Buscan mejorar seguridad en moteles de Cali

Buscan mejorar seguridad en moteles de Cali

Enero 18, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Bossanova

El levantamiento de los cuerpos sin vida de Jonathan Barrios Romero y Valentina Arévalo Rodero, en una motel de la Autopista, estuvo a cargo del CTI.

Wirman Ríos / El País

Tras la muerte de dos parejas en habitaciones de moteles en Cali, hechos ocurridos la anterior semana, la Policía está entregando a estos sitios algunas recomendaciones de seguridad.

De acuerdo con el coronel Henry Jiménez, comandante (e) de la Policía de Cali, la labor está a cargo de los cuadrantes en los barrios que, además, están pasando diariamente por estos sitios preguntando si hay novedades.

El coronel Jiménez indicó que a los administradores de estos lugares se les ha sugerido fijar avisos con la leyenda “prohibido el ingreso de armas de fuego” y hacer controles a personas con un detector de armas y metales Garrett, dispositivo de color negro y amarillo que tiene una forma alargada y es usado en diferentes espacios para controlar el acceso.

El uniformado añadió que es necesario recordar que el personal de estos establecimientos tenga a la mano el número del cuadrante o llamar a la línea 123 de la Policía en casos de emergencia.

Lea también: 'Investigan otra muerte de pareja en un motel del sur de Cali'.

“Desde el segundo reporte, ocurrido en un reconocido motel el sábado 13 de enero, se coordinó con comandantes de los distritos de Policía para adelantar las medidas preventivas. Yo entiendo el derecho a la privacidad de cada persona, por eso el llamado es a adoptar unas medidas mínimas de seguridad y no ponerlos en cintura”, explicó el oficial.

Lo que se ha podido conocer con la Policía y la Alcaldía es que los dueños de estos establecimientos en la ciudad no están organizados en agremiación alguna, lo que ha hecho difícil el acercamiento para las autoridades.

Rodrigo Satizábal Charria, de 51 años, y Nubia Osorio Hernández, de 50 años, fueron hallados con impactos de arma de fuego el 11 de enero en un motel del centro de la ciudad.

Dos días después, el 13 de enero, en otro establecimiento de este tipo, en la Autopista Suroriental fueron encontrados Jonathan Barrios Romero, de 23 años, y Valentina Arévalo Rodero, de 19 años, quienes registraban heridas por impactos de arma de fuego.

En los dos hechos, según primeras investigaciones de la Sijín de la Policía de Cali, los hombres habrían disparado contra las mujeres y luego se quitaron la vida.

“El primer caso ocurrió diez minutos después de ingresar al lugar, mientras el segundo, en la Autopista, tuvo lugar una hora después del ingreso y luego de compartir un almuerzo juntos. En este, la habitación estaba revolcada, como si un forcejeo hubiese tenido lugar antes de los hechos”, relató una fuente de la Policía.

Para Pablo Uribe, subsecretario de Seguridad de Cali, con estos dos casos “no se deben prender las alarmas porque si bien son crímenes que lamentamos, no podemos decir que se trate de algo sistemático o generalizado, son casos aislados y fueron cometidos por personas que no estaban en buen estado mental”.

Recalcó que las medidas de seguridad que tomen estos establecimientos tienen que ser equilibradas porque de por medio está el derecho a la intimidad de las personas.

Pedro Rodríguez, doctor en psicología y profesor en la Universidad del Valle, dijo que “no es de extrañar que episodios como estos despierten desconcierto, interés o fantasía entre la sociedad porque han sido difundidos por medios de comunicación, pero no son necesariamente un fenómeno patológico que se contagia”.

En el caso ocurrido el 13 de enero, en un motel de la Autopista, la pareja buscaba reconciliarse tras estar separados.

“No hubo terceros”

La Sijín de la Policía y el CTI adelantan las investigaciones por los dos casos ocurridos en moteles y otro hecho que tuvo lugar el 14 de enero en una vivienda del oriente de Cali. Un hombre, que hizo parte de las Farc, asesinó a su pareja con un arma de fuego y luego se suicidó. En los casos, según la Policía, se descartó “participación de terceros”.

Aunque en los hechos ocurridos en la casa el arma no apareció, la Sijín concluyó, preliminarmente, que se habría perdido en medio de la conmoción que generó el hallazgo de los dos cuerpos sin vida.

En los hechos de los moteles, autoridades establecieron que tras el análisis de cámaras, se determinó que a las habitaciones solo entraron las parejas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad