Autoridades insisten en endurecer el porte de armas en Colombia

Enero 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Un menos de 16 años en Soacha y una niña de 12 años en Santander, los afectados.

Los casos de los últimos días de menores muertos y heridos por balas perdidas prendieron las alarmas por el uso de las armas de fuego en el país. Tras una cumbre, citada por la Procuraduría en la que participaron todas las autoridades, se plantearon una serie de medidas para frenar estos hechos. Se han presentado casos en Medellín, Barranquilla, Cartagena, Soacha, Bogotá, Cali y Barrancabermeja. Ayer fue sepultado en la capital del país un niño de 7 años que murió por una bala perdida. Al terminar la reunión los asistentes hicieron varias revelaciones sobre los problemas generados por las armas de fuego. En el 2010, 24 menores de edad mataron accidentalmente a igual número de personas al manipular armas de fuego que encontraron en sus casas. La cifra fue revelada por el general Orlando Páez Barón, inspector de la Policía, quien asistió a la reunión en Bogotá, en la que participaron representantes del Gobierno, la Procuraduría, la Fiscalía, Medicina Legal, los ministerios de Defensa, Protección Social, Interior, Defensoría del Pueblo, el Icbf, y las federaciones nacionales de Municipios y Departamentos.Las medidasLos asistentes hicieron una serie de propuestas para hacer más rigurosa la reglamentación sobre las armas. Se habló del proyecto de ley que se radicó en el Congreso para actualizar el contenido normativo de la Ley 1142. Lo que se busca es contar con una legislación más consecuente frente a la actual problemática del porte ilegal de armas de fuego, tercer delito más común en Colombia según el general Páez Barón.El oficial señaló que una de las modificaciones será la posibilidad de privar de la libertad a quienes porten ilegalmente armas de fuego, pues en la actualidad quienes son capturados por este delito quedan horas más tarde en libertad y sólo se les castiga con el decomiso del arma.Por su parte, el coronel Germán Niño, jefe de la Oficina de Control y Comercio de Armas del Comando General de las Fuerzas Militares, indicó que durante el 2010 se decomisaron 29.405 armas de fuego, de las cuales un 23% habían sido utilizadas en delitos como robo, homicidio, extorsión y concierto para delinquir.Sin embargo, las autoridades señalaron que a pesar de este y otros esfuerzos, existe una enorme preocupación por la facilidad con que se consiguen en el mercado negro las armas de fuego y como fabricantes artesanales se han especializado en la calidad de éstas.Una de las propuestas que más acogida tuvo en esta reunión fue la del alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, quien dijo que es necesario exigir a los portadores de las armas la adquisición de un seguro para que respondan por las lesiones ocasionadas con estas.En la reunión se evidenció la falta de coordinación que existe entre las entidades del Estado respecto al manejo de las cifras de personas afectadas por las balas perdidas y las lesiones con pólvora.“No tenemos conocimiento de lo que se hace en las diferentes instituciones y cada una maneja unas cifras diferentes. Hacemos un llamado de atención a las autoridades que tienen que ver con los sistemas de la información”, señaló Ilva Myriam Hoyos Castañeda, procuradora delegada para los derechos de la infancia, la adolescencia y la familia.La denuncia pública de la Procuraduría quedó en evidencia cuando una de las entidades presentes no entregó cifras consolidadas del total de víctimas mortales y lesionadas por balas perdidas y pólvora en el 2010.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad