"Cali es la ciudad que más me preocupa con respecto a homicidios": general Palomino

Diciembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alejandra Bonilla Mora | Colprensa

"Para lograr bajar los homicidios en Cali necesitamos más capacitación y empleo para jóvenes. y así evitar que sean absorbidos por pandillas o bandas", afirma el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional.

El director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, antes de terminar el año hizo un balance en materia de seguridad durante el 2013. En la capital del Valle, dice, hay una violencia instrumentalizada.

El director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, hizo un balance positivo en materia de seguridad durante el 2013, en el que se registró una reducción significativa en la cifra de homicidios. Además, habló sobre lo que se viene para el próximo año.Palomino explicó el escenario actual de la criminalidad, en especial la que se vive en Cali (en el Valle del Cauca), donde tiene mucha atención. Asimismo, insiste en llamar bandas delincuenciales y no criminales a estructuras como ‘los Urabeños’. ¿Cuál es el balance en materia de seguridad este año? El balance es positivo. En los últimos años ha venido generándose una reducción de homicidios, pero entre los últimos 10 años, este 2013 es el que más reducción ha presentado. Aquí podemos encontrar una valoración por la vida y también el resultado del esfuerzo institucional fortaleciendo la capacidad de armas de fuego y armas blancas. Con la implementación del Plan Cuadrantes, nos hemos permitido llegar mucho más rápido a atender los llamados del ciudadano. Un hecho importante, el hurto en las distintas modalidades ha venido disminuyendo, se han afectado las bandas criminales en su delito ilícito del narcotráfico, la minería ilegal y en la microextorsión. Se han reducido los homicidios en general, pero en Cali esto parece que no es así... Cali sigue siendo para nosotros la ciudad de mayor preocupación con respecto a los homicidios. Allí se han venido presentando una serie de escenarios de recomposición criminal, unas disputas territoriales para la distribución de estupefacientes y para dominar criminalmente unas jurisdicciones. Allí se han logrado capturas importantes de cabecillas de las que se derivan unas pujas internas para suceder en el liderazgo perverso de las organizaciones. Por otro lado, podemos decir que Cali sigue teniendo una alta dosis de violencia intrafamiliar. ¿Qué preocupa más? Lo más preocupante es ese escenario de la violencia instrumentalizada, ese sicariato que se está dando o por puja y por disputas y ajustes de cuentas. Esto hace que no se de la denuncia frente a estos hechos. Pero siendo como es una gran preocupación Cali, hay unos síntomas muy importantes en los últimos dos meses: noviembre es el primer mes, en comparación con 2012, en el que logramos una reducción de homicidios. ¿Qué han hecho para frenar este panorama de violencia que describe? Implementar una estrategia focalizando la presencia y la actuación policial en donde más se nos están presentado los homicidios, llegando a sus guaridas y desarmándolos. Pero también hemos visto un efecto globo: hemos logrado operaciones exitosas en Buenaventura y algunos de estos delincuentes se han trasladado a Cali. Si bien hay una reducción de homicidios, hay un aumento en las riñas... Uno lo que quisiera es que ojalá se pudiera vivir en mejores escenarios de convivencia. Es cierto, hay mucha riña ocasionada por intolerancia y nos preocupa que en estas fechas de Navidad y Año Nuevo, cuando se comparte con la familia y los amigos, existan estas actitudes de violencia tan grandes. Además, la mayoría de las riñas están precedidas por la ingesta de licor y por eso nuestra preocupación en esta época es lograr controles sobre el licor. Si pudiéramos evitar que una comunidad consumiera alcohol pues vamos a encontrar comunidades más seguras, más tolerantes, más respetuosas. El tema del hurto a celulares tuvo una gran campaña a comienzo de año, ¿cómo terminó? Hemos encontrado organizaciones dedicadas a receptar teléfonos hurtados, hemos hecho campañas para que no se compren celulares de este tipo porque se podría estar viendo incurso en un proceso delictivo. Sigue siendo una preocupación, estamos en la construcción de las listas negras en las que están los celulares hurtados y poderlas compartir con países vecinos para que no puedan ser comercializados. Pareciera que ya no hay un gran cabecilla de las bandas, ¿quién es el dolor de cabeza actualmente? El clan de los Úsuga. Otoniel Úsuga es el jefe visible, jefe de sicarios. Ahí también lo acompaña un alias Gavilán. Claro, no se reconoce a un ‘capo’, pues orientamos nuestros esfuerzos hacia quien se hace visible, pero no podemos decir que exista una organización fuerte, desafiante. Pero se habla de ‘los Urabeños’... Lo que hay es un Clan familiar que han querido calificar como de ‘Urabeños’ y a veces como de un movimiento pseudo parapolítico, pero lo que hay allí es una banda delincuencial dedicada al narcotráfico. Esto se parece a lo que fue en su momento la denominación de Águilas Negras, que con su nombre generaban intimidación y temor. Hoy lo que estamos viendo en Los Urabeños es eso. Los últimos golpes propinados a la banda de ‘los Rastrojos’ en Magdalena, Valle y Cúcuta, ha generado una aproximación al certificado de defunción de esta organización. Esperamos poder seguir en la lucha contra ‘los Urabeños’. ¿De ‘los Urabeños’ estamos hablando solo de la región de Urabá y Antioquia? Han tratado de ubicarse sobre la frontera con Venezuela y de penetrar al Valle del Cauca, pero su accionar principalmente es en Urabá y hubo algo de afectación en Santa Marta en donde se realizaron operaciones importantes. La última con la captura de 27 de ellos. La Fundación Paz y Reconciliación indicó en su informe final de 2013 que si bien la Fuerza Pública ha ido capturando cabecillas, las bandas criminales no se desestructuran porque siguen teniendo control de rentas de microtráfico, minería ilegal... Es cierto. Las bandas delincuenciales, que algunas se abrogan esa franquicia de bandas criminales, especialmente ‘los Urabeños’, han penetrado las economías ilegales desde la microextorsión, pasando por la distribución y la exportación de narcóticos. Han incursionado, es cierto, en escenarios de minería ilegal y por eso la necesidad de destruir maquinaría que están utilizando y, además, el contrabando que tiene detrás. Hay unas mafias enormes. ¿Y esas bandas tienen, como se ha dicho recientemente, nexos con carteles mexicanos? Hay alguna alerta permanente que existe y no es secreto para nadie que los narcos colombianos han venido siendo desplazados en el protagonismo del narcotráfico. No es extraño saber que estos carteles tratan de buscar secuaces y rutas que les sean “seguras”. Pero se han hecho incautaciones llegando a puertos, a aeropuertos, se ha coordinado con agencias internacionales y con información nuestra se han hecho incautaciones en el Ecuador, en Centroamérica, en África.... ¿Pero hay interés de aliarse con las organizaciones colombianas? Lo han venido haciendo y algunas veces que se han capturado personas con alijos de drogas, se trata de personas con diferentes nacionalidades. Hablando de cooperación internacional. Se supo de la cooperación con la CIA para grandes golpes y decía un analista que la información surge ahora para tratar de quitarle créditos a la inteligencia de la Policía... Una sola frase: del hijo bueno todos quieren ser padres. Nosotros históricamente hemos venido recibiendo cooperación internacional y estamos dando cooperación a otras latitudes. No solo en Centroamérica, la existencia de Ameripol responde a eso y con el liderazgo de Colombia, Ameripol congrega a 27 países. Una cosa si hay que tener clara y es que el desarrollo propio de la operación es esfuerzo criollo. No necesitamos ayuda extranjera en el terreno para coger a ‘el Paisa’, de la Teófilo Forero, por ejemplo... No. El Paisa cae con esfuerzo propio. Hay esfuerzos que toman más tiempo, hay otros que no. Y desde luego que cada día tenemos que perfeccionar nuestros esfuerzos. Mire la neutralización de ‘Jhon 26’ del Frente 56 de las Farc, se logra luego de varios meses de trabajo, de paciencia, de cooperación ciudadana. ¿Cuáles son los retos para 2014? Seguir en ese propósito de lograr una valoración por la vida. Eso se tiene que traducir en menos homicidios, menos lesiones personales. Es un reto grande seguir desplegando el modelo de Plan Cuadrantes en todo el país para finales de 2014. Pero a ello se le suma, que es un año electoral. Ya apenas se terminen las fiestas va a iniciar toda esa actividad proselitista, las elecciones para Congreso y la presidencia, acapararán nuestra atención. Esperamos hacer de este el proceso electoral más seguro de la historia de nuestro país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad