Cae red que falsificaba documentos para legalizar a inmigrantes

Septiembre 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Efe

La Policía española ha detenido en varias ciudades a 93 personas presuntamente implicadas en la falsificación de certificados médicos. Los compradores, extranjeros en situación irregular, pagaban entre 200 y 3.000 euros (entre 360.000 y 7'200.000 de pesos) por cada certificado falso.

La Policía española ha detenido en varias ciudades a 93 personas presuntamente implicadas en la falsificación de certificados médicos que eran utilizados por inmigrantes para regularizar su situación administrativa en España, informaron este miércoles fuentes policiales.Los compradores, extranjeros en situación irregular, pagaban entre 200 y 3.000 euros (entre 360.000 y 7'200.000 de pesos) por cada certificado falso, añadieron las fuentes.Entre el casi centenar de detenidos, diez de ellos formaban parte de la red y tenían asignadas distintas funciones de captación, falsificación y entrega de documentos, y el resto son inmigrantes que utilizaron sus servicios.Uno de los detenidos es un médico que trabajaba en distintos centros sanitarios y se encargaba de hacer pasar como "oficial" el certificado falso.La investigación comenzó el pasado verano tras detectarse la falsedad de un parte médico de un hombre de nacionalidad marroquí que había pedido una autorización de residencia por "circunstancias excepcionales", según las mismas fuentes.Los agentes descubrieron que esa petición de arraigo, basada en documentos médicos para justificar una estancia en España superior a la que exige la ley, se repetía en un centenar de casos.Los diez integrantes de la red detenidos, la mayoría de países del norte de frica, se repartían las funciones: mientras unos captaban clientes, otros llevaban a cabo las falsificaciones y el resto entregaba los documentos a cambio del dinero.Los estafadores aseguraban a sus clientes que su situación quedarÍa regularizada con un parte médico "de asistencia legal" firmado por un médico de Barcelona.Las víctimas compraban el parte convencidas de que este documento avalaría una estancia en España anterior a su llegada real y les permitiría regularizar su situación.Las detenciones se han practicado en las ciudades españolas de Tarragona, Reus y Barcelona (noreste).La investigación continúa abierta y no se descarta que haya más detenidos en otras ciudades españolas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad