Cali lucha contra el reclutamiento infantil de guerrilla y bacrim

Diciembre 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Cali lucha contra el reclutamiento infantil de guerrilla y bacrim

Los menores de edad que asistieron al lanzamiento de la campaña ‘Mambrú no va a la guerra’ en Cali dejaron plasmados mensajes pidiendo la paz y la no violencia.

La ACR presentó la campaña ‘Mambrú no va a la guerra’. En 14 años 5.384 menores se han desmovilizado.

‘Mambrú no va a la guerra’. Con este nombre la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) lanzó en Cali la segunda fase de una campaña que se realizará en los barrios Petecuy I, II y III de la ciudad, para evitar el reclutamiento de niños por parte de los grupos armados ilegales, un delito que ha dejado miles de víctimas. Y es que en los últimos catorce años, 5.384 menores se desmovilizaron de estos grupos, según cifras del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), entidad que, junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), revelaron un informe sobre el impacto psicosocial de los niños víctimas del conflicto.David Turizo, subdirector nacional de gestión de Infancia y Adolescencia del ICBF, explicó que, por ejemplo, de ese número de menores de edad que en algún momento fueron reclutados por grupos armados ilegales y que fueron atendidos por el ICBF, 151 son del departamento del Valle del Cauca. “Buenaventura fue el municipio que más niños ‘aportó’ al conflicto, con 49”, dijo Turizo. El funcionario del ICBF afirmó que en la región las bandas criminales como ‘los Urabeños’, ‘los Rastrojos’ y ‘la Empresa’, vienen siendo los mayores reclutadores de menores de edad, a quienes utilizan para que combatan en las disputas de estos grupos. “Asimismo, esta guerra de bandas criminales viene tocando a Cali y por eso se adelantan diferentes campañas en la capital del Valle, para que los menores no caigan en las ‘garras’ de estos grupos”, aseguró Turizo. Los niños tampoco van a la guerra La continuación de la campaña de la ACR es que si Mambrú no va a la guerra, los niños tampoco van. Rocío Gutiérrez Cely, coordinadora del Centro de Servicios de la ACR en el Valle, dijo que “la campaña de Mambrú busca generar procesos pedagógicos, culturales y deportivos que despierten en los menores de edad otro tipo de intereses y que de alguna manera los motive a permanecer en el colegio y a hacer un uso adecuado del tiempo libre, pues así no correrán el riesgo de ser contactados por los violentos”. Esta campaña, que beneficiará a 400 niños de este sector del oriente de la capital del Valle, empezó con una actividad en la Plazoleta Jairo Varela, donde los menores intercambiaron cartas que contenían un solo pedido: la paz.También dejaron plasmados mensajes en cartulinas que decían: la paz es amor; no a la violencia, sí a la paz; los niños de Petecuy quieren paz y seguridad; la violencia solo causa más violencia; queremos un futuro mejor para todos los niños y no queremos muertos en nuestros barrios, entre otros mensajes.Sergio, de 12 años y del barrio Petecuy, dijo, mientras escribía que quería paz, que nadie puede obligar a los niños a andar en malos pasos y llevarlos a la guerra.Diana, de 10 años y también habitante de Petecuy, contó que ya no soporta la violencia de su barrio y la ciudad. “Los niños no debemos estar en las pandillas, no deben estar en la violencia. En vez de estar allá deben estar estudiando, aprendiendo y compartiendo”, dijo la niña. Gutiérrez explicó que el 45 % de los 32.668 desmovilizados de los grupos armados ilegales en el país que han pasado por el proceso de reintegración de la ARC eran menores de edad cuando ingresaron a las filas de la guerrilla de las Farc, del ELN o de las AUC."Esos menores, hoy mayores de edad, cuando fueron reclutados por estos grupos vivían en barrios vulnerables de diferentes ciudades, no tenían oportunidades. Hoy no queremos que eso se repita y por eso en 28 municipios del país, incluido Cali, estamos trabajando por evitar el reclutamiento infantil”, expresó la coordinadora de la ACR en el Valle. El proyecto en Petecuy estará coordinado por Gustavo Andrés Gutiérrez, un joven de 27 años, que tiene una iniciativa de lectura y escritura llamada ‘Biblioghetto’. Gutiérrez ha sido testigo de como los menores de ese barrio, que no se dejaron influenciar por los miembros de grupos delincuenciales, han salido adelante y hoy tienen una familia, son profesionales e incluso viven sin problemas en el exterior.Cada fin de semana este joven, quien también es el presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Petecuy, se reúne con los niños y niñas de este sector de la Comuna 6 de Cali para enseñarles a leer y a escribir historias de hadas, fábulas, relatos que hablan sobre valores, que enseñan a amar la tierra, a cuidar el medio ambiente, a obedecer a los padres. “Dentro de unos diez años vamos a poder ver otro tipo de jóvenes, otra realidad, unos niños más cercanos a la familia, al estudio, a la lectura, a los libros, cosa que no tuvimos varios de los niños de hace un tiempo atrás en cada uno de los barrios en que vivimos”, indicó Gutiérrez.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad