Capo de la Camorra italiana fue hallado en un búnker bajo tierra

Diciembre 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El cabecilla de la mafia napolitana era uno de los dos hombres más buscados de Italia.

Michele Zagaria, el jefe de jefes de la Camorra, la mafia napolitana, se escondía en un búnker construido debajo de su casa en la provincia de Caserta, en el sur de Italia.Un centenar de policías rodeó la casa del jefe de la mafia italiana, cortó el suministro de energía y esperó a que saliera del sótano de su vivienda gritando su rendición. El operativo puso fin al misterio del paradero de Zagaria, de quien no se tenían pistas desde 1995. El jefe de los Casaleses, el clan más poderoso de la Camorra, se había convertido en el capo más buscados por la Justicia al dirigir el clan más poderoso y despiadado de la Camorra.Zagaria, de 53 años, está condenado a varias cadenas perpetuas por asociación mafiosa, homicidio, posesión ilegal de armas y extorsión.Según los medios de comunicación italiano, tras ser localizado por la Policía, el mafioso exclamó con ironía: “Habéis ganado. Ha ganado el Estado”.El búnkerEl capo italiano había escogido como escondite una casa de campo en la que había residido la mayor parte de su vida. Estaba rodeado de vecinos y familiares que al parecer lo alertaban de la presencia de las autoridades.La Policía también conoció que Zagaria contaba con cámaras instaladas para proteger el refugio y a través de ellas advirtió la presencia de los agentes policiales. El lugar en el que se escondía era una construcción de cemento a cinco metros de profundidad.Para llegar hasta el búnker los agentes tuvieron que excavar durante casi cuatro horas.La Policía afirmó que Zagaria vivió en ese refugio durante años, limitó al máximo sus salidas y sólo subía de vez en cuando a la superficie de la casa.Un refugio de última generación donde se encontraron libros del magistrado Raffaele Cantone, comprometido desde hace años con la lucha contra los camorristas y perteneciente a la Dirección Nacional Antimafia de Nápoles. También tenía el libro Gomorra, en el cual se denunciaron las actividades de su grupo.Una búsqueda de años“Es un gran resultado, fruto de un largo y duro trabajo. Zagaria era el jefe más activo del clan de los Casaleses, continuaba infiltrándose con sus actividades delictivas en el norte de Italia y su captura se ha producido gracias a una actividad de investigación particular”, explicó el fiscal jefe de Nápoles, Giovandomenico Lepore.En agosto de 2000 se había emitido contra él una orden de busca y captura internacional al sospechar que podía haber huido al extranjero.El 15 de junio de 2010, el Supremo confirmaba la condena a cadena perpetua por asociación mafiosa en el llamado proceso ‘Spartacus’ en el que fueron juzgados 114 miembros de los Casaleses. En octubre de ese año, lo sentenciaron en primer grado a cadena perpetua por el asesinato en 1988 de uno de sus rivales Pasquale Piccolo.Michele Zagaria estaba considerado el último jefe del clan de los Casaleses.El ex ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, había considerado a Zagaria junto con el jefe de Cosa Nostra, la mafia siciliana, Matteo Messina Denaro, como los dos hombres más buscados del país.Desde su escondite, Zagaria seguía tejiendo los hilos de las actividades ilegales del clan de los Casaleses.El escritor italiano Roberto Saviano, autor de Gomorra, quien estaba amenazado por la mafia, según una información de El País de España, expresó: “cuando conocí la noticia me entraron ganas de saltar de felicidad. Se cae un símbolo. Era el jefe del cemento, el hombre del dinero, algo más que un sencillo criminal”.Conocido con el apodo del ‘Capastorta’ o el ‘Rey del cemento’, pues estaba especializado en conseguir ilegalmente contratos en el sector de la construcción, no solo en la región de Campania sino también, según los investigadores, en Lazio, Toscana, Umbria, Los Abruzos, y, sobre todo en Lombardía, cuya capital es Milán.Zagaria era un hombre solitario, no se había casado nunca y tampoco había tenido compañeras o hijos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad