Capturas en flagrancia, éxito del Plan Cuadrantes de la Policía en Cali

Capturas en flagrancia, éxito del Plan Cuadrantes de la Policía en Cali

Agosto 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País

Las aprehensiones en el sitio y hora de los hechos este año subieron 28%. La llave ganadora: unión entre la ciudadanía y la Policía.

Son las 4:00 de la tarde y el barrio Chiminangos hierve a 32°C que parecen 40°C. Un hombre sale al antejardín a tomar la brisa de la tarde. Tiene en sus brazos a una pequeña de 4 años. Un joven que camina como cualquier transeúnte descarga varios tiros mortales en la humanidad del hombre, que se desploma ante el grito herido de la pequeña.Los vecinos salen de sus casas, ven la escena y reaccionan. No se quedan viendo que el homicida escapa a pie. Una llamada por celular a los policías del cuadrante les indica las coordenadas y la descripción del agresor y empieza la búsqueda.Un policía bachiller que está de turno, observa al delincuente tratando de entrar a una casa del sector para esconderse. El patrullero forcejea con él en la puerta y le impide que la cierre y obtenga así el pasaporte a la impunidad. Llegan las patrullas de apoyo y el homicida es capturado con el arma en la mano. Inicialmente quiso hacerse pasar por un menor de edad, pero al verificar la información en el sistema de datos la Policía confirma que es mayor de 18 años, solo que no ha diligenciado su cédula.Esta escena de la vida real y sucedida la semana pasada, la recrea el teniente Jaime Hernán Holguín, comandante de la Estación de Policía La Rivera, del Distrito 2 de Cali. Pero no es la única. Si en 2011 la Policía capturó en flagrancia 6.573 delincuentes por distintos delitos, en lo que va corrido de 2012 ya van 8.417 detenidos. Es decir, la efectividad del Plan de Vigilancia por Cuadrantes en estos siete meses puso tras las rejas 1.844 infractores de la ley más que en todo el año pasado.En palabras del comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Fabio Alejandro Castañeda, la respuesta oportuna de la Policía, sin necesidad de esperar una orden judicial, sino en el sitio y momento de los hechos, subió un 28% en 2012, gracias a esa iniciativa.En junio pasado una persona retiraba su prima y salario de un cajero automático en el centro comercial del noreste de Cali. Unos sujetos extraños se le acercaron. Otros ciudadanos se dieron cuenta de la situación y la reportaron a la Policía. Los agentes llegan en el momento en que los fleteros escapan en dos motos con el dinero. En la persecución hay cruce de disparos y uno de los delincuentes se cae de la moto y es aprehendido. El otro huye con una mujer parrillera en otra moto, pero son capturados en la Avenida Cuarta Norte con Calle 70.Esta escena tampoco tiene elementos de ficción y los héroes son patrulleros del Plan Comunitario de Vigilancia por Cuadrantes que, gracias al aviso oportuno de la ciudadanía, evitaron que los ladrones huyeran fácilmente, como solía ocurrir.Dos individuos llegan a plena luz del día a un almacén de pinturas en la Calle 18 entre carreras 23 y 22. Intimidan a los empleados con armas de fuego, se roban el producido del día y atracan a cinco clientes que están en el lugar. Una persona alcanza a llamar a la Policía que llega en minutos y captura a los delincuentes que intentan escapar en una moto con las placas tapadas. Se recupera el dinero y objetos robados, se incauta el vehículo y un revólver original. Los sujetos, que ya tenían antecedentes por hurto, hoy están detenidos porque todas las víctimas pusieron las respectivas denuncias.La escena tampoco es fruto de la imaginación del teniente Luis Fernando Hernández, de la Estación de Policía de Junín, sino una experiencia de su diario accionar. Y del de más de 5.000 agentes distribuidos en 198 cuadrantes en los que la Policía Metropolitana de Cali ha subdividido la ciudad para brindar una mejor y más oportuna cobertura. De este calibre son los delitos que a diario evitan los patrulleros.El mismo general Castañeda tiene su propia historia. Un hombre lanzó una granada frente a un centro de estética junto al Hotel Metrópolis Plaza, de la Carrera 42 con Calle 9, al sur de Cali hace dos semanas. Un ciudadano llamó al celular del policía del cuadrante y le da claves del individuo, como que viste camiseta roja.Comienza la persecución de los policías del cuadrante, las patrullas motorizadas de apoyo y agentes de inteligencia. Uno de los policías detecta a un hombre con la descripción que dieron los ciudadanos, pero que ya no viste la camiseta roja sino una camisa blanca. Lo detienen, lo requisan y los mensajes de texto de su blackberry lo delatan: “Sí, ya cumplí la orden”, “ya lancé la granada y hay una persona herida que la llevaron al hospital” y “llegó la Policía, me voy de aquí porque esto está muy caliente”.“Eso fue lo que nos permitió efectuar la detención en flagrancia– explica el general Castañeda–, porque ya no lo encontramos con la granada, pero el señalamiento de la ciudadanía que nos dice ‘es él, yo vi cuando la lanzó, tenía una camisa roja y se la quitó’, esa denuncia es la que sirve, adivinos todavía no somos y tener un policía en cada esquina es imposible”.El general Castañeda resalta la ayuda de los ciudadanos que ofician como policías ‘ad honorem’. Como aquel que se tomó el trabajo de seguir a dos delincuentes que hace tres meses le lanzaron una granada a una ferretería. El señor advirtió que los sujetos se montaron en una moto, que luego se bajaron, se cambiaron de camisa y de gorra y luego se montaron en un taxi.Con esos cabos sueltos, dignos de un Sherlock Holmes criollo, la Policía inició la búsqueda que terminó con la captura de dos mujeres y dos hombres, que ya están judicializados por terrorismo e intento de homicidio.El general destaca que estos casos demuestran que la llave ciudadanía-policía es el equipo ganador contra la criminalidad. Y el coronel William Eduardo Sánchez, comandante de la Estación de Policía Fray Damián, lo confirma con casos que parecen extraídos de una novela urbana escrita por ciudadanos de a pie.Como aquel vecino del barrio Calima, que siempre que le llama, es captura fija. La última vez que le timbró al celular a la madrugada, le dijo: “Hubo disparos en la Cra. 1 con Calle 62”. Los agentes del cuadrante llegaron en dos minutos al sitio y capturaron a dos homicidas de un hombre que no alcanzaron a huir. Y relata más situaciones de capturas de presuntos fleteos, de ladrones capturados con las manos en la casa o en vehículo ajeno, en fin... Por ello, el general Castañeda insiste en que la confianza es la mejor arma. “Con la confianza de la Policía en su ciudadanía y de la ciudadanía en su Policía hemos logrado derrotar la indiferencia. Cada vez los ciudadanos son más cercanos y eso nos permite responder positiva, oportuna y eficientemente al llamado de la comunidad”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad