Cali es la segunda ciudad del país con más ataques de ácido

Cali es la segunda ciudad del país con más ataques de ácido

Febrero 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El ataque de ayer coincide con el registrado el mes pasado en varios detalles. La víctima fue una mujer, iba caminando por una calle solitaria, un hombre la esperaba para atacarla con una sustancia química corrosiva

Con el ataque perpetrado contra una mujer este viernes en el barrio Fray Damián, en el centro de la ciudad, Cali se convirtió en la segunda ciudad de Colombia donde más atentados con ácido se han registrado en el país: siete entre el 2012 y lo que va de este año. Eso, con una salvedad: la ciudad que antecede a Cali es Bogotá, con 17 ataques registrados el año pasado. Bogotá, sin embargo, tiene ocho millones de habitantes. El ataque de ayer coincide con el registrado el mes pasado en varios detalles. La víctima fue una mujer, iba caminando por una calle solitaria, un hombre la esperaba para atacarla con una sustancia química corrosiva. La víctima de esta vez, identificada como Alejandra López, de 27 años, fue auxiliada en un principio por unos vendedores de comida en la calle, hasta que pidieron la ayuda de la Policía. Las autoridades la trasladaron en una patrulla a la Clínica Versalles, ubicada en el norte de Cali.Este viernes fue dado de alta ya que la sustancia, que no ha sido identificada, le alcanzó el torso y el brazo derecho, dijo Juan Carlos Aristizábal, gerente médico de la clínica.La Policía Metropolitana de Cali dio a conocer ayer el retrato hablado del presunto agresor. Según testigos del ataque, el hombre, luego de tirarle la sustancia a la joven, huyó en una motocicleta. La chica acababa de bajarse de un bus e iba para el casino donde trabaja. La Policía Metropolitana ordenó de forma inmediata a un grupo de inteligencia y Policía Judicial adelantar la investigación para dar con el paradero de los autores materiales e intelectuales de este hecho, dijo el general Fabio Alejandor Castañeda, comandante de la Policía Cali.También se informó que las autoridades están ofreciendo una recompensa de hasta cinco millones de pesos para quienes entreguen información que permita capturar a los responsables del ataque.Volvió a pasar este añoEl de Alejandra López es el segundo ataque con una sustancia corrosiva que se presenta en lo que va del 2013 en la ciudad. La primera víctima fue otra mujer que el pasado 22 de enero estaba haciendo ejercicio en el barrio Libertadores, al sur de Cali, cuando un hombre le lanzó ácido directamente al rostro. El hombre, un joven de 19 años, fue capturado por la Policía puesto a disposición de las autoridades. A diferencia de la chica de ayer, que regresó a su casa después de ser atendida en la clínica, la mujer del barrio Libertadores resultó con quemaduras tan graves que debió ser operada por una afectación de su ojo izquierdo.Dolor más allá de la pielDebido a estos hechos, las autoridades contemplan la posibilidad de pedir una restricción para la compra de este tipo de sustancias que los delincuentes vienen utilizando. “Los ácidos producen quemaduras muy graves. Hay unos que si se dejan mucho tiempo en contacto con la piel, queman no solamente la primera capa, sino las estructuras que están debajo de ella”, explicó el jefe de la Unidad de Dermatología de la Universidad del Valle, Luis Hernando Moreno. Según miembros de la Policía Antinarcóticos, el problema es que a cualquier persona le pueden vender en una tienda tipos de ácido como el muriático, úrico o clorhídrico, porque la gente los utiliza para limpiar pisos, baños, paredes y por eso no hay un control en la venta de estas sustancias. Este tipo de casos, que llegan a conmocionar a una ciudad, a un país, son la razón por la que a mediados del 2013 comenzaría a aplicarse una ley que aumente a ocho años de cárcel la pena por agresiones con ácido. Actualmente los ataques con químicos son tipificados como lesiones personales y tienen penas entre 1 y 9 años de cárcel, dependiendo del tipo de incapacidad de la víctima.Sin embargo mientras en Colombia se deciden leyes, restricciones, castigos, para los delincuentes, las cicatrices de las víctimas siguen ahí, imborrables.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad