Buenaventura se unió en un solo clamor: ¡No más violencia!

Buenaventura se unió en un solo clamor: ¡No más violencia!

Marzo 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura

Comerciantes cerraron sus negocios y salieron a las calles a protestar contra las extorsiones.

Buenaventura se paralizó el miércoles. El comercio, el transporte público, los colegios, las entidades estatales y privadas suspendieron sus actividades y se unieron en un solo clamor: ¡No más violencia! Aunque la protesta, denominada ‘Plantón por el bienestar de Buenaventura’, fue convocada por el gremio de comerciantes, unas quince mil personas de diferentes sectores sociales participaron en la manifestación.Desde antes de las 8:00 a.m., la ciudad se vio inundada de avisos y panfletos que invitaban a los ciudadanos a dejar el miedo y a derrotar a los violentos que han convertido al Puerto en un campo de batalla. Uno de los mensajes que más se repetía en las calles era “los búfalos se unieron y los leones no se los comieron”, con el que los comerciantes quisieron decirle a las bandas criminales que no están dispuestos a seguir siendo víctimas de las extorsiones que se han implantado en el municipio.“Este es un hecho histórico para Buenaventura, jamás se había visto algo así, es una respuesta masiva contra los violentos, un no a los que nos quieren sacar de nuestras tierras con el miedo, una respuesta al Gobierno para que nos ayude a recuperar la paz”, expresó el comerciante Miguel Haya.Desde muy temprano, los ciudadanos cerraron sus establecimientos comerciales, como una señal de protesta, y salieron a las calles con pitos y sirenas para rechazar también los asesinatos, los desmembramientos, las desapariciones, los desplazamientos en los barrios y todos esos actos de barbarie que tienen al Puerto sumergido en la violencia y el miedo.Y es que en lo que va corrido del año ya se han presentado 65 homicidios y ocho cuerpos han aparecido descuartizados. Incluso, las autoridades investigan la existencia de ‘casas de pique’, donde se cometerían esos crímenes. Las tiendas de cadena como Olímpica y Exito abrieron sus puertas temprano, pero luego decidieron cerrar debido a la presión de los manifestantes.En la tarde el obispo Héctor Epalza hizo su arribo a la tarima central del parque Néstor Urbano Tenorio e invitó a los ciudadanos a dejar la indiferencia y participar en la construcción de una paz en la ciudad. “Entre todos, del más humilde hasta el más grande de los comerciantes, todos debemos aportar para acabar con la violencia. Buenaventura vive un momento muy difícil, pero confío en que el amor y la convivencia nos traiga la tan anhelada paz”, dijo el obispo Epalza.En la protesta, los líderes del gremio, que genera el 70 % de los empleos en Buenaventura, pidieron a los comerciantes vencer el temor y no dejarse intimidar por los grupos armados. “No podemos seguir entregando el fruto de nuestro trabajo a los violentos, no podemos permitir más injusticias en nuestra ciudad”, dijo una de las personas que participó en el plantón.Según las denuncias, los propietarios de los negocios, desde el más pequeño, deben pagar ‘vacunas’ a las bandas criminales la ‘Empresa’ y los ‘Urabeños’, que van desde los $50 mil hasta los $10 mil. Y quienes no pagan, terminan asesinados. Por esta razón, se estima que unos 60 comerciantes han tenido que irse de Buenaventura.En la protesta solo se escucharon cantos y mensajes que invitaban a la paz, por lo cual no se presentó ningún hecho de alteración al orden público. El alcalde Bartolo Valencia no acudió al evento, pues dijo que el Presidente ya había anunciado soluciones para la situación que enfrenta el municipio y por eso le parecía “inoportuno” el plantón.La posición del mandatario fue muy criticada por los ciudadanos, quienes pintaron mensajes dirigidos al Alcalde, para exigirle que acabara la corrupción. “Lo que ha hecho hoy el comercio de Buenaventura, al paralizar todas sus labores, es un mensaje muy claro a los violentos, así el Alcalde no nos apoye”, expresó otro manifestante. Hacia las cinco de la tarde algunos vehículos de servicio público empezaron a transitar por las calles y el transporte se normalizó en el transcurso de la noche. Hoy los comerciantes iniciarán de nuevo sus jornadas, pero el mensaje seguirá siendo el mismo: “Los búfalos se unieron y los leones no se los comieron”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad