Buenaventura sigue disminuyendo cifras de criminalidad

Buenaventura sigue disminuyendo cifras de criminalidad

Marzo 30, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura y Cali
Intervención militar en Buenaventura

En el 2014, el Gobierno Nacional ordenó una intervención militar y policial a Buenaventura por los altos índices de homicidios y criminalidad.

Archivo de El País

Buenaventura protagonizó en 2014 una masiva marcha para ‘enterrar’ la violencia y vivir con dignidad. En ese entonces, las desalentadoras cifras de homicidios, extorsión y múltiples delitos cometidos por las bandas criminales aterrorizaron al país.

Sin embargo, cuatro años después, el panorama en materia de muertes violentas es distinto. Prueba de ello es que mientras en 2014 asesinaron en el Puerto a 147 personas, 2017 cerró con 68 casos, 79 reportes menos.

De acuerdo con Luis Fernando Ramos, secretario de Gobierno de esa localidad, los homicidios han mantenido un descenso sostenido desde 2016, lo que ha llevado al Puerto a tener una de las tasas de homicidios más bajas del país.

Lea también: Incautan embarcación usada para el narcotráfico en Buenaventura

“También tenemos una reducción de más del 60 % en diferentes delitos en lo que va del año, algunos de estos son el hurto, la extorsión, el secuestro y el desplazamiento, que lo tenemos en cero”, afirmó el Secretario de Gobierno de Buenaventura.

Y es que esta semana, el viceministro de Defensa para las Políticas y Asuntos Internacionales, Aníbal Fernández de Soto, entregó el reporte durante un consejo de seguridad en el Puerto sobre el Pacífico.

“Queremos destacar que los indicadores de seguridad en Buenaventura son muy positivos, en una región que en el pasado sufrió mucho por la violencia y que hoy en día tiene una tasa de homicidios muy por debajo del promedio nacional, que ya a su vez es la más baja que hemos tenido a nivel nacional en más de 40 años”, expresó el alto funcionario.

Lo anterior se traduce en que el municipio vallecaucano tiene menos de 24 homicidios por cada 100.000 habitantes, la tasa nacional revelada en enero pasado por el Gobierno Nacional con base a los asesinatos de 2017 en el territorio colombiano.

Sin embargo, lo que se ha podido conocer es que el Gobierno Nacional hizo los cálculos con base al número de homicidios que van este año en Buenaventura, los cuales serían 16 casos, para un promedio de 4 asesinatos por cada 100.000 habitantes, cifra mucho menor a la media nacional anual de muertes violentas.

El asesinato más reciente en el Puerto se registró la semana pasada, la víctima fue Raúl Bacca, un hombre de 56 años que se encontraba ingresando a su casa cuando dos delincuentes en motocicleta lo abordaron para quitarle un dinero que llevaba. Le dispararon en la cabeza y se llevaron el botín.

Para el obispo de Buenaventura, monseñor Rubén Darío Jaramillo, la violencia sigue afectando a la ciudad, pero de otra manera.

“Lo que cambia son las formas de violencia, hay situaciones que siguen siendo las mismas para la población”, dijo Monseñor al advertir del abandonado del Estado en la zona rural, siendo una de las principales problemáticas en el Puerto. El Arzobispo denunció que en estas zonas persiste la falta de empleo y el acceso a los servicios públicos.

Llamado a seguridad de líderes

La cifra de hurtos a residencias y al comercio sí ha tenido un aumento sistemático, por lo menos así lo muestran las cifras. En 2014 fueron denunciados 635 casos, el año pasado se reportaron 893. En 2018 van 195.

“Dentro de las comunidades hay cierto temor por los atracos más recientes, lo que ha generado una percepción de inseguridad”, dijo el personero de Buenaventura, Jesús Rodríguez.

“La gente hace comentarios sobre las extorsiones a los mayoristas de productos básicos como las verduras. Escuché que en el sector de El Piñal están aburridos por las ‘vacunas’ y los robos, por eso piensan que se debe hacer justicia por cuenta propia”, afirmó el Personero.

Para Leonard Rentería, reconocido líder de Buenaventura, es destacable la disminución en los homicidios y algunos delitos, pero todavía existe el miedo latente entre representantes de organizaciones sociales por el trabajo que desarrollan en el Puerto.

“La seguridad para los líderes sociales sigue en riesgo permanentemente si tenemos en cuenta los intereses de algunas personas sobre las tierras que muchos están protegiendo, como lo que estaba haciendo Temístocles Machado cuando fue asesinado, por eso es importante que el Gobierno escuche a los líderes”, indicó Rentería.

Hace solo una semana capturaron a tres de los presuntos autores materiales del asesinato de Machado, mientras que otras dos personas ya tendrían órdenes de captura por su presunta responsabilidad en el caso.

“Por lo menos 100 líderes del Paro Cívico, conformado por 119 organizaciones sociales, están expuestos a amenazas en el marco de su trabajo, sin contar la zona rural, es decir, solo en labores urbanas”, acotó el líder social, quien cuenta con un esquema de seguridad brindado por la Unidad Nacional de Protección, UNP.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad