Autoridades temen que salida de paramilitares de cárceles fortalezca bacrim

Autoridades temen que salida de paramilitares de cárceles fortalezca bacrim

Marzo 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Autoridades temen que salida de paramilitares de cárceles fortalezca bacrim

En agosto del 2006 los jefes de las AUC, Ernesto Báez, Salvatore Mancuso y Ramón Isaza visitaron el Congreso. Mancuso está preso en EE. UU. mientras Isaza y Báez podrían salir este año.

Se espera que este año salgan al menos 400 exparamilitares de las cárceles gracias a los beneficios de la Ley de Justicia y Paz.

Uno de los riesgos que Colombia enfrentará con la liberación masiva de unos 400 paramilitares en los próximos meses es que algunos de los liberados salgan a engrosar las llamadas bandas criminales. Entre 2003 y 2006, unos 30.000 paramilitares dejaron las armas durante el gobierno del presidente Álvaro Uribe. Una cantidad considerable de esos desmovilizados, sin embargo, terminaron anidando en otros peligrosos grupos ilegales: las bandas criminales, conocidas en Colombia como Bacrim, que se dedican principalmente al narcotráfico y que entre sus objetivos no está ni la lucha contra las guerrillas ni la toma del poder por las armas. "Las Bacrim funcionan de manera diferente (a los paramilitares) porque lo que tienen son intereses económicos. Es decir, más o menos como que entendieron el mensaje: meterse con los políticos es peligroso. (Ellos piensan): nosotros a lo nuestro, que es lo que nos gusta y es el tema de la plata (y las) actividades ilegales" , dijo Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral. Según Luis González León, director del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía y hasta hace poco jefe de la Unidad Nacional contra Bandas Criminales, estas organizaciones ilegales tienen en sus filas a 3.438 integrantes, según información recogida por la Fiscalía a través de organismos como el Ejército, la Policía y la Armada. González explicó que, según estudios de la Fiscalía, se estima que el 13,6% de los 3.438 miembros de las Bacrim son paramilitares desmovilizados, esto es, unos 468. Desde su génesis, los grupos paramilitares estuvieron involucrados en el tráfico de drogas por lo que siempre ha sido difícil trazar una línea tajante entre estos grupos de extrema derecha y las bandas del narcotráfico. En 2003, cuando se hizo público que el gobierno de Uribe había iniciado acercamientos para la desmovilización de los paramilitares, varios medios de comunicación denunciaron que algunos de los cabecillas desmovilizados no eran paramilitares sino narcotraficantes. El primer ministro del Interior del gobierno de Uribe, Fernando Londoño (2002-2003), recordó que por ese hecho tuvo diferencias con el entonces Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo al que, según dijo, alertó en varias ocasiones de que en el proceso de desmovilización podían colarse narcos para recibir los beneficios de prisión de ocho años. Londoño citó dos casos: Francisco Javier Zuluaga, alias Gordolindo, y los hermanos Miguel Ángel y Víctor Manuel Mejía Múnera, apodados los Mellizos. El primero de los hermanos fue extraditado a Estados Unidos por narcotráfico y el segundo fue dado de baja por las autoridades. "Apenas empezaban las conversaciones (con los paramilitares) fui muy cuidadoso en decir: 'cuidado dejan mezclar el tema de autodefensas con el tema de la mafia'. Eso me trajo bastantes dificultades con el doctor Luis Carlos Restrepo. Ahí está el tema de `Gordolindo', que nunca fue miembro de las autodefensas sino un mafioso. Y los Mejía Múnera, unos mafiosos que nada tenían que ver con las autodefensas" , sostuvo Londoño. El 12 de febrero la Corte Suprema decidió excluir a Gordolindo de los procesos de la jurisdicción especial de Justicia y Paz porque, según dijo, estaba demostrado que nunca perteneció a las autodefensas y que, por el contrario, era un "narcotraficante puro". Actualmente se desconoce el paradero del ex comisionado Restrepo luego de que la Fiscalía General inició en su contra una investigación por la falsa desmovilización --marzo de 2006 -- de 64 supuestos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Recientemente la Fiscalía anunció que no había renovado la orden de captura contra Restrepo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad