Buenaventura es una comunidad victimizada: Director Centro de Memoria Histórica

Junio 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Buenaventura es una comunidad victimizada: Director Centro de Memoria Histórica

Los habitantes de Buenaventura realizaron en la mañana de ayer una marcha en memoria de todas las víctimas de los grupos armados en esa zona del país.

El Centro de Memoria Histórica presentó una reconstrucción de la violencia en el puerto del Pacífico. Entre 1990 y el 2013, hay registros de 465 víctimas de desaparición forzada en el Puerto.

Los gritos se escucharon en el auditorio de Confamar. “Luchando, creando conciencia de pueblo negro”.  

Aplausos. Y otra vez un coro de voces entonó su estribillo. “La vida no es posible sin el territorio. Ni por el más. Ni por un punto retrocederemos”.

Líderes, lideresas, organizaciones sociales asistieron este martes a la presentación del informe: ‘Buenaventura, un puerto sin comunidad’, una investigación realizada durante un año por el Centro de Memoria Histórica.

“La investigación más completa sobre quince  años de horror e indiferencia por los que ha pasado el puerto del Pacífico. Es el primer estudio académico sobre la práctica de terror de las llamadas ‘casas de pique’”, indica el Centro.

Y se agrega que entre las principales conclusiones está “la gran paradoja: después de la desmovilización paramilitar, en 2004, todo ha sido peor; en especial, a partir de 2010. Por encima de la degradación de la violencia, se alza la voz de las víctimas y la cultura afro, con sus iniciativas de memoria y resistencia”.

Lea también: "El Gobierno está muy lejos de transformar a Buenaventura": investigador de HRW.

 Gonzalo Sánchez, director de Memoria Histórica, aseguró que este informe muestra la institucionalización de la violencia y la naturalización de la pobreza. “Es un grito a la nación para que se haga cargo de lo que pasa acá en Buenaventura. Esta es una tragedia que no ha sido abordada ni por la institucionalidad nacional, regional y local ni por la sociedad”.

“Buenaventura es una comunidad victimizada. Un puerto sin comunidad. Es necesario que los macroproyectos miren hacia dentro y se entienda que hay que promover un modelo de desarrollo en el que la población local no se sienta excluida”, agregó.

Daneyi Estupiñan, de la Minga por la Memoria, también expresó que “los hijos e hijas de Buenaventura nos negamos a olvidar que nuestras bahías y esteros han sido convertidas en fosas comunes. Hemos sido desplazados, desterrados, descuartizados y violadas”.

Lea: Buenaventura sigue en manos de bandas criminales, advierte HRW.

Asimismo, planteó que el informe de Memoria Histórica muestra cómo el mismo Estado reconoce que “la violencia en Buenaventura también es una violencia legal, relacionada con la estrategia de expansión portuaria”.

Desaparición  forzadaEl informe muestra cómo en algunos de los años del estudio mientras los homicidios bajaban las desapariciones aumentaban. Entre 1990 y el 2013, hay registros de 465 víctimas de desaparición forzada en el Puerto, siendo el 2008 el año con más casos. “Los testimonios de las comunidades nos permiten concluir que las desapariciones no ocurren al azar sino que tienen una intencionalidad determinada según el perfil de la víctima (...) En Buenaventura esta modalidad de violencia es con frecuencia acompañada de prácticas de sevicia y tortura, incluyendo el desmembramiento de personas”.
Desplazamientos masivos y gota a gotaBuenaventura es tanto expulsora como receptora de desplazados. Entre 1990 y 2014, se desplazaron un promedio de 17 personas diarias y se recibieron 13. “El promedio diario aumentó a partir del 2000 (llegada de los paramilitares) pasando a 28 casos”, indica el informe que llama la atención acerca de los desplazamientos masivos internos y el desplazamiento gota a gota. “El desplazamiento forzado fue la modalidad de violencia que más víctimas generó en Buenaventura, ya que se expulsó a dos de cada cinco bonavenreses”, se agrega. Y se indica que la mayoría de víctimas del desplazamiento han sufrido también otros delitos como amenazas, masacres, violencia sexual. 
El terror“Los grupos armados ilegales -en especial los paramilitares y los posdesmovilización- han implementado una estrategia de generación del terror entre la población local (...) dicho escenario se basa en la ejecución articulada de modalidades de violencia, como masacres, desapariciones, torturas, descuartizamientos, reclutamiento de menores y violencia sexual. Esto permite a los actores armados eliminar a sus adversarios y controlar territorios estratégicos y especialmente someter a la población”. El informe explica cómo los métodos del terror empezaron en el 2000 con la llegada de los paramilitares y actualmente son repetidos por las bandas de posdesmovilización. “Las casas de pique sintetizan, de algún modo, el horror y la barbarie que va a caracterizar las nuevas modalidades de violencia en contra de la población. (...) Otro de los dispositivos para alimentar el terror consiste en la puesta en práctica de formas de narrarlo. Los victimarios se ubican en lugares estratégicos en los barrios para describir y contar en detalle las torturas”, se agrega. Y se concluye que las casas de pique y los desmembramientos han sido utilizados como instrumentos de terror para hacer evidente el control territorial y enviar mensajes. En otro aparte del informe se indica que “la ejecución permanente de la violencia contra la población civil instaura un orden social, promoviendo a la vez procesos de desterritorialización (...) Los regímenes del terror han llevado a que la población pierda el control de su territorio y sea sometida a lógicas de dominación y enajenación de su forma de vida”.
Cifras 163 víctimas entre 1990 y 2014. El 44 % de los bonaverenses.152 mil desplazados entre el 2000 y 201426 masacres en las que murieron 201 personas475 víctimas de desaparición forzada desde 1990.    

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad