"Bienvenida la crítica al proceso de paz, pero con sensatez", dice De la Calle desde La Habana

"Bienvenida la crítica al proceso de paz, pero con sensatez", dice De la Calle desde La Habana

Abril 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa

El jefe negociador del Gobierno nacional se pronunció momentos previos al reinicio de los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc

El jefe de la delegación del Gobierno Nacional en la mesa de negociaciones con las Farc, Humberto de la Calle, pidió este martes respeto y sensatez en las críticas que se formulan en contra del proceso de paz que se desarrolla en La Habana (Cuba). Al iniciar el octavo ciclo de conversaciones, De la Calle explicó que la orden que recibió del presidente Santos es “lograr prontos acuerdos con las Farc”."Sabemos cuál es el objetivo de nuestro compromiso", dijo De la Calle al explicar que cada día este proceso recibe más respaldo, al referirse al apoyo que le han expresado la Iglesia Católica colombiana, los líderes empresariales de Antioquia y algunos congresistas estadounidenses. De la Calle agregó que la paz es un derecho que los colombianos reclaman, "pero no como una posibilidad futura sino hoy como un activo del presente", y respaldó las críticas que ha recibido el proceso. "Somos conscientes de que estas conversaciones generan controversias y eso está bien. Bienvenida la crítica y las posiciones distintas a las del Gobierno, eso se llama democracia", dijo De la Calle, pero reclamó “sensatez en el debate”."Lo que hemos pedido es sensatez en el debate, ese ataque al Gobierno por supuestos acuerdos que no se han hecho y que nunca se harán con la guerrilla. Pedimos que cuando se hable de paz se piense primero en Colombia y en el legado que dejaremos a nuestros hijos", afirmó el jefe de la delegación del Gobierno. En ese sentido, explicó que los negociadores del Ejecutivo "sabemos cuál es el objetivo de nuestro compromiso y lo buscaremos con dedicación, con clara conciencia de nuestros límites y de la responsabilidad que hemos asumido". Se refiere De la Calle a que en la mesa no se está negociando "ni el modelo económico ni el modelo militar. Respeto total a la inversión extranjera y a la propiedad privada", y dijo que "los acuerdos serán sometidos al escrutinio ciudadano. No habrá una paz a la brava, no hay espacio para una paz contra la voluntad de los ciudadanos". Por último, De la Callese refirió a la Marcha por la Paz que se realizó en todo el país el pasado 9 de abril y afirmó que "ese día millones de colombianos, dentro del pluralismo de nuestra democracia refrendamos el mandato por la paz que hoy lidera el presidente Santos. Fue la expresión pública de un pueblo que se cansó de la violencia y que pide la paz convertida en hechos reales: que se acaben el secuestro, las bombas, las minas que mutilan, que se les ponga la cara a las víctimas, que se acabe el narcotráfico", concluyó. Gobierno pide a Farc cese de acciones violentasEl Gobierno colombiano proclamó este martes en Naciones Unidas su compromiso de avanzar en el diálogo que mantiene con las Farc y destacó que esta guerrilla debe comprometerse a abandonar el camino de la violencia."Ellos tienen el deber con el pueblo de comprometerse a cesar todas las acciones criminales y violentas contra la población civil, poner fin al reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, a no colocar más minas antipersonales", dijo el vicepresidente Angelino Garzón.También le corresponde a ese grupo armado "entregar tierras para reparar a las víctimas de la violencia como base para un proceso de perdón y reconciliación" , agregó Garzón, que preside la delegación de su país en la sesión del "Examen Periódico Universal" de derechos humanos en la ONU.Garzón preside una delegación de alto nivel que llegó a Ginebra para participar en el procedimiento conocido como "Examen Periódico Universal", en el que se evalúan de forma periódica los avances en materia de derechos humanos registrados en los países de la ONU.Frente a las delegaciones gubernamentales de decenas de países, el vicepresidente colombiano reconoció que su país aún tiene "desafíos muy grandes por superar" , particularmente en lo relacionado con el combate de las guerrillas, las bandas criminales, los narcotraficantes y la delincuencia común.A estos les aseguró que, pese a "sus amenazas, asesinatos y otras acciones violentas", el Gobierno no cambiará sus políticas ni modificará "la ruta de buscar la paz". También destacó que en Colombia se han adoptado medidas para promover la labor de los defensores de los derechos humanos y dirigentes sindicales. "Hoy no es posible en Colombia que un servidor público, sea civil, militar o policía, denigre las actividades" que estos realizan, señaló.Sin embargo, hizo hincapié en que no era su propósito presentar a Colombia como "el país de las maravillas y menos ocultar las dificultades y desafíos que todavía tenemos".Entre estos, mencionó la falta de equidad social, la impunidad, el hacinamiento carcelario y la necesidad de brindar mayor protección a los luchadores por los derechos humanos y por los derechos de los trabajadores.En este sentido, recalcó el interés de Colombia en conocer la experiencia de otros países que hayan logrado reparar a las víctimas antes de alcanzar la paz, o sufrido el flagelo de guerrillas, grupos criminales o narcotraficantes y que, a pesar de ello, han logrado mejorar la calidad de vida de su población.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad