"Cali no es quemadero para los oficiales de la Policía, es una oportunidad": general Castañeda

Noviembre 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Oriana Garcés Morales | Reportera de El País

Coronel Fabio Alejandro Castañeda, quien asumirá el comando de la Policía Metropolitana de Cali.

El coronel Fabio Alejandro Castañeda asumirá a finales de diciembre la comandancia de la Metropolitana. Dijo que trabajará para que disminuyan las cifras de homicidio en Cali.

Luego de cuatro años al frente de la Policía de Cundinamarca, el coronel Fabio Alejandro Castañeda Mateus asumirá, a finales de diciembre, la comandancia de la Policía Metropolitana de Cali, en reemplazo del general Miguel Ángel Bojacá.Nacido en Bogotá, pero de familia santandereana, ingresó a la Policía en 1.983 y ha trabajado en Arauca, Sucre, Santander, Vichada y Cundinamarca. El coronel Castañeda habló con El País sobre las estrategias de seguridad que espera implementar en Cali. ¿Cómo recibe el cambio de la Policía de Cundinamarca a la Metropolitana de Cali?Es un reto profesional y un compromiso con las políticas de seguridad ciudadana del Gobierno, que decidió enviarme, de acuerdo a una propuesta de la Dirección General de la Policía, como comandante de la Metropolitana de Cali. En ese orden de ideas, me comprometo a colocar toda mi energía, mi profesionalismo y la madurez aprendida en casi 30 años de servicio.¿Qué espera de su gestión en Cali?Luchar por la convivencia y la seguridad ciudadana. Vamos a trabajar porque esto sea un componente importante en el plan de desarrollo establecido por el Alcalde electo de Cali. Quiero seguir con el cumplimiento de las políticas que han tenido resultados puntuales en cabeza de mi general Bojacá, darle continuidad a todo lo positivo que ha venido haciendo durante estos últimos años. Estaré presto a escuchar a la comunidad sobre lo que haya que ajustar y así generar un diagnóstico de cada zona.¿Cómo trabajará con la comunidad?Recibiremos las iniciativas de líderes comunales, dirigentes políticos, gremiales, de los empresarios, de la gente que mueve la economía en el municipio. Trabajaremos por la seguridad en el transporte público, fortaleceremos la participación ciudadana a través de las escuelas de seguridad ciudadana y continuaremos con la consolidación del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes.Se dice que Cali es un ‘quemadero’ para los oficiales, ¿qué piensa de eso?No considero que Cali sea un quemadero. Por el contrario, esta es una oportunidad estratégica para mi vida, puesto que por ahí han pasado oficiales y generales de la talla de mi general Óscar Naranjo, mi general José Roberto León Riaño e inclusive mi general Bojacá. Ellos no salieron quemados sino a un cargo superior, están en las altas esferas de la dirección general y pasaron por Cali en los momentos más difíciles. ¿Cuándo lo notificaron de su traslado a la capital vallecauca?Hoy. Es la primera vez que voy a trabajar en esta zona del país, pero tengo muchos amigos en Cali. Aunque soy natural de Bogotá, mi arraigo es santandereano y sé que somos personas abiertas, que fácilmente nos adaptamos a las circunstancias. Conozco la problemática de la ciudad y sé que la vamos a manejar. Voy a hacer respetar la cultura y las costumbres caleñas y, de paso, agregarles valor. Este año la ciudad ha presentado un alza en el número de homicidios respecto al 2010, ¿cómo luchará contra esta historia de violencia?Durante mi estadía en Cundinamarca aplicamos la estrategia nacional de reducción de los delitos de impacto, que tuvo un resultado positivo. Logramos una disminución del 18% en todos los delitos, especialmente en el homicidio. En el 2008, cuando comencé en Cundinamarca, teníamos 17 hechos violentos por cada cien mil habitantes. Vamos a cerrar con catorce víctimas por cada cien mil habitantes.¿En qué consiste, concretamente, esa estrategia?Se logró un trabajo de corresponsabilidad entre la Gobernación y las 116 alcaldías de Cundinamarca, así como un trabajo interagencial. La corresponsabilidad significa que todos vamos hacia el mismo lado, no vamos a echarle la culpa a alguien, sino que trabajamos de la mano.¿Y el trabajo interagencial?Es el fortalecimiento y la articulación de fuerzas entre la Fiscalía, los jueces de la República y unidades de la Policía judicial e inteligencia. Con los primeros hubo un trabajo solidario de coordinación y a la Policía judicial y a inteligencia se les aportó tecnología, más equipos para interceptar comunicaciones (avaladas legalmente por jueces de la República), para escuchar qué hablan los delincuentes, cómo y a qué le apuntan.También se trabajó la participación ciudadana, buscando fortalecer las redes de cooperantes y se reforzaron las redes de comunicación y apoyo entre empresas de vigilancia privada y del sector privado con la Policía.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad