Capturan a cantante de música popular por homicidio

Capturan a cantante de música popular por homicidio

Mayo 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

A la salida de un bar fue detenido un joven cantante que tiene procesos por cerca de 30 homicidios en Bogotá. Es de los asesinos más temidos de la ciudad.

Tiene cara de niño. Es afinado cuando canta y la tesitura de su voz es la propia de los cantantes de música popular tan de moda por estos tiempos. Es aclamado en varios escenarios en los que sus servicios era uno de los más solicitado en las galleras del sur de la ciudad.Su talento había trascendido más allá y los videos de sus canciones eran de los más visitados en las páginas del portal You Tube. Una de ellas, ‘Te extraño’, era de las más frecuentadas y, según consta en el registro de comentarios, muchos lo comparaban con Giovanny Ayala, Jhonny Rivera e incluso con el mismo Pipe Bueno.No obstante, Carlos Valencia no solo es reconocido por su talento en el escenario. La semana pasada fue detenido a las afueras de un local bogotano, señalado por las autoridades como el responsable del asesinato de Jairo Figueroa, un expolicía amante de las peleas de gallos.Ese día, el pasado cinco de mayo, Valencia fue contratado para amenizar la contienda gallística de turno. En plena fiesta de espuelas y canciones, al parecer, se presentó un altercado entre el expolicia y el cantante, que dejó como saldo la muerte del primero a manos del segundo en el barrio San Jorge, cuando Figueroa se disponía ingresar a su vivienda.Quería huir"Te amo de aquí a la luna", decía una de sus fanáticas sobre sus canciones en el citado portal. "Dios te va a recompensar por ese talento", agregaba la mujer sin conocer que Valencia, con su cara de inocencia, era el terror de los comerciantes y transportadores de Soacha, Bosa y Ciudad Bolívar a quienes les pedía millonarias extorsiones por hacer circular sus vehículos o por vender sus productos en esas localidades.De allí que también sea procesado por los delitos de extorsión y terrorismo. A la par con su carrera delictiva estaba la de cantante. En promedio, por cada presentación, cobraba entre 300 y 500 mil pesos. Mientras que por los asesinatos, cobraba entre dos y cuatro millones.Pese a que el sicariato, sin duda, le dejaba más ganancias, Valencia nunca descuidó su presencia en las tarimas y en la red. Tras su detención, fue presentado ante un juez de garantías y enviado a prisión. El seguimiento lo hizo la Sijín por cerca de diez meses y además, se evitó que este joven, con cara de niño, huyera hacia España como lo tenía planeado, no a cantar ni a enamorar europeas, sino a matar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad