Bombardeo del Ejército dejó 14 guerrilleros muertos en Nariño

Noviembre 16, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En el campamento había 35 insurgentes al mando de alias Euclides, encargado de la emisora clandestina de las Farc, sindicado de cerca de 40 acciones terroristas contra la Fuerza Pública y la población civil en Nariño y Cauca. En Jamundí cuatro policías murieron tras emboscada de las Farc.

El Ejército, apoyado por integrantes de la Fuerza Aérea Nacional, bombardearon un campamento perteneciente al Frente 48 de las Farc ubicado en el municipio de Ipiales, Nariño.El ministro de Defensa Rodrigo Rivera Salazar informó que al menos 14 guerrilleros murieron en la operación aérea sobre la zona rural de Ipiales en la madrugada de ayer.Un comunicado del Comando Conjunto del Pacífico indica que en la inspección al campamento del Frente 48 de las Farc, los militares aprehendieron a dos menores de edad heridos. Uno de ellos al parecer era de nacionalidad ecuatoriana y falleció en Putumayo cuando iba a ser trasladado a Bogotá.Las tropas también se incautaron de abundante material de guerra que incluye una ametralladora y un lanza granadas, así como otros elementos y materiales de guerra y documentos de interés para la inteligencia militar.El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, calificó la operación como “un golpe muy sensible a una de las estructuras más importantes de las Farc en el sur del país y una excelente noticia en el marco del balance de los primeros 100 días de gestión del presidente Juan Manuel Santos”.El informe precisa que en el campamento había 35 insurgentes al mando de alias Euclides, “encargado de la emisora clandestina de las Farc, sindicado de cerca de 40 acciones terroristas contra la Fuerza Pública y la población civil en Nariño y Cauca”.El reporte del Ejército informa que alias Euclides es acusado de ser el encargado del tráfico de estupefacientes del Bloque Sur y de enviar alrededor de 25 toneladas de cocaína hacia Centroamérica y Europa.Ataque en JambalóGuerrilleros de las Farc atacaron el comando de la Policía de ese municipio caucano con pipas y tatucos, sin embargo, el ataque fue contrarrestado por los agentes.La Policía contó con el respaldo de la Fuerza Aérea e integrantes del Ejército.El ataque dejó diez casas impactadas en los techos, puertas y ventanas, pero no se presentaron muertos entre la población civil y los integrantes de la Fuerza Pública.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad