Banda de atracadores azota dos barrios del oeste de Cali

Banda de atracadores azota dos barrios del oeste de Cali

Noviembre 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co I Redacción

Los habitantes de los barrios Los Cristales y Tejares de San Fernando describen a una banda de entre cinco y ocho personas, armadas con pistolas y revólveres, que ingresan a las casas por la puerta del garaje, aprovechando cualquier ocasión en que esta se abre.

La azarosa escena fue descrita por un anciano con varias vendas en su cabeza, al que todavía le temblaba el cuerpo por el susto padecido y que pidió no ser identificado para esta denuncia.“Se metieron por el garaje aprovechando que por allí salían y entraban dos muchachos que nos estaban haciendo un arreglo en la casa”, comienza a recordar.Lo que siguió le cuesta mucho contarlo y las evidencias de su dolor saltan a la vista: un brazo roto y al menos 17 puntos de sutura en las varias heridas que recibió en su cabeza.“Ayer, junto con mi esposa, esperábamos que llegara una hija para almorzar cuando los vimos ya dentro de la casa, eran ocho tipos armados, que nos insultaron y nos tiraron al piso”, continúa.“Amarraron a los dos obreros, a la empleada, a otra mujer que pasaba por la casa y que ellos creyeron que los había visto; revisaron los armarios, el closet de nuestro cuarto, el estudio, cajones de escritorios”, describe el señor, quien hace una pausa y trata de reprimir su llanto.“No tenían ningún afán y se reían entre ellos pues venían de robar la casa de enfrente. Cuando lo supe, pensé que nos iban a matar”, dice entre sollozos.El anciano toma agua y cuenta que sólo perdió el control de sí mismo cuando vio, en el trasluz de la puerta de la casa, la figura de la única hija que le queda de cuatro hijos que alguna vez cuidó.“Mija, no entrés que nos están robando”, grito con una fuerza desconocida para sus años.Dura realidad De inmediato recibió un golpe en su cabeza y quedó medio inconsciente.Lo que no recuerda esta víctima de uno de los atracos está consignado en el informe redactado por los policías que atendieron el caso.“Dos de los agresores tomaron a la mujer de la puerta y la metieron a la casa. Un amigo que la esperaba en el carro trató de ayudarla y en el forcejeo recibió dos impactos de bala. Uno en el abdomen y otro en la cara. Fue internado en un centro especializado de salud y se recupera. Se llevaron joyas, dinero en efectivo y varios electrodomésticos”, concluye el informe.Como este caso ya son cinco los que se han cometido durante lo corrido de noviembre en dos barrios del oeste de Cali: Cristales y Tejares de San Fernando.Todos los afectados describen a una banda de entre cinco y ocho personas, armadas con pistolas y revólveres, que ingresan a las casas por la puerta del garaje, aprovechando cualquier ocasión en que esta se abre.Lo hicieron un lunes festivo cuando una de las familias robadas llegaba de cine y el hijo menor se bajó a abrir la puerta para guardar el carro. Lo repitieron en la segunda casa que robaron. Fue un viernes cuando la empleada sacaba el perro a que hiciera sus necesidades en el parque cercano. En uno de los atracos se llevaron hasta el carro de la casa a la que ingresaron y lo peor es que las casas asaltadas están en un radio de tres cuadras, por eso los vecinos del sector piden a la policía una mayor vigilancia para esa zona.Buena parte de los residentes de Tejares de San Fernando y Cristales decidieron llamar a El País luego de conocer el caso de otra familia que fue víctima de los atracadores y, tras poner la denuncia en la Fiscalía e identificar a varios de los asaltantes en un álbum de fotos, tuvo que abandonar la casa debido a las amenzas recibidas.En las tres cuadras en donde se han presentado los asaltos existe vigilancia de ronderos, pero según algunos de los consultados, “como los atracos han ocurrido a plena luz del día, nunca han estado los ‘guachimanes’ en las dos casetas acondicionadas para ellos”.“Justo la semana pasada cuando se cometieron tres asaltos, el Alcalde presenta un plan Maestro de Seguridad y la Secretaria de Gobierno dice que no hay recursos; nosotros nos sentimos impotentes ante la situación”, sentencia uno de los vecinos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad