del sector de seguridad privada en Colombia, ¿usted qué piensa? Los incidentes son realmente mínimos: el 0,093%, que son 23 casos de empleo de armas por parte de los vigilantes desde el 2007 a la fecha. Esto nos dice que los vigilantes tienen un alto nivel de capacitación, que son personas idóneas y competentes para utilizar las armas.Segundo, el hecho de tener una persona armada en una entidad pública se convierte en una forma de disuadir la actividad delictiva.El Superintendente habla de quitar las armas de fuego para reemplazarlas por las armas no letales. ¿Qué piensa?Ahí hay un gran vacío jurídico en definir qué son armas no letales. Hoy por hoy las armas legales las vende Indumil y las personas naturales o jurídicas realizan una solicitud y las pueden adquirir. Entraríamos en un tema bastante complejo. Las armas no letales son útiles y disuasivas. Claudia Navas, coordinadora de investigación del Cerac¿Qué piensa acerca de la propuesta que establece el Superintendente Luis Felipe Murgueitio, para que los vigilantes no porten armas de fuego?Es una medida muy positiva. El estudio The Small Arms Survey de 2011, sobre las empresas de seguridad privada a nivel mundial, dice que la proporción de empresas de seguridad entre América Latina y otras regiones es mucho más alta, comparada con Europa Occidental es 10 veces superior. El personal de empresas de seguridad privada en el país es de 120.000 según este estudio.Si realmente no funciona como un elemento de vigilancia como se podría creerlo, entonces para qué exponemos a la gente ante una persona armada. El mensaje de esta propuesta es que las armas de fuego, así sea en manos de expertos siempre son un elemento riesgoso.¿Qué es más seguro para un ciudadano un vigilante con armas o uno sin armas?Yo creería que al ciudadano le es más favorable que la Policía cumpla su función de defender la propiedad y la vida de las personas. Como ha sido planteado en la legislación colombiana. La vigilancia privada es un complemento de la seguridad pública y no puede verse como un reemplazo en ningún momento de la responsabilidad que tienen las autoridades de defender a los ciudadanos.Con respecto a las estadísticas que reveló el Superintendente acerca del uso de las armas de fuego por parte del sector de seguridad privada en Colombia, ¿usted qué piensa?Como lo señaló el Superintendente desde 2007 hasta el día de hoy sólo se han presentado 23 casos donde los vigilantes privados armados han hecho uso de sus armas de fuego, entonces, esto nos permite cuestionarnos si realmente las armas de fuego funcionan como un elemento real de seguridad.El Superintendente habla de quitar las armas de fuego para reemplazarlas por las armas no letales. ¿Qué piensa?Creo que hay escenarios donde un arma de fuego no es necesaria, es más una apariencia que se le quiere dar a la gente. Sería muy importante complementarlo con una mayor coordinación, como tener una comunicación fluida con la Policía para que pueda llegar rápido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad