Bandas criminales, detrás de la mayoría de crímenes en Colombia

Abril 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co I Colprensa

Informe de la Federación Nacional de Personeros indica que las amenazas por bandas criminales, bacrim, ocupan el primer renglón de denuncias recibidas en el país. Buenaventura, El Dovio y Obando, donde más víctimas se reportan en el Valle.

Luego de casi dos años de haber entrado en vigencia la Ley de Víctimas y Restitución de tierras, el presidente de Fenalper, Federación Nacional de Personeros, Andrés Santamaría, ve con preocupación que en las declaraciones de las víctimas aparece un nuevo actor como causante de hechos victimizantes: las bandas criminales, llamadas bacrim.Un balance a la situación de víctimas y a la atención brindada por parte de personerías de distintas regiones del país deja ver una tendencia: en el último año, las bandas criminales son los actores armados que más han dejado víctimas en el país, cuando en años anteriores eran la guerrilla y los paramilitares.La Federación Nacional de Personeros, Fenalper, pudo establecer que en departamentos como Valle del Cauca, Antioquia, Nariño, Córdoba, Sucre, Chocó, Bolívar y Norte de Santander se han estado recibiendo declaraciones de víctimas de estas bandas. De cada diez declaraciones, tres reportan a las bacrim como actores de los hechos victimizantes.Es así como en lo corrido de este año, en ciudades como Cartagena cerca del 40% de las víctimas son por hechos cometidos por bacrim, al igual que en la zona sur del departamento de Bolívar, en cercanías de Chocó y Antioquia.Montería, en Córdoba, registra un 28%; Cali reporta el 13%, las cuales en su totalidad son provenientes de Buenaventura. En Pasto se calcula que, por lo menos, el 10% corresponden a víctimas de estas organizaciones y son provenientes de la Costa Pacífica, de municipios como Barbacoas y Tumaco.Por su parte, en Medellín se reportó que el 5% de los actores de los hechos victimizantes corresponden a bacrim. Además tienen registrado un 25% como grupos armados no identificados o desconocidos, de los que se presume pueden ser bandas criminales.En Buenaventura la situación es la más grave. Según la Personería de este municipio, entre los meses de septiembre, octubre y noviembre del año pasado se registraron 17 desplazamientos masivos; por cada hecho se tomó declaración masiva, lo que agrupó aproximadamente a 7.000 desplazados, de los cuales 6.750 fueron por el accionar de las bandas criminales, es decir, casi el 90%.Ese porcentaje refleja el alto índice de víctimas que generan las bandas emergentes ('la Empresa' y 'los Urabeños') en esta zona del país. La Federación tuvo acceso a 113 testimonios que dan cuenta de las amenazas que recibieron los bonaverenses por parte de miembros de estas dos bandas, quienes "siembran el temor, amenazan de muerte y cobran vacunas", según el relato de uno de los afectados.En municipios como el Dovio y Obando, en Valle del Cauca, los personeros denunciaron que el 100% de las declaraciones tomadas entre el 2012 y lo que va corrido del 2013 fueron de víctimas de estas bandas, procedentes de departamentos como Cauca, Nariño y Caquetá.En ciudades como Cúcuta, en Norte de Santander; Valledupar, en el Cesar, y Sincelejo, en Sucre, hay casos de víctimas por bacrim, pero las personerías no tipifican el autor del hecho victimizante. Ante ese panorama la Federación Nacional de Personeros (Fenalper) resalta los esfuerzos realizados por las personerías del país y por la Unidad Nacional de Víctimas en darle aplicación a la Ley, pero muestra su preocupación, pues las víctimas de las bandas criminales no están cobijadas por la Ley 1448 del 2011.Por esta razón el presidente de Fenalper, Andrés Santamaría, insiste en la necesidad de que el “Gobierno Nacional analice la posibilidad de hacer modificaciones y reformas que se adapten a las nuevas formas de violencia en el país, entendiendo que los afectados por el actuar de las bandas criminales son víctimas de hechos violentos”.Este planteamiento ha sido respaldado por otros personeros, quienes consideran que la Ley, al no contemplar las víctimas de otros actores o grupos armados diferentes a guerrilla y paramilitares resulta excluyente, por lo que se re-victimiza a las personas que se han visto afectadas por las bacrim.Para Alfredo José Cabrales, personero de Montería, “el negar la inclusión de las víctimas de las bandas criminales, en el Registro Único de Víctimas, se atenta contra derechos de ciudadanos; las bandas, de algún modo, son la prolongación de un actor armado que hace un tiempo se llamó paramilitarismo. Operan en los mismos territorios donde alguna vez tuvo control ese grupo; en los cuales las violaciones a los derechos humanos son sistemáticas y generalizadas”.Adela Aguirre, personera de Pasto y vicepresidente de Derechos Humanos de Fenalper, considera también que “la Ley debe ser ampliada y sometida a una reforma para que incluya a las víctimas de bacrim, entendiendo a estos grupos como una forma de delincuencia común organizada”.A su turno, Yina Marvely, personera de San José del Palmar (Chocó), afirmó que “no cobijar a las víctimas de las Bacrim es un vacío grandísimo de la Ley, en términos reales son los que atentan contra la población, deben incluirse en el marco legal”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad