Batallón de Alta Montaña de Tuluá buscará cortar paso de las Farc en el Valle

Diciembre 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Batallón de Alta Montaña de Tuluá buscará cortar paso de las Farc en el   Valle

Hombres del Ejército realizan operaciones militares en la zona donde será activado el próximo mes el Batallón de Alta Montaña No.10, en Tuluá (Valle del Cauca). La unidad contará con 1200 soldados.

Esta unidad del Ejército será activada en enero en Barragán, zona montañosa de Tuluá. La población, entre la alegría y el temor.

El nuevo Batallón de Alta Montaña No. 10 en el corregimiento de Barragán, zona montañosa de Tuluá, buscará cortarles el paso a las Farc entre los departamentos del Valle y Tolima, así como eliminar el acoso de esta guerrilla a los campesinos y lecheros en estas zonas de la Cordillera Central.Aunque aún no se ha iniciado la construcción de la fortificación, las Fuerzas Militares ya tomaron la decisión de hacer la obra y solo falta que en lo que resta del año lleguen los topógrafos y los ingenieros para evaluar el terreno. Esta unidad táctica del Ejército, bajo el mando de la Tercera Brigada, contará con un pie de fuerza de 1200 hombres para hacerles frente a las compañías de las Farc Víctor Saavedra, Alonso Cortés y a la Columna Alirio Torres, que operan en la Cordillera Central, sobre todo en la parte alta de los municipios de Sevilla, Tuluá, Bugalagrande, Palmira y Buga.El general Luis Fernando Rojas, comandante de la Tercera Brigada del Ejército, explicó que el Batallón empezará operaciones en enero del próximo año y empezando habrá 400 hombres entrenados para soportar altas temperaturas, hasta de 3.000 y 4.000 metros. “Gradualmente se irá incrementando el número de efectivos hasta llegar a los 1200 en el menor tiempo posible”, explicó el general Rojas.A su vez, el coronel Edward Augusto Galvis Leal, quien será el comandante del Batallón de Alta Montaña No. 10, dijo que el objetivo es tapar los corredores de movilidad de las Farc y evitar que se sigan presentando hechos como el de hace unas semanas, donde este grupo instaló dos cargas explosivas en un camión atravesado en la vía entre los corregimientos de San Rafael y Puerto Frazadas, en Tuluá. “También esperamos garantizarle a la comunidad toda la seguridad y tranquilidad posible que han pedido a las Fuerzas Militares. Vamos a trabajar en tierras de difícil tránsito, pero con una próspera actividad agrícola y ganadera, habitada por gente buena y trabajadora que viene reclamando la presencia de las autoridades, del Ejército”, afirmó Galvis. Población, entre la alegría y el temorAunque a los habitantes del corregimiento de Barragán no se les ha notificado de la activación del Batallón de Alta Montaña en esa jurisdicción, esto es motivo de tranquilidad y a la vez de preocupación.“Por aquí patrulla permanentemente un grupo de soldados, pero si se va a instalar todo un Batallón no deja de ser preocupante, porque eso pondría en riesgo a la población”, manifestó un cultivador de papa de la zona.Carlos, un comerciante del corregimiento de Santa Lucía, considera que al haber más presencia de soldados podrán vivir con más tranquilidad.“Cuando estuvo por estos lados la Brigada Móvil No. 20, hace tres años, se recuperó la región y los dueños de las fincas pudimos volver a nuestros predios”, dijo un ganadero.Entre tanto, el gremio productor de leche ve con buenos ojos la medida porque consideran que de esta manera se va a alejar la guerrilla de la zona que los mantiene ‘vacunados’ desde hace varios años. “Ojalá que con la presencia militar se acaben los taponamientos de la carretera que de Tuluá conduce a Puerto Frazadas y Barragán, que este año completaron unos tres bloqueos, porque en cualquier momento sale un grupo de guerrilleros, atraviesan un carro y nos dejan perjudicados hasta tres días seguidos, en donde no hay transporte y donde tampoco se puede bajar la leche ni los demás productos agrícolas”, dijo un campesino.Asimismo, el secretario de Gobierno de Tuluá, Jhon Jairo Gómez Aguirre, dijo que el proyecto contará con todo el apoyo de la Administración Municipal, “pues me parece que la creación de un Batallón de Alta Montaña va a beneficiar a la comunidad y a toda una región considerada como la despensa agrícola del centro del Valle”.A su vez, la personera de Tuluá, Luz Piedad Ruiz, dijo que es muy bueno que el Estado haga presencia en una región, tradicionalmente olvidada, porque se le va a brindar protección a la comunidad. “Sin embargo, los habitantes de la zona montañosa me han expresado su preocupación porque ya existen dos bases militares en las hidroeléctricas del Alto y Bajo Tuluá, y esto podría incrementar las confrontaciones entre Ejército y grupos guerrilleros”, manifestó. Mientras se activa el Batallón de Alta Montaña No. 10, las Farc se han hecho notar en las últimas semanas en varias zonas de Tuluá, colocando banderas, pendones y pasacalles con consignas revolucionarias y con las figuras de ‘Alfonso Cano’ y ‘Mono Jojoy’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad