Cali también tiene su propia 'escuela de hackers'

Febrero 14, 2017 - 11:53 p.m. Por:
Diana Velasco | Semillero de periodismo UAO | Especial para El País.
Escuela de hackers

Diana Marcela Guzmán, administradora de empresas, y Juan Guillermo Gómez Torres, experto en desarrollo de software, se le midieron a crear DevHack (Developers Hackers), una escuela de hackers que busca mantener actualizados a los profesionales de la informática.

Foto: José Luis Guzmán | El País

Un hacker no es un delincuente. Este es uno de los principios de DevHack, la primera escuela de hackers de Cali, donde saben que se puede cambiar al mundo desde un computador.

“Cali es una ciudad que tiene el escenario perfecto para ser el Silicon Valley de Colombia”, dice Diana Marcela Guzmán, una administradora de empresas que junto a Juan Guillermo Gómez Torres, experto en desarrollo de software, crearon DevHack (Developers Hackers), una propuesta que está en marcha desde septiembre del año pasado y cada vez toma más fuerza en la ciudad.

Quién diría que un viaje a San Francisco le daría a Juan Guillermo la inspiración para crear esta escuela. Visitó esa ciudad hace dos años para asistir a un evento de Google, pues es líder de la comunidad GDG (Google Developer Group) en Cali, un grupo creado para que desarrolladores de tecnologías se mantengan al tanto de todas las innovaciones de Google y las vinculen al emprendimiento. En el evento, Juan Guillermo conoció a un mexicano que tenía una escuela de hackers en Ciudad de México y le gustó tanto la idea que quiso traerla a Cali.

Todo hacker debe saber de programación informática y para adquirir esos conocimientos existen infinidad de cursos. Sin embargo, Juan Guillermo no quería que sus cursos fueran ‘del montón’ sino que en ellos se promoviera el concepto de cultura hacker.

Ese concepto propone que el hacker “es una persona apasionada por la tecnología, le encanta el desarrollo de software, le encanta resolver problemas y le encanta crear.

Buscamos que nuestros estudiantes tengan ese perfil y lo reflejen al terminar los cursos” dice Juan Guillermo, un hombre de 32 años que además es profesor universitario y dicta algunos de los cursos en DevHack.

Con ese concepto de cultura hacker, DevHack creó 10 cursos en los que se enseñan habilidades en el campo de la programación de software, desarrollo de aplicaciones móviles, diseño de productos digitales y más.
Profesionales actualizados

En DevHack, dice Diana Marcela Guzmán, el hacker “no es un delincuente ni es una persona que roba a una Nación, nuestros cursos no están orientados a que la persona aprenda a violar un sistema, ni descifrar claves, la cultura hacker lo que dice es que hay que aprender todo el tiempo, compartir lo que sabes, investigar y trabajar en equipo”, no tratan temas de seguridad informática y diferencian muy bien al hacker del cracker, que es aquel que usa sus conocimientos en informática con fines ilegales.

Así, el hecho de crear DevHack le pareció a Diana una idea estupenda, pues vieron que el profesional informático tiene la necesidad de estar actualizado permanentemente de todo lo que sucede en su campo, pues día a día se desarrollan nuevos lenguajes de programación, se mejoran otros, además, hay una falta de profesionales informáticos que son claves en estos tiempos en los que cada vez la tecnología es más esencial en la vida de los seres humanos.

Por eso, insiste la joven en que los cursos tienen el fin de formar a quienes no saben nada del tema y también actualizar o reforzar los conocimientos de los que ya tienen un bagaje en el área informática. Además, tienen cursos de programación para niños de 7 a 12 años de edad.

Otro punto que guía la manera de enseñar en DevHack es que el conocimiento sea totalmente práctico.

Cuenta Juan Guillermo que en su experiencia como estudiante y luego como docente universitario, notó que “la industria está en un nivel más alto que el de la academia, parte de lo que enseñan ya está obsoleto en el campo laboral, por eso lo que queremos en la escuela es que el conocimiento esté alineado con la industria”.

Unido a esto, destaca como otra fortaleza el fomento al trabajo en equipo, pues la escuela funciona en un co-working, un lugar con diferentes espacios que se alquilan para que los emprendedores puedan usarlos como oficinas o aulas de clase, además de existir una estrecha relación entre quienes trabajan en el lugar para hacer negocios en grupo y así ofrecer un mejor servicio a los diferentes clientes.

Es tanta la convicción del trabajo colaborativo, que sus planes con algunos cursos es crear convenios con fundaciones o nuevas empresas que carecen de los recursos necesarios para tener su página web o su aplicación móvil con el fin de que los estudiantes trabajen en estos proyectos, apliquen los conocimientos adquiridos en una experiencia laboral real.

DevHack se dio a conocer gracias a las redes de contactos de Juan Guillermo, Diana se convirtió en la Jefe de Mercadeo de la escuela y cuentan con otra persona en ventas. Son siete las personas que dictan los cursos, además ofrecen conferencias, capacitación a empresas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad